¿Cómo usará el agua? La exigencia del gobierno a Google Chile por su data center en Cerrillos

google

El proyecto contempla una inversión de US$ 200 millones, pero el alto consumo de agua para la refrigeración de sus procesadores es mirado con atención por parte de distintos organismos públicos que participan en su proceso de evaluación ambiental.




Mayores exigencias planteó la Dirección General de Aguas (DGA) –dependiente del Ministerio de Obras Públicas– a uno de los dos proyectos que Google planea construir en Chile. Se trata del data center que el gigante tecnológico anunció que construirá en un terreno ubicado entre las comunas de San Bernardo y Cerrillos, el que supondrá una inversión de US$ 200 millones y que fue anunciado en 2018.

La semana pasada, en un oficio que ingresó al Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental, la DGA apuntó a los efectos en el uso del agua que el proyecto trae aparejado. "No hay claridad acerca de las actividades del proyecto global y la no afectación del recurso hídrico", indicó en el documento. Por lo mismo solicitó a la empresa estadounidense profundizar sus análisis sobre los efectos de la iniciativa, cuya mano de obra en su fase de construcción se estima en hasta 1.200 personas.

Según la norteamericana filial de Alphabet, el objetivo del proyecto denominado Cerrillos Data Center es "proveer de servicios y aplicaciones de internet a diversos clientes de Latinoamérica". En ese marco, el alto consumo de agua para la refrigeración de sus procesadores es mirado con atención por parte de distintos organismos públicos que participan en su proceso de evaluación ambiental.

Pero volviendo a la evaluación del proyecto en Cerrillos, la DGA ordenó a la norteamericana "detallar las medidas que implementará para asegurar que no se generen efectos adversos significativos sobre el recurso agua, como por ejemplo efectos en los niveles de pozos de terceros en atención a la extracción del recurso, almacenamiento de combustible en un área de un acuífero con vulnerabilidad moderada a la contaminación". Más aún, considerando que si el proyecto genera impactos adversos significativos sobre dicho recurso debe ser evaluado como un "estudio" y no como una "declaración".

Según la compañía, el proyecto considera la utilización de aguas subterráneas para el sistema de enfriamiento y de extinción de incendios durante la etapa de operación, las cuales se captarán mediante tres puntos localizados al interior del sitio. Es que si bien no contempla el uso del recurso hídrico de los canales en superficie, ni la descarga de efluentes líquidos en ellos, sí considera una intervención en el canal Derivado Santa Marta por medio de su entubamiento.

A la fecha siete organismos públicos se han pronunciado sobre el último informe del proyecto y cinco de ellos han expresado sus observaciones. Se trata de Obras Públicas, Medio Ambiente, la DGA, la Superintendencia de Servicios Sanitarios (SISS) y la Municipalidad de Cerrillos.

Al ser consultado Google Chile por las dudas que despierta el proyecto respondió: "Tal como lo define el proceso de la DIA (Declaración de Impacto Ambiental), estamos trabajando con los diferentes organismos, incluyendo la DGA, para clarificar y responder todas las dudas relacionadas con nuestro proyecto. No tenemos comentarios adicionales en este momento".

Por su parte, la SISS explicó que según la "caracterización físico química" de las aguas residuales provenientes del proceso de las torres de enfriamiento, que se descargarán en el sistema público alcantarillado, aportan una carga contaminante media diaria mayor a la de 100 habitantes, por lo que Cerrillos Data Center califica como "establecimiento industrial". En simple: la autoridad instó a Google Chile a instalar una planta de tratamiento de riles o adoptar otras medidas por medio de un Acuerdo de recepción de Riles con Aguas Andinas.

Este no es el único proyecto que mantiene Google Chile en carpeta. En septiembre del año pasado, la estadounidense anunció la ampliación de su centro de datos ubicado en la comuna de Quilicura con una inversión de US$140 millones y a la ceremonia asistió el Presidente Sebastián Piñera.

Municipio exige 1.500 árboles

Mientras el alcalde de la municipalidad de Cerrillos, Arturo Aguirre, dijo coincidir con el Movimiento Socio Ambiental Cerrillos por el Agua y el Territorio (MOSACAT) en el sentido de que el proyecto sea sometido a un Estudio de Impacto Ambiental y que la comunidad se pronuncie sobre su viabilidad por medio de una consulta ciudadana.

Además advirtió inconsistencias entre la DIA que presentó Google Chile originalmente y su posterior informe. Ello debido a que el consumo del recurso de agua desde el río Maipo baja de 228 litros por segundo a 169 litros por segundo. El jefe comunal solicitó a la autoridad ambiental requerir a SMA a fin de que ratifique la condición de las napas y cómo afectaría el suministro de aguas en la comuna.

Por otro lado, el municipio exigió a Google Chile que el proyecto considere como compensación entregar a la municipalidad a lo menos 1.500 árboles y la ejecución de áreas verdes. Dichos trabajos deberán contar con la autorización de la Dirección de Obras Municipales y de la Dirección de Gestión Ambiental.

Asimismo exigió que la empresa se haga cargo del riego de los árboles mediante un camión aljibe y por una duración mínima de ocho meses.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.