Camila Vallejo: “Yo soy vocera de gobierno, el representante del PC es su presidente”

La vocera de gobierno, Camila Vallejo. Foto: Mario Tellez.

La vocera aborda la compleja instalación del gobierno y dice que han aprendido de los errores. Pero sale en defensa de la ministra Siches, a quien, dice Vallejo, se ha criticado excesivamente. “Es primera vez en la historia que no es un hombre sin responsabilidades parentales que asume el Ministerio del Interior”, advierte.




¿Cómo ha sido este mes y algo para usted?

La ministra Camila Vallejo (33), en lugar de responder la pregunta sobre el debut de su gobierno, reflexiona:

Ha sido un período muy vertiginoso de hace años, que no ha parado. Hay un continuo del proyecto de cambios que asumimos desde el 2011, pero que se refuerza post revuelta popular, y que nos lleva a hacer campaña intensamente por el Apruebo y que se enfrenta a un triunfo importante en la elección presidencial. Y, claro, el 11 de marzo asumimos el mandato de gobierno, pero ha sido un trabajo sin descanso por hacer avanzar un cambio que hemos venido anhelando. Y en este período en específico, creo que logramos cerrar la etapa de instalación física en el gobierno, que no es menor.

Usted cumple 34 años la próxima semana. ¿Hay algún momento en que pare y mire hacia atrás y diga “estamos aquí”?

Eso es lo que me pasa. Que miro hacia atrás y digo “no nos hemos detenido”. Ha sido también un proceso bien intenso y mucho de poder equilibrarlo con mi vida personal, que es el desafío permanente que tengo, desde que soy dirigenta estudiantil. Ahora, estamos en otra etapa, y también tengo que repensar en mi vida personal para poder dedicarle a este trabajo lo mejor de mí. Y entregar lo mejor de mí.

¿Lo ha podido hacer?

Sí, yo creo que sí. Ha sido un proceso de adaptación, obviamente. De poder ordenar mi vida en torno a las semanas que estoy con mi hija, donde trato de resguardar los tiempos que tengo con ella. Y la semana que no estoy con ella, le damos hasta la hora que sea, justamente para poder atender las tareas de gobierno.

¿Se puede aquí trabajar 40 horas?

No. No, yo le digo a todo mi equipo que tenemos que trabajar más para que la gente trabaje menos. Aquí llego a las 40 horas diarias (ríe). Pero ha sido súper interesante este trabajo, porque este ministerio es muy intenso en resolución de conflictos. Implica estar en 20 cosas al mismo tiempo, además de ir avanzando en la agenda propia. Porque la contingencia muchas veces te quita más del 80 por ciento del tiempo.

¿Cuál es esa agenda propia?

Nosotros tenemos una agenda que tiene que ver con comunicaciones, organizaciones sociales y participación ciudadana. Estamos planificando todos los diálogos sociales con otros ministerios, sobre temas de distinto tipo, partiendo por las reformas estructurales.

Y estar acá en La Moneda, asumir un ministerio, ¿era como lo esperaba?

Ha sido bien extraño esto, nosotros lo comentamos con Giorgio y con el nuevo Presidente. Hace unos años no esperamos estar los tres en el gobierno. Y menos en este momento político, en medio de un proceso constituyente, empujando reformas que veníamos demandando hace mucho tiempo. Y lo que sí, tenemos una energía común, como decimos, de apechugar. Vamos a seguir trabajando codo a codo. Ha sido un proceso muy bonito, como encontrarnos en este momento, juntos. Obviamente, no siempre concordamos en todo, pero estamos juntos en un proyecto que trasciende nuestras trayectorias propias, pero que nos convoca a hacernos cargo de lo que hemos venido construyendo.

Al día uno la crítica al gobierno fue muy aguda. Y yo creo que muchas cosas han servido para nuestro aprendizaje”.

Usted dice que la instalación física termina. ¿Cuál es el balance final que hace de este tiempo de instalación? Usted el otro día dijo que no tuvo luna de miel, sino de hiel.

Tuvimos luna de hiel, y lo sostengo. Al día uno la crítica fue muy aguda. Y yo creo que muchas cosas han servido para nuestro aprendizaje, que las hemos tomado y nos hemos hecho cargo de la propia autocrítica. Nos hacemos cargo de los elementos que hay que mejorar. Hemos caminado en esa dirección, pero también destacando muchas de las cosas que hemos hecho en muy poco tiempo, y que es importante visibilizar. En nuestro país tenemos la costumbre de quedarnos solo con las malas noticias y no destacar lo que hemos sido capaces de lograr.

¿Qué cosas serían?

