Banca Ética en Chile: la gente podría abrir una cuenta corriente en 2027

Se espera que la primera sucursal esté operativa en el país a partir de 2022.


El primer banco ético de Chile espera estar operativo en el país en 2022. Atenderá empresas en una primera etapa y luego ofrecerá productos y servicios a la gente.

“Este es un banco como cualquier otro, ahora el desafío es importante, por lo tanto nuestro plan es abrir el 2022 y durante 5 años financiar sólo empresas, para aprender a hacerlo bien y ganar experiencia. En 2027 ya entraríamos con todos los productos, créditos hipotecarios, medios de pago tarjetas. Es un proyecto de largo plazo”, dijo el director de Doble Impacto, Sebastián Cantuarias en TV Pulso de los Negocios. 

“Como estamos ganando experiencia como Doble Impacto, después iremos ganando experiencia después como banco y en 2027 la gente va a poder abrir una cuenta corriente en nuestro banco, y va a poder operar todos los servicios de un banco, en un banco que la promesa que hace es que su dinero esté construyendo una sociedad de impacto positivo”, agregó.

Durante este año trabajarán en el diseño y en 2020 esperan solicitar la licencia para operar como banco. “Este 2019 vamos a empezar con el diseño de detalles del banco, con el plazo de solicitar la licencia bancaria en 2020. La licencia es un trámite largo y complejo, lo que nos parece bien porque la regulación es exigente. Vamos a hacer esta ingeniería de detalles del banco, para pedir la licencia el próximo año, y dos años de trámite de la licencia para abrir la primera sucursal en 2022”, comentó Cantuarias.

Esta banca surgió en los años 70, y actualmente hay 54 bancos de este tipo en el mundo. “La banca ética es una apuesta a invitar a la gente a tener conciencia respecto a lo que hace el banco con su dinero. Tú le dejas tu dinero al banco y no tienes idea lo que se hace con él. La primera ética de la banca ética es con los recursos del inversionista”, dijo.

La idea del proyecto es abarcar y apoyar a los nueve sectores estratégicos de la economía social: cultura, educación, turismo, vivienda, salud e inclusión, alimentación saludable, energías renovables y producción sostenida.

“Los principales desafíos son formar un equipo humano, que entienda el negocio banquero, pero desde la lógica de un banco que tiene conciencia en su actuar en la economía. Además estamos invitando empresas a que se quieran financiar con doble impacto, entendiendo que este financiamietno pueda permitirle mejorar sus practicas, incorporar energía renovable en su cadena de valor, etc”, puntualizó Cantuarias.

Seguir leyendo