Exjuez Moro lanza polémica autobiografía: acusa a Bolsonaro de retroceso en lucha contra la corrupción y de blindar a hijo

El exministro de Justicia brasileño, Sérgio Moro, luego de una reunión con senadores en Brasilia. Foto: Reuters

“Por una cuestión personal, el presidente me pidió que ignorara esa seria amenaza al sistema nacional de prevención de lavado de dinero”, señala el exministro de Justicia brasileña en el libro “Contra el sistema de la corrupción”, en referencia a las investigaciones al senador Flávio Bolsonaro.




A los títulos de juez federal responsable del mayor operativo anticorrupción jamás visto en Brasil, ministro de Justicia y Seguridad Pública en el controvertido gobierno del Presidente Jair Bolsonaro y candidato potencial al Palacio de Planalto en las elecciones de 2022, Sérgio Moro suma ahora la credencial de autor de su propia biografía.

Bajo el título Contra o Sistema da Corrupção (Contra el sistema de la corrupción), que hoy llega a las librerías brasileñas, el libro del rostro de la operación Lava Jato expone en primera persona los altibajos de su carrera. Junto con defender su rol en la investigación que impidió a Lula presentarse a las elecciones de 2018, Moro también salda cuentas con Bolsonaro: lo acusa tanto por el retroceso en la lucha contra la corrupción como de usar al gobierno para blindar a su hijo mayor Flávio, actual senador federal.

Portada de “Contra o Sistema da Corrupção”, que hoy llega a las librerías brasileñas.

Moro dice que perdió la confianza en Bolsonaro el 22 de enero de 2020, poco después de cumplir un año en el Ministerio de Justicia, cuando supo a través de las redes sociales que el presidente estaba considerando retirar los asuntos de seguridad pública de su área de influencia, según detalla el diario Folha de Sao Paulo. “Si la cartera estuviera dividida, no seguiría en el gobierno para nada”, dice en su libro al narrar el episodio. “También llegué a la conclusión de que simplemente no confiaba en mí y no quería mi presencia en el gobierno”.

El ministro se fue tres meses después, en medio de un desacuerdo causado por la presión de Bolsonaro para cambiar el mando de la Policía Federal, y gran parte del libro está dedicado a los esfuerzos del exjuez de Lava Jato para explicar por qué tardó tanto en renunciar, sostiene el diario paulista.

Sérgio Moro habla en la ceremonia donde se afilió al partido Podemos, en Brasilia. Foto: Reuters

Moro dice que cuando surgieron los primeros indicios de la participación de la familia de Bolsonaro en el esquema de “rachadinhas” (esquema de corrupción) en la Asamblea Legislativa de Río de Janeiro, encontró satisfactorias las explicaciones del mandatario y no vio señales de que quisiera obstruir la investigación. Según el portal G1 de Globo, el senador Flávio Bolsonaro es sospechoso de haber confiscado parte del salario de funcionarios de su gabinete cuando era diputado en Río.

Seis meses después, el Supremo Tribunal Federal (STF) suspendió las investigaciones a pedido de Flávio Bolsonaro y Moro acudió al presidente para defender la revocación de la medida. “Si no va a ayudar, entonces no se interponga”, dijo Bolsonaro, según el exministro, quien luego guardó silencio. “Por una cuestión personal, el presidente me pidió que ignorara esa seria amenaza al sistema nacional de prevención de lavado de dinero”, señala Moro en el libro. Este martes, la segunda sala del STF rechazó una acción del Ministerio Público de Río de Janeiro y mantuvo el fuero privilegiado del hijo mayor de Bolsonaro en el caso de las “rachadinhas”.

Lejos de cumplir la promesa que le había hecho, sostiene Moro, Bolsonaro actuó para debilitar los mecanismos de lucha contra la corrupción con el fin de proteger a su hijo de las acusaciones de malversación y lavado de dinero derivadas de las “rachadinhas”. “Cuando mis hijos hacen algo mal, los corrijo, a pesar de que son mucho más jóvenes y nunca han tenido problemas similares. Eso es una virtud y es el papel del padre. El presidente de la República, un estadista, debe tener un papel en la misma línea. La justicia exige que se investigue el hecho y se saquen las consecuencias. Si la consecuencia es una condena penal, eso es lo que tiene que suceder. Es una cuestión de justicia, de mostrar a todo el mundo que la ley se aplica a todos”, dijo Moro a la revista Veja con ocasión del lanzamiento del libro.

Stickers en apoyo a la candidatura presidencial de Sérgio Moro. Foto: AP

Pero Moro, según el diario O Globo, había perdido sus ilusiones con Bolsonaro antes, cuando el presidente ignoró las solicitudes del ministro de Justicia de vetar medidas del paquete anticrimen, en diciembre de 2019. “Con aquella negativa del presidente a llevar a realizar los vetos solicitados, mis ilusiones sobre su compromiso real con la lucha contra el crimen y la corrupción se deshicieron por completo”, escribe.

Incluso, Moro admite por primera vez que se equivocó al aceptar convertirse en ministro de Justicia de Bolsonaro. No por el perfil misógino u homofóbico del presidente, que el exjuez conocía de antemano y que pensaba se moderaría cuando asumiera en Planalto, sostiene en el libro, sino “por la secuencia de boicots a la agenda anticorrupción”, el surgimiento del caso (Fabrício) Queiroz (nombre del exasesor y exchofer de Flávio Bolsonaro) y la alianza con legisladores corruptos. “Es fácil concluir que estaba equivocado. La sabiduría retrospectiva no cuenta”, asegura.

Moro manifestó a Veja que hubiera sido “complicado” rechazar la invitación para unirse al gobierno. “Más de 57 millones de brasileños eligieron al presidente y había esperanzas de que podría funcionar. (Pensar que) vamos a ayudar al país, vamos a construir algo mejor es algo que te conmueve el alma. Hubiera funcionado si hubiera tenido el apoyo de Planalto”, dice.

Sérgio Moro camina después de una reunión con senadores en Brasilia. Foto: Reuters

Al recordar los años en los que dirigió la operación Lava Jato, el exjuez desmiente a quienes lo acusan de haber perseguido a Lula y critica al Supremo Tribunal Supremo por haber anulado sus decisiones. Lula fue encarcelado y se le impidió presentarse a las elecciones de 2018 tras ser condenado por Moro por corrupción y lavado de dinero.

Este año, el STF concluyó que Moro fue parcial en la conducción de las acciones ejercidas contra el líder del PT, lo que derivó en la anulación de todos los procesos que enfrentó en los tribunales en los últimos años. La decisión fue confirmada por mayoría en el pleno de la corte, con siete votos en contra de Moro y cuatro a favor.

“La nulidad se fundamenta en hechos y declaraciones que no son reales”, afirma el exministro de Justicia en el libro, en el que defiende la legalidad de sus decisiones. “Nunca se cometió ningún fraude contra el expresidente en el proceso que resultó en su condena y nunca se actuó con parcialidad con él”.

Pero el abogado Cristiano Zanin Martins, que defendió a Lula en el caso Lava Jato, usó las redes para criticar el libro de Moro, sobre su papel en la operación, y afirmó que la obra “contiene muchas falsedades”. “Una lectura preliminar fue suficiente para verificar que el libro de Moro contiene muchas falsedades sobre su papel en la ‘Lava Jato’. La narrativa de Moro se puede deconstruir fácilmente”, escribió en Twitter.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.