De partida, todo lo que ha sido el cómo reparamos la situación que heredamos. Porque tenemos un país en crisis económica, en crisis de legitimidad, en crisis de confianza, en crisis de pandemia, en crisis educativa. O sea, tenemos abiertas muchas heridas que tenemos que ir cerrando y sanando. Y en estas cuatro semanas hemos abordado agenda en esa dirección, como el Acuerdo de Escazú, todo lo que es la agenda de reparación en materia del estallido social. Ya iniciamos ese trabajo de reparación para las pymes, como también el trabajo para las víctimas de violaciones a los derechos humanos. Tenemos todo el ámbito de las adecuaciones para enfrentar la crisis de la pandemia, y el Plan Chile Apoya, que es un programa que busca reincorporar a la actividad económica a aquellos sectores que se quedaron atrás en lo que se logró en los últimos meses, para ir cerrando algunas brechas.

La verdad es que no se han visto mucho esas cosas. ¿Cuánto le han arruinado la fiesta los autogoles del gobierno? Por ejemplo, lo que ha pasado con la ministra del Interior.

Como le decía, nosotros hemos recogido las críticas, nos hacemos cargo de los errores que hemos tenido y hemos establecido los mecanismos para poder ir mejorando. Pero creo que la capacidad de instalar nuestra propia agenda tiene que ver también con cuánto nosotros logramos salir mucho más a hablar de eso, no solamente con los medios de comunicación, sino que al territorio. Y por eso, parte de la manera de enfrentar los momentos difíciles, no es salir menos, sino salir más. La única manera de mantener la comunicación con la ciudadanía y con las personas es principalmente con contacto directo.

La próxima semana Camila Vallejo cumple 34 años.

En el primer mes el Presidente Gabriel Boric se replegó de la agenda. ¿Fue correcta esa estrategia?

Es que no fue una decisión estratégica, fue un proceso de instalación necesario que tuvo que tener Presidencia para poder desarrollar una estrategia, que es que tenemos que tener un gobierno en la calle y eso es desde el Presidente hasta los ministros.

Es imposible tener al Presidente Gabriel Boric encerrado, porque no va con su estilo, no va con su forma de ser, no va con su forma de comprender la política, que siempre necesita el contacto con la gente, el diálogo y escuchar. Entonces es insostenible pensar que una estrategia para este gobierno sea un Presidente encapsulado.

Esta semana la marcó el rechazo a los proyectos de quinto retiro del 10 por ciento. ¿Cuál es la lectura de lo que ocurrió el lunes? El gobierno logró no aprobar el proyecto de retiro sin condiciones, pero también le rechazaron el retiro acotado.

La demostración de que cuando empujamos políticas contingentes, siempre tienes que mirar el panorama económico, y con un prisma de solidaridad para aquellos que se podrían ver más afectados por las políticas contingentes. La votación del retiro demostró eso. Logramos hacer que no cursara una medida que iba a generar mayor inflación, pero al mismo tiempo, nos faltó conseguir más respaldos para la propuesta alternativa. Entonces, creo que fue una demostración que, en parte teníamos razón, pero que también necesitamos redoblar esfuerzos para el diálogo con el Parlamento. Y, por lo mismo, esta semana estuvimos con el ministro Jackson y el Presidente una reunión con la DC, porque entendemos que tenemos que generar puentes con aquellos partidos y bancadas que no son parte de la coalición de gobierno, pero que ha mostrado voluntad de colaboración.

Es insostenible pensar que una estrategia para este gobierno sea un Presidente encapsulado”.

En el retiro acotado, el PC tuvo un rol clave, porque le ofrece al Presidente una salida para detener el retiro total. Pero el PC concurre con su rechazo al proyecto de retiro total, pero el gobierno no logra los votos para el acotado. ¿Cuán incómoda queda usted, la ministra PC más visible?

Es que no creo que esto se trate de nosotros como individuos. Todos los ministros están agradecidos del apoyo que tuvo de los parlamentarios de las dos coaliciones de gobierno, tanto Apruebo Dignidad como el Socialismo Democrático.

¿No había molestia en el PC de que no se haya logrado conseguir los votos para el retiro acotado?

No, no. Tendría que preguntarles a ellos, pero no tiene que ver con eso. Nosotros logramos marcar un antes y un después respecto de la votación. Tuvimos respaldo de las dos coaliciones, logramos frenar un mecanismo que iba a generar en el corto plazo un disparo en el precio de los insumos básicos y, al mismo tiempo, reforzar la idea de avanzar en un cambio estructural que tanto los militantes comunistas, en los cuales me incluyo, como el resto de los partidos de las coaliciones, tenemos el compromiso y la convicción de que hay que empujar. Entonces, creo que se marca justamente un antes y un después. Seguimos trabajando en medidas que apunten a atender la necesidad urgente de las personas, pero también tenemos que dar mayor espacio al debate público, al debate legislativo, al debate con los partidos y al debate ciudadano a las reformas que son de fondo. Y en eso está la reforma tributaria, ahora la reforma previsional, por la cual estamos trabajando intensamente, ya que el 27 se inician los diálogos por la reforma previsional.

