Juan Sutil por nombramientos de Boric: “Es un gabinete que genera buenas expectativas”

El timonel del mayor gremio empresarial de Chile valoró los nombramientos de Mario Marcel y Nicolás Grau, como ministro de Hacienda y Economía, respectivamente. Sobre este último destacó su pensamiento de inspiración con el mundo europeo. “Si para allá vamos a mirar, me parece muy bien por el futuro de Chile”, dijo en conversación con Pulso-PM.




Satisfecho con los nombres escogidos se mostró el presidente de la Confederación de la Producción y el Comercio (CPC), Juan Sutil a pocas horas de conocerse el nuevo gabinete ministerial del gobierno del Presidente electo Gabriel Boric.

El timonel del mayor gremio empresarial de Chile valoró los nombramientos de Mario Marcel y Nicolás Grau, como ministro de Hacienda y Economía, respectivamente. Sobre este último destacó su pensamiento de inspiración con el mundo europeo. “Si para allá vamos a mirar, me parece muy bien por el futuro de Chile”, dijo en conversación con Pulso PM.

A su juicio, las nuevas autoridades tienen el desafío de llevar a Chile al desarrollo, pero todos los cambios requieren gradualidad, porque no se debe descuidar el equilibrio fiscal y las inversiones.

¿Qué le parecen los nombres escogidos en el área política y económica para el gobierno de Gabriel Boric?

Me deja una buena sensación, porque es gente que tiene bastante currículum. En algunos casos tienen experiencia. Hay un buen matiz entre la experiencia y la juventud. Hay de todas las edades y orígenes desde el punto de vista intelectual y académico. En general creo que es un gabinete que genera buenas expectativas.

¿Cree que los nombres escogidos como Mario Marcel en Hacienda y Nicolás Grau en Economía dan mayor confianza al sector empresarial?

Es importante entender que en materia económica más que los empresarios y el mercado, son los agentes económicos, que es la ciudadanía, los que toman las decisiones. Para ello lo que se requiere es inspirar confianza. Esa confianza se inspira con mesura tranquilidad y con experiencia. Creo que ambos nombres por supuesto que permiten pensar que los cambios que Chile ha pedido, especialmente los solicitados el 25 de octubre cuando la ciudadanía sale a la calle y dice: queremos mejor salud, pensión, educación y acceso a la vivienda, eso se tiene que hacer con gradualidad y con muy buena forma de pensamiento y planificación. Eso requiere de competencias. Creo que ambos tienen buenas competencias para que los esfuerzos que deben venir en materia de desarrollo, inversión, estabilidad económica, mejores empleos y tributación. Todo esto requiere de mucha discusión, acuerdos e implementación.

En el caso de Nicolás Grau creo que hay una cosa que es importante y que siempre menciona los hechos comparados con la legislatura europea. Eso es también importante a la hora de tomar decisiones, porque si el mundo donde han logrado protección social y desarrollo, cohesión y crecimiento son los países europeos. Bueno entonces, si para allá vamos a mirar, me parece muy bien por el futuro de Chile.

¿A su parecer con las personas escogidas en estas áreas la fuga de capitales que Chile ha experimentado durante los últimos meses se intensificará o atenuará?

Lo he dicho siempre, hay que tener cuidado con los términos, porque cuando usted habla de fuga de capitales creo que es un error. Todas las empresas extranjeras que están en los servicios básicos como infraestructura, telefonía, sanitarias y concesiones, ellas necesariamente tienen que responder a sus accionistas que están en muchas partes del mundo. Por lo tanto, sus dividendos después de pagar sus impuestos en Chile, tienen que volver a su origen. Eso no es una fuga de capital. Respecto a las inversiones: por supuesto que habrá, mientras más mesura y mirada a largo plazo y más estructura para mejorar la inversión y empleos en Chile, más disposición habrá de capitales nacionales y extranjeros por instalarse e invertir en Chile. Por lo tanto, mientras más mesuradas sean aquellas necesidades sociales que tiene Chile, pensando que hay que cuidar el desarrollo económico para lograr el desarrollo humano, por supuesto que habrá mucho terreno fértil para que pueda el país seguir una senda de crecimiento. Yo apuesto por eso.

