Tomás Claro, la historia de un trader chileno que sorprende en Estados Unidos

El año pasado obtuvo una rentabilidad de casi 500%, mientras que este año ya va en 315%. Todo esto queda registrado en el prestigioso campeonato de finanzas United States Investing Championship,




Se podría decir que Tomás Claro (39) está viviendo el sueño de muchos jóvenes a los que les gusta el mundo de las inversiones. Es un trader independiente, vive de ello y opera desde Estados Unidos. Pero no solo eso. Este chileno con 12 años de experiencia en el mercado financiero ha destacado en este rubro, lo que le valió ser entrevistado por Business Insider. Esta es su historia.

El año pasado obtuvo una rentabilidad de casi 500%, mientras que este año ya va en 315%. Todo esto queda registrado en el prestigioso campeonato de finanzas United States Investing Championship, en el que participan con sus inversiones reales (no son fondos ficticios) traders de todo el mundo, aunque mayoritariamente de Estados Unidos. El año pasado cerró en segunda posición y este año va primero en la categoría acciones. Para tener una referencia, el índice accionario estadounidense S&P500 logró un retorno de 16%, el Nasdaq (índice que agrupa a las acciones tecnológicas) subió 43,4% y el Ipsa se contrajo 10% el año pasado.

Mientras pasea a su perra Sara en un barrio de Chicago, accede a conversar con Pulso para contar cómo llegó hasta esta posición y, al mismo tiempo, qué inversiones ve atractivas en este momento.

Sus primeros pasos en el mundo de las inversiones los dio en MCC, especializado en renta fija, para luego seguir una carrera en varios bancos de inversión locales: Bice Inversiones, IM Trust (ahora Credicorp) y varios años en Inversiones Security.

Dejó todo para ir a EE.UU. a estudiar un MBA en la Universidad de Chicago, hasta donde viaja con su señora Francesca Innocenti. Ahí comenzó su real aventura, pues en paralelo empezó a hacer trading de manera particular de sus ahorros. Básicamente invertía en acciones.

Una vez concluido el MBA fue cuando junto a su señora tomaron otra decisión: quedarse dos años más en esa ciudad, para conocer, viajar…y por supuesto vivir de las inversiones.

“Me atreví. Armé mi fondo, básicamente con mi plata. He tenido clientes, pero es lo mío”, cuenta Claro.

“Market Wizards fue el libro que me hizo dedicarme a ser trader. Son entrevistas a traders famosos y muchos habían participado en el US Investing Championship. Lo reactivaron en 2019 y en 2020 participé”, recuerda. Dice que es una buena forma de compararse con inversionistas de todo el mundo, y a diferencia de otros campeonatos, como el de la bolsa chilena –en el que participó en su minuto y ganó-, es con inversiones reales, no son montos ficticios. Reconoce que su “momento de fama” fue gracias a su participación en este campeonato.

Fue difícil dar ese paso. Hay que tener coraje, señala. Dejar un trabajo con un sueldo estable, seguro, por algo totalmente incierto. Pero se atrevieron: “Ahora vivimos donde queremos, hago lo que me gusta. Para mí es la mejor pega del mundo. Ya llevo más de tres años viviendo así”. Le han pedido asesorías en Estados Unidos, pero por el minuto no ha dado el paso. “Está en carpeta, estoy armando una estructura”, cuenta. Siendo metódico se puede, reflexiona.

Su estrategia

Si su lectura llegó hasta acá, seguramente quiere saber cómo logró esas rentabilidades.

Se declara seguidor de Bill Ackman (fundador del fondo de cobertura Pershing Square Capital Managemen) y Paul Tudor Jones (fundador del fondo de cobertura Tudor Investment Corporation), lo que da cuenta de su perfil de inversionista. Más análisis técnico que fundamentales.

Acá comparte su “receta”. Se autodefine como un negociador de acciones de corto plazo, con la técnica swing trading, es decir tomar posiciones de corto plazo, “mucho intradía”, es decir que compra o vende en la misma jornada, basándose en el análisis de gráficos de cotización de acciones. El objetivo es detectar tendencias de precios para así adelantarse. Mucho análisis técnico y menos análisis de fundamentos de la empresa. Aunque eso no quiere decir que no se analicen perspectivas de flujos de la empresa de acuerdo a las noticias que se vayan dando o reporten.

“Veo mucho el flujo diario, dónde está la venta y compra, análisis técnicos para ver tendencias y trading de noticias. No soy mucho de fundamentales ni ratios”, complementa.

