El nieto chavista de Allende se cuadra con Maduro: "La oposición venezolana manipula y engaña a sus bases"

e8f8e8f1-85ab-4f7e-8896-91ccbbc8a8bd

Pablo Sepúlveda Allende, médico de profesión como su abuelo, reside desde hace 10 años en Venezuela. Tras lo ocurrido esta semana en ese país, sostiene que no ve factible un golpe de Estado, pero sí una eventual intervención de Estados Unidos o el despliegue de un ejército de mercenarios.




La vida de Pablo Sepúlveda Allende, el nieto chavista de Salvador Allende, ha tenido varios giros, como cuando se trasladó a Venezuela, en enero de 2009, justo cuando Hugo Chávez cumplía una década en el poder. Médico de profesión, al igual que su abuelo, e hijo de Carmen Paz, la hija mayor del líder de la Unidad Popular, de entrada Sepúlveda se define como un "adherente del proyecto chavista". "Acá estamos preparados para cualquier cosa, pero las Fuerzas Armadas venezolanas se mantienen cohesionadas, en casi todos los mandos de dirección, y no han cedido al llamado que ha hecho el mismo gobierno de Estados Unidos (...) para hacer un golpe de Estado. Juan Guaidó no ha tenido en ningún momento gran convocatoria en la calle", plantea a La Tercera PM.

Sepúlveda, de 42 años, ha seguido de cerca lo ocurrido esta semana en Venezuela, especialmente los acontecimientos del martes, cuando Guaidó, líder de la oposición, "liberó" a Leopoldo López para luego convocar a un levantamiento civil y militar que finalmente no tuvo el epílogo que ellos esperaban: la salida anticipada de Maduro. "No digo que la oposición no tenga respaldo. El votante opositor es fuerte y tienen una representación importante, pero ahora han perdido convocatoria de calle por su falta de propuestas concretas, por la falta de proyecto, por la falta de un discurso concreto. Las propuestas de ellos son siempre la salida del chavismo, pero no tienen un proyecto de país concreto", afirma.

El nieto chavista de Allende, que estudió medicina en La Habana, conoce bien los complejos entresijos de la política venezolana y cómo se mueven los círculos de hierro en el Palacio de Miraflores. De hecho, Sepúlveda no solo tiene un vínculo político con la Revolución Bolivariana, sino que también uno más privado, personal y emocional: cuando llegó a Venezuela estableció una relación sentimental con María Gabriela Chávez, una de las hijas del fallecido Presidente venezolano. Aunque aquella relación ya terminó, el actual trato entre ambos es cordial y fluido. "Ahora tenemos una relación de amistad", cuenta.

En su momento, el diario El País de España los catalogó como "la pareja de moda" en Venezuela. "La prensa venezolana difundió recientemente que la periodista, segunda hija del primer matrimonio de Chávez, logró convencer a Sepúlveda Allende de que abandonara el centro médico en el que trabajaba en la ciudad chilena de Coquimbo, inaugurado por su abuelo, también médico, para residir en Venezuela", escribió el periódico español en mayo de 2009.

En un primer momento, Pablo Sepúlveda Allende se estableció en el estado venezolano de Amazonas, en el sur de país, donde trabajó como médico en atención primaria. Ahí trabajó en una zona rural remota, en una comunidad indígena de los yanomami. Después se fue a Maracay, la tercera ciudad en importancia del país situada a un par de horas de Caracas, y finalmente se estableció en Caracas, alrededor del año 2013.

En la capital venezolana continuó su trabajo en atención primaria y en 2015 comenzó la especialidad de psiquiatría, que congeló en agosto pasado por el trabajo que realiza actualmente en el Ministerio del Poder Popular para la Cultura, donde ejerce como coordinador internacional de la Red de Intelectuales, Artistas y Movimientos Sociales en Defensa de la Humanidad de Venezuela. "Pedí un permiso para congelar la especialidad de psiquiatría, en el Hospital Psiquiátrico de Caracas, pero ya estoy viendo para retomar mi especialidad, porque me faltan cuatro meses", dice. Padre de tres hijos, ya lleva una década en Venezuela y su vínculo con ese país es profundo.

¿Por qué la oposición no tuvo éxito esta semana en su convocatoria a rebelarse contra Maduro?

La Fuerza Armada Nacional Bolivariana se mantiene cohesionada en todos sus mandos de dirección. No han cedido al llamado que han hecho.