¿Cuáles son las iniciativas en el área económica que más le preocupa del nuevo gobierno?

Hay que entender que vendrá un proceso de un acuerdo que permita llevar adelante los cambios que la misma sociedad ha pedido. Eso habrá que hacerlo pensando en que es importante el equilibrio fiscal, respondiendo a las demandas sociales con la gradualidad que corresponde. Eso también tendrá una implicancia en materia de recaudación. Hay que hacerlo bien, porque de lo contrario, esto detendrá el proceso de inversiones. Si esto se hace bien, Chile seguirá creciendo y desarrollándose en mejores condiciones. Las nuevas autoridades tienen una gran oportunidad de llevar a Chile al desarrollo. Por lo tanto, para alcanzar esta meta, se debe avanzar con mucha responsabilidad y prudencia. Creo que esto lo ha ido marcando el presidente electo con bastante claridad. Eso es positivo.

¿Cómo cree que debe conversar el gobierno con las definiciones que presentará la Convención Constitucional?

Creo que ese también es un proceso importante. La Convención Constituyente tiene que terminar su proceso el día 4 de julio, porque de lo contrario lo que pasará es que continuarán las incertidumbres y el gobierno tendrá poca capacidad de accionar. El gobierno necesita cerrar el proceso constitucional. Chile necesita cerrarlo. Tiene que ser un proceso equilibrado y debemos tener una Constitución de todos y para todos, que pueda ser mirada para los próximos 50 años. Hoy el presidente electo en su discurso lo dijo claramente y yo lo comparto. Ese fue un llamado a los señores convencionales a dejar su identitario atrás, pensar en el bien común de Chile. La Constitución tiene que necesariamente ser un elemento que cohesione Chile, generando estabilidad. Si eso no se hace con equilibrio, creo que eso no sucederá. Creo que aquí el presidente lo ha dicho claramente. Yo lo he venido diciendo de siempre. Pretender hacer una Constitución, donde tu marques puntos extremos, sería el peor error estratégico que puede tener el país y especialmente aquellos convencionales que serían responsable.

Hay que entender que su identitario, su forma de pensamiento no puede ser global, porque nunca eso será así. A quien le gusta andar en bicicleta es solo a algunas personas. A otros les gusta andar a pie o andar en auto. Entonces, cuando estás pensando en una Constitución que una a todos. Nos debe unir en un fin colectivo que permita que Chile se siga desenvolviendo y desarrollando. Si nos ponemos en los extremos no hay ninguna posibilidad de que ello ocurra

¿Podría dar un ejemplo de aquello?

Cuando hablamos de palabras como extractivismo o ecocentrismo. Todas estas palabras tienen que estar fuera. Estas palabras no forman parte del mundo desarrollado. Tenemos que hablar de sustentabilidad, medio ambiente y no tenemos que hablar de ecología profunda. Allí hay un error.

Luis Mesina, que es uno de los lideres del movimiento No+AFP, dijo que nombrar a Mario Marcel en Hacienda es congraciarse con el empresariado y desdeñar a movimientos sociales. Para él es grave que se reposiciones la Concertación y dijo que el pueblo no votó por esto en la última elección presidencial. ¿Coincide con estas afirmaciones?

Son afirmaciones incorrectas. Además, si miras la última encuesta de Cadem, el 85% de las personas son partidarias de que las cotizaciones previsionales vayan a una cuenta individual. El 95% está de acuerdo en que se hereden los fondos previsionales y el 78% de las personas dicen: yo quiero elegir quién estará a cargo de mis fondos previsionales. Entonces, creo que esa consigna de Luis Mesina es una consigna de callejón. No se condice con lo que la gente piensa. Es bueno mirar también el trabajo y las conclusiones de Tenemos que Hablar de Chile. Aquí uno ve también la mesura de los chilenos. Creo que la aceptación que tiene el presidente electo, especialmente en la segunda vuelta, precisamente da cuenta de los cambios que la gente quiere. La gente quiere cambios con tranquilidad. No me parece que sea el momento de seguir planteando blanco y negro. Es el momento de decir, cómo Chile se cohesiona y se puede desarrollar.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.