Necesitamos redoblar esfuerzos para el diálogo con el Parlamento”

¿Usted diría que el Socialismo Democrático y Apruebo Dignidad caminan juntos?

Caminamos juntos, no sólo porque están hoy día comprometidos con el gobierno y con el Presidente, sino porque estaba, incluso, en el programa presidencial de su excandidata presidencial…

¿Cuánto pesa su partido en la administración de su ministerio?

Los partidos tienen un espacio que es el comité político ampliado, donde como gobierno dialogamos con ellos, les contamos la agenda y nutrimos nuestra agenda y nuestro trabajo de las observaciones políticas que hacen los partidos. Todos tienen su igual representación en esa mesa. Y si bien cada partido puede decir que tiene militantes asumiendo alguna función en el gobierno, el espacio de representación política de los partidos, como entes autónomos, con opinión y con deliberación, está enmarcado en la reunión de los lunes del comité político ampliado.

O sea, no es que el PC hable a través suyo ni RD a través de Jackson...

-Por cierto que no, porque yo soy vocera de un gobierno que es de dos coaliciones y ese es mi trabajo y es mi tarea.

¿Y le cuesta de repente?

¿Pareciera que me costara?

Diga usted.

No, no.

Porque uno tiene su corazón.

Obvio. Y mi corazón está aquí, porque tengo la convicción -además como militante- de que es importante apoyar este proyecto por su programa, por su voluntad transformadora, por el momento histórico. Pero, además, desde antes de ser dirigente estudiantil tengo muy claro que para empujar los cambios se requiere de coaliciones amplias, con vocación transformadora. Porque no basta con un partido. Entonces para mí es súper importante hacer una vocería que convoque esa diversidad de personas que quieren transformación en nuestro país.

Ud. analiza este momento como la llegada de un camino largo, que ha estado marcado por más de una década en la política, con el Presidente y con el ministro Jackson. Incluso se dice que los tres “juegan de memoria”. ¿Qué valor le asigna al trabajo político anterior para estar en los cargos en que están hoy?

Creo que una de las cosas más importantes que tenemos, como experiencia política, es que nosotros nos formamos en la lucha callejera estudiantil y fuimos puliendo esos aprendizajes y fortaleciéndolos también en el trabajo legislativo. Y todos esos aprendizajes que han conectado, además, con nuestra hermandad en las demandas, nos ha servido para desempeñar nuestras funciones hoy día como gobierno. Nosotros tenemos una trayectoria distinta y en eso claramente que tenemos códigos en común, aunque tampoco es que tengamos telepatía. O sea, hay que ir conversando y siempre diciendo “mira qué reflexión tienes tú sobre esto”. Además, hoy día con la ministra Siches, el ministro Marcel, que también aportan su experiencia clave dentro de la conducción.

¿A la ministra Siches le costará enfrentar a este trío?

No, y Marcel podría decir lo mismo. Porque, además, la ministra tuvo una experiencia compartida con nosotros en el movimiento estudiantil. No visible, como la de nosotros, quizá más local, a partir de la Facultad de Medicina. Tiene una experiencia, además, en la organización colectiva como el Colegio Médico y, además, tuvimos un trabajo en la campaña que fue muy codo a codo. Entonces no es una persona que aparece de repente. O sea, nos conocemos, hemos trabajo en conjunto y, claro, si bien no tiene la misma trayectoria que hemos desarrollado otros, sí hemos compartido caminos comunes en varias oportunidades. Lo mismo con la ministra Orellana, que viene más del activismo feminista, pero que también tiene una trayectoria de lucha social.

La ministra Siches es la jefa política del gobierno y, por ejemplo, esta semana, con lo importante que era lo del retiro, ella no estuvo. La experiencia política imagino que sirve mucho para poder ejercer una real conducción política y no tener que replegarse.

Pero es que la ministra Siches es jefa de gabinete y ha tenido una conducción importante a nivel de ministerios y de despliegue de agenda. Y también en el diseño de la política para enfrentar lo que ha sido el tema de los retiros, conducción de los ministerios, en el plan Chile Apoya también. Ella ha asumido, y particularmente después de toda la crítica -a mi modo de ver, de repente excesiva- que se ha desplegado en su contra, un diseño y una reformulación, un reforzamiento interno para desplegar ese espacio de conducción.

Pareciera que quedó como empantanada en esos episodios.