¿A qué atribuye que el llamado de Guaidó y López no tuviera el efecto que ellos esperaban entre la ciudadanía y el alto mando militar?

En la convocatoria que ellos hicieron, en la que insistieron que "ahora sí, ahora sí", en realidad la oposición ha sido engañada y manipulada por sus dirigentes, porque se les dice que es "cuestión de horas, que ya va a caer, que viene el cese de la usurpación", entonces se les intenta mantener el ánimo elevado, pero todo esto es falso. Subestiman a sus seguidores y subestiman la fuerza del chavismo, que es innegable. La gente de la oposición cree que en el chavismo no son nadie, pero eso es irracional. Hablan de que están los cubanos, Hizbulá e incluso el Estado Islámico. Le hacen creer eso a su gente y chocan con esa realidad, porque hay gente que apoya a Maduro. Sus liderazgos han perdido credibilidad. Ellos manipulan y engañan a sus bases haciéndoles creer que el chavismo no tiene apoyo popular, pero eso no es así. Además no hay ningún tipo de fractura en las Fuerzas Armadas y el pueblo está en la calle, apoyando a una fuerza popular que respalda al chavismo y al gobierno bolivariano de Nicolás Maduro. La oposición queda desorientada y desanimada por los engaños de sus dirigentes y por subestimar al chavismo.

[caption id="attachment_640149" align="alignnone" width="600"]

Juan Guaidó y Leopoldo López el martes en Caracas. FOTO: REUTERS[/caption]

¿Qué cree que puede pasar ahora en Venezuela?

Los dirigentes opositores se han desprestigiado ante sus seguidores. Todos sus "Día D" han fracasado. Eso de que Padrino López y otros miembros del gobierno habían negociado la entrega de Maduro es algo tan falso, que desprestigia al liderazgo opositor. Para uno que está aquí, eso es algo muy falso. Todo era un parapeto para que López se refugie en la embajada. A la llamada Operación Libertad debieron llamarla Operación Fuga O bien Operación Libertad de López y no del país.

¿Cómo ha observado la liberación o fuga, según desde donde se mire, de Leopoldo López?

A nivel personal, creo que si él se va del país esto generaría un distanciamiento con su liderazgo. A nivel internacional a Leopoldo López se le considera como un líder que está siendo perseguido, condenado por pensar distinto como muchos han dicho incluido en Chile, pero eso es totalmente falso. La condena es por incitación a la violencia y al odio, que le costó la vida a mucha gente (en las protestas de 2014). Que la prensa internacional y los políticos lo victimicen es de doble moral porque veamos el caso de Julian Assange, que ahora lo van a entregar a Estados Unidos. Los documentos de WikiLeaks tienen que ver con todo el mundo. Assange ha hecho un aporte al periodismo por Wikileaks y se le condena, mientras que a López se le victimiza. Esa es la doble moral. López llamó a la sedición y al derrocamiento de un gobierno electo democráticamente. No es menor la incitación al odio. Creo que debe haber habido una negociación con los guardias que lo custodiaban para su liberación. Para la oposición es un líder importante, pero escuché a opositores decir que estaban decepcionados porque él se va al exilio mientras ellos siguen aquí.

¿Usted cree que Nicolás Maduro será capaz de concluir su mandato de seis años?

Yo no creo que haya ningún golpe de Estado. Las Fuerzas Armadas no van a quebrarse por una opción golpista. Lo único sería que Estados Unidos, como ellos mismos han dicho, que todas las cartas están sobre la mesa y no está descartada una intervención. También está el uso de mercenarios, como pasó en Irak o Afganistán. Esos son escenarios posibles. Veo más factible que venga un ejército de mercenarios o que intervenga Estados Unidos a un golpe de Estado.

¿Maduro podría terminar como el panameño Manuel Antonio Noriega, que fue apresado tras la invasión a Panamá en 1989?

No creo que eso sea tan sencillo acá. Además no creo que haya un contexto geopolítico favorable a eso. La misma Unión Europea no reconoce a Nicolás Maduro, tampoco están apoyando una invasión. El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas tampoco apoyaría esa locura que sería invadir. La gran fuerza que tiene la derecha acá es el sabotaje económico. Y con el bloqueo se hace todo más difícil.

https://www.duna.cl/programa/nada-personal/2019/05/02/pablo-sepulveda-allende-el-partido-socialista-no-ha-tenido-la-voluntad-ni-el-coraje-politico-de-transformar-la-constitucion-ilegitima-que-aun-tenemos-en-chile/

Comenta