Desafíos para 2022: economistas coinciden en que el empleo y la responsabilidad fiscal serán claves

Andrea Tokman, economista jefe del grupo Quiñenco, la cofundadora de la Fundación Observatorio Fiscal, Jeannette von Wolfersdorff, y Bettina Horst, directora ejecutiva de Libertad y Desarrollo., participaron en un conversatorio organizado por la Universidad Central y Pulso.




Los ojos están puestos en la segunda vuelta presidencial del próximo 19 de diciembre. El Congreso que asumirá a partir de marzo ya quedó definido el pasado 21 de noviembre y ahora solo quedan 9 días para conocer quién será el nuevo Mandatario. Sin embargo, más allá de quien llegue a La Moneda, lo cierto es que hay bastante consenso entre los economistas de que 2022 será un año complejo. Habrá menor crecimiento y todavía fuerte presiones inflacionarias.

Para ahondar en los principales temas que marcarán el próximo año, se llevó a cabo un conversatorio llamado “Desafíos 2022: la mirada de las economistas” organizado la Universidad Central junto a Pulso. La instancia contó con la participación de Andrea Tokman, economista jefe del grupo Quiñenco, la cofundadora de la Fundación Observatorio Fiscal, Jeannette von Wolfersdorff, y Bettina Horst, directora ejecutiva de Libertad y Desarrollo. Las tres coincidieron en que el empleo será fundamental para reactivar la economía pensando en años venideros más difíciles.

“Está claro que el Covid está cambiando la forma de cómo funcionan los mercados. Hay cambios en curso que implican tener que hacernos cargo de eso lo antes posible. Ahora que parte un nuevo gobierno va a ser importante lo que implica el Covid en el mercado. En Europa hicieron un llamado conjunto a reforzar el trabajo procompetencia. Este año vimos la COP-26 y sabemos que la meta de carbono neutralidad es medible y ahora debe empezar el trabajo de como se materializa eso por sector. La sociedad posestallido está esperando reformas en los mercados y un capitalismo más equitativo. No estamos en un momento donde no pasa nada. Deberíamos detenernos y armar un gran consenso entre el que entra al gobierno y los gremios para hacer un plan a 10 años”, planteó Jeannette Von Wolfersdorff.

Andrea Tokman, por su parte, indicó que “la pandemia ha tenido un impacto desproporcionado sobre las mujeres. Lo que podría haber sido bueno, creo que también es un riesgo para las mujeres. Inicialmente uno pensó que esta idea de obligar a todos estar en la casa iba a significar una corresponsabilidad. Los datos muestran que el efecto ha sido marginal. Un segundo cambio es el teletrabajo. Llevo años diciendo que el teletrabajo sería beneficioso. Mi sensación, si bien hemos avanzado abruptamente en el teletrabajo, es que si no hacemos un trabajo responsable va a ser en detrimento de las mujeres. Eso que parecía ser algo súper positivo, puede tornarse en muy negativo. La gestión se hace más difícil desde el teletrabajo. El teletrabajo tiene un montón de eficiencias. Siento que hemos avanzando, lo que pasa es que es mucho más lento de lo que nos gustaría”.

En tanto, Bettina Horst dijo que “hay un recambio absoluto en las autoridades a partir del otro año. El Congreso ya está definido. Las alertas no es solo quien sale electo, sino qué tipo de gobierno va a ser. El 11 de marzo vamos a ver si esta moderación era solamente por un tema electoral. La incertidumbre no queda despejada totalmente con la elección. El próximo año va a terminar el trabajo de la Convención y viene el plebiscito de salida. Hay temas que están abiertos y que no se resuelven el 19 de diciembre. Va a marcar algo, pero la respuesta final la vamos a tener el próximo año. Hay cambios en los discursos. Hay una mezcla de distintos temas. Hay que recalcar que el próximo año va a ser muy complejo”.

Para quien asuma en marzo de 2022, vienen bastantes desafíos. Quien asuma no tendrá mayoría en el Congreso y tendrá que negociar para sacar adelante su agenda. Es aquí donde las economistas se detienen a analizar la relevancia que tiene la responsabilidad fiscal en la próxima administración.