Nosotros somos autocríticos, pero creo que también hay que poner límites cuando veo excesos. O sea, la ministra de Interior es la primera ministra mujer que asume esta cartera, además con una bebé, y en un contexto súper difícil, donde tenemos la crisis humanitaria en el norte por la migración, donde tenemos la situación en La Araucanía, en el wallmapu, donde estamos con una situación de violencia en materia de delitos sumamente brutal, y ella asume en este momento con un coraje y una valentía que son tremendos, a destacar. Entonces creo que a veces está bien, uno tiene que hacer la autocrítica. Lo hemos hecho, pero también hay que ponderar, ¿cierto? Es primera vez en la historia que no es un hombre sin responsabilidades parentales que asume el Ministerio del Interior.

Cuando la ministra habla del avión que volvió con expulsados en la Cámara de Diputados, usted no salió a defenderla ese mismo día. ¿No pensó hacerlo, o al día siguiente?

Es que nosotros conversamos y lo que definimos fue dar relevancia a lo que teníamos en mente ese día, y planificado, que era el plan Chile Apoya. Y eso fue el despliegue que hicimos aquel día. Nos preguntaron en otra oportunidad ¿le da el apoyo? Bueno, el Presidente le da todo el apoyo a la ministra del Interior y este gobierno le da todo el apoyo a la ministra del Interior, y eso fue lo que hicimos. Cerrar con el plan Chile Apoya y el respaldo a la ministra.

Camila Vallejo posa con un pin del expresidente Salvador Allende.

El apoyo a la Convención Constitucional

Ministra, otro de los temas donde se ha involucrado el gobierno esta semana es la Convención. ¿Por qué se toma esa decisión de entrar más de lleno?

Para nosotros fue muy importante el que la Convención haya logrado aprobar derechos sociales como lo hizo esta semana. Y cuando el Presidente habla de que no somos neutrales, claro, es justamente porque nos interesa relevar los avances que como país estamos teniendo en esta discusión democrática que no ha sido fácil. Nos interesa relevar justamente lo que se aprueba mayoritariamente por más del 80 por ciento, porque eso representa un espíritu democrático de nuestra población. En ese sentido es que no somos neutrales: destacamos, informamos aquellas cosas que concretamente se han ido poniendo sobre la mesa.

¿Le preocupa el aumento del Rechazo a la nueva Constitución que ha comenzado a prender en las encuestas?

Bueno, en los mismos estudios, algunos han señalado que más del 50% dice que le ha llegado información incorrecta de la Convención. Entonces, creo que tenemos todos que contribuir a que al momento de votar la gente tenga la información clara en poder emitir su voto de acuerdo a sus convicciones, con información correcta y no simplemente acompañado de caricaturas.

¿Usted cree que es culpa de los medios, ministra?

No, está en las redes sociales, es un bombardeo de información que no tiene que ver solo con los medios. Hay muchos elementos y bombardeo de cuestiones que muchas veces ni siquiera están en el texto final.

¿Pero le preocupa que el Rechazo crezca? ¿En qué pie queda el gobierno?

Me preocupa que la gente pueda votar informada y no en función de fantasmas. Eso es lo que me preocupa sustantivamente como gobierno.

Ahora, están bastante ligados el éxito del gobierno a que gane el Apruebo. Si es un triunfo estrecho, ¿es una Constitución transversal como ha pedido el Presidente?

Esperemos que sea el triunfo lo más amplio posible, pero aunque sea un triunfo estrecho, será un triunfo. Ahora, queremos que sea un triunfo de amplia mayoría, evidentemente, porque fue una amplia mayoría la que dijo que había que terminar con la Constitución del 80.

Parte de la manera de enfrentar los momentos difíciles no es salir menos, sino salir más”.

Ministra, el alcalde de Recoleta, Daniel Jadue, ha salido a criticar duro a su gobierno, ¿cómo lo han visto desde el partido?

El partido tiene su posición y obviamente no es un regimiento que coarte la libre opinión que tenga algún otro militante. Pero yo insisto: yo soy vocera de gobierno, el vocero del Partido Comunista o el representante del Partido Comunista es el presidente del partido. Y quiero destacar que, más allá de las declaraciones del alcalde -que son respetables, porque son críticas legítimas que muchas veces pueda tener a distintas medidas del gobierno-, nosotros como partido estamos trabajando para el éxito de este gobierno.

Usted igual lo apoyó harto en su campaña. ¿Ha hablado con él últimamente?

En la chimuchina no voy a entrar. No me interesan los titulares polémicos. Nosotros tenemos comunicación con todos los compañeros y compañeras y están todos, insisto, trabajando porque a este gobierno le vaya bien.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.