A las 5 de la mañana ya está en pie para ya a eso de las 6 am estar en su escritorio frente a las seis pantallas en la que monitorea los mercados. “Veo los mercados, las noticias y trabajo hasta las 15 horas aproximadamente, que es cuando almuerzo con mi señora. En la tarde reviso gráficos y noticias”, detalla. Esta es la rutina de lunes a viernes. “Los domingos en la tarde preparo la semana, reviso los gráficos y niveles”.

Así va construyendo su portafolio que está conformado en un 70% por acciones chilenas, 20% de acciones estadounidenses y 10% por criptomonedas. También invierte en start ups, casi siempre en el mundo fintech, pero esas ven su rendimiento a largo plazo, por ejemplo el 2020 a través de Platanus Ventures.

“Después de marzo (de 2020) las acciones subieron mucho y logré agarrar la fuerte alza en CAP y SQM”, reconoce, al responder cómo rentó casi 500%. De hecho, CAP rentó desde el mínimo de marzo, a diciembre, un 282%, y SQM un 150%, aproximadamente.

Dentro de las criptomonedas tiene directamente Bitcoin, Ethereum y otras menos conocidas. En total considera cinco criptodivisas en su portafolio. Para tener una idea, el bitcoin el año pasado escaló 307,83%.

No siempre se gana: “Perdí toda la cuenta”

Pero junto con seleccionar bien los activos con los que ganar, la clave, dice, es contar con una buena política de riesgos controlados.

Tomás Claro se apura en desmitificar la imagen del trader. “No es como sentarse dos horas y hacerse millonario. Trabajo mucho más que en mis tiempos de bancos de inversión. Hay que tenerse un horario, ser consistente. Yo estuve 12 años aprendiendo. Mucha gente cree que es leerse un libro y ponerse a hacer trading. En el último año la gente tuvo mucha suerte”.

Y aquí es donde viene parte importante de su estrategia: la política de riesgos. “Hay que estar preparados. Se trata de tener un plan. Qué voy a hacer cuando pase x cosa”, explica. Y se refiera al famoso stop loss, es decir, el nivel en el que se decide hacer la pérdida de su inversión.

Y recuerda un momento complejo. “Una vez, hace varios años, perdí toda la plata de la cuenta, tuve que pedir préstamos, por no tener manejo de riesgo y seguir datos que me llegaban. Por ejemplo, estuve en La Polar. Eso me enseñó que el trading es algo de largo plazo y no es hacerse rico de un día para otro. Todos los días tratar de sumar. Lo más importante es conservar el capital”.

Cuando se pierde, dice, que se pierda 1. Cuando ganes, que ganes 5. “Esto es la clave, el stop loss. Lo otro relevante es saber dónde vas a vender. Antes de tomar cualquier posición debes tener claro el stop loss y la venta”.

Los sectores atractivos

Todo lo anterior es con el espejo retrovisor. ¿Dónde están las oportunidades ahora?

“Chile debería seguir andando bien. Los commodities seguirán fuerte, como los ligados a la construcción. Biden con su súper plan de inversiones y China recuperándose ayudarán”, enfatiza.

A nivel particular de acciones chilenas, cree aún hay espacio en las acciones de CAP, mientras que SQM después del aumento de capital podría seguir subiendo, afirma. Las acciones de Vapores aún están atractivas, agrega. Las tarifas de los fletes están altísimas, plantea.

“En el corto plazo hay oportunidad de montarse en Cencosud, pensando que se viene otro retiro del 10% y se deberían relajar las cuarentenas en algunas semanas. Los bancos deberían andar bien, pero no son mis favoritas”, agrega.

Mirando acciones en Estados Unidos, ve oportunidades de crecimiento en la cervecera Molson Coors. “Me gusta mucho, se acaba de asociar con La Roca (Dwayne Johnson, actor y luchador) para vender su bebida energética. El tequila que hizo fue récord de venta a la primera semana. Es un buen player para todo el tema recuperación por bares y fiestas”.

La otra acción que mira es Funko, que comercializa figuras pop. Ahora se están metiendo al negocio de los token digitales.

Por último, ve una oportunidad en acciones de Discovery, dado que acaba de perder 50% de su valor porque estaba dentro del portafolio de Archegos. Además, destaca que le ha ido bien en su nueva plataforma de streaming.

Y en criptomonedas, las cosas, a su juicio, deberían continuar la trayectoria del año pasado. “Espero que el Bitcoin esté a fin de año en US$100 mil y otras criptomonedas al menos doblar. Están saliendo criptoactivos que hacen cosas que a uno no se le habían ocurrido”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.