“Uno de los principales riesgos para el futuro ministro o ministra de Hacienda es el desprecio por nuestra economía. Cuando hay discusión sobre crecimiento y decrecimiento. Hay mucha evidencia de que el progreso es compatible con el cuidado del medioambiente. Llevamos un año de programas sociales muy importantes. Siento que hoy, de cara al 2022, el tema de cómo recuperamos el empleo está fuera del debate. El tema estaba instalado y se ha ido perdiendo cada vez más. No es tan relevante lo material, es cierto. Pero esa no es la realidad para la inmensa mayoría del país. No solo los que viven en condiciones de pobreza, sino que una clase media vulnerable que vive amenazada por un retroceso. Creo que es difícil hacer medidas de largo plazo para recuperar la prosperidad. Aún queda un poco de bencina en el estanque. Todavía queda un poco de deuda, siento que está instalado y que queda un poco de vuelito. Pero si no recuperamos las bases y las abordamos ahora, estamos en un problema importante”, enfatizó Horst.

Von Wolfersdorff sostuvo que “si estamos llegando casi al 40% sobre el PIB de deuda, es como un límite que ojalá no pasemos por el costo que implica en materia de intereses. Tenemos que tener una agenda súper clara. No sirve endeudarnos más con una economía débil. Trabajamos durante un año y entregamos en enero un documento con transparencia para el gasto público. Estamos debatiendo sobre deuda sin objetivos finales sobre el gasto. Hay un gran espacio para avanzar en transparencia. Por favor demos un paquete de reformas a nivel del mercado, entendiendo que la desigualdad es algo que tenemos que tomar en serio. El mercado tiene que entenderse como una herramienta de bienestar social. No solo necesitamos un plan país en lo económico, crecimiento, tramos de empresas, también necesitamos pensar cómo constantemente regular para cumplir las metas en este proyecto país. Necesitamos desideologizar el debate”.

“Creo que tenemos algunos elementos positivos. Uno es que se logró pasar el Presupuesto del próximo año. Yo tenía dudas de que pudiera avanzar. Respecto al gasto de este año, es un crecimiento de 3,5%. Eso es un dato positivo, lo que no significa que lo vayan a respetar. Los dos candidatos se comprometieron con este punto. Algo positivo del 19 es el Congreso, pero al haber una carrera tan estrecha los ha obligado a adaptar el programa al realismo, que es de un riesgo fiscal no menor. Está avanzando la regla de déficit estructural en el Congreso que define algunos temas importantes. Otras cosas son las cláusulas de escape. La parte negativa es que las presiones políticas y como hemos visto actuar al Poder Legislativo, muestra que esto no pasa por el Ejecutivo. Espero que el buen resultado del Congreso que acabamos de tener, más una discusión más serena en la Convención, nos vuelva a un camino más apropiado de lo que tiene que ver con gasto fiscal. El gran riesgo es que vamos a vivir un tiempo en que la política fiscal y monetaria van a estar en contradicción”, advirtió Tokman.

Nuevamente el foco debe estar en el empleo pensando en el futuro y en la próxima administración, coincidieron las economistas.

“Hay muchos temas. Creo que fundamentalmente hay que preocuparse del empleo. Vamos a tener una fuerza laboral que va a caer constantemente. Vamos a tener gente que va a tratar de acomodarse en un mercado bastante rígido. Pondría el foco en empleo”, señaló Tokman.

A su vez, Von Wolfersdorff pidió “que haya consenso entre La Moneda y el sector empresarial. Que haya un acuerdo el próximo año para fijar objetivos a 4 años, a 10 años. Es fundamental para que salgamos de la polarización. No podemos hablar de decrecimiento, donde no podemos darnos el lujo, tenemos que crecer de forma sostenible. Creo que tenemos que partir con ponernos objetivos y metas, y seguir ajustando las regulaciones”.

“Sobre todo en el corto plazo la clave es el empleo. Trabajos de calidad, trabajos formales. De eso se desprende todo. Si queremos empleo, queremos emprendimiento, para tener emprendimiento necesitamos menos burocracia. Necesitamos un Estado que ayude, que apoye. El desafío en que estamos al debe es educación. Falta dar ese paso para que la calidad sea más homogénea”, concluyó Horst.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.