Homicidio, amenazas de muerte y violencia en los estadios: el prontuario de Pancho Malo, el promotor del hostigamiento a la directiva de la UDI

FOTO: FRANCISCO CASTILLO / AGENCIAUNO

Francisco Muñoz Carrasco (43) protagonizó dos hechos de violencia en contra de Javier Macaya y de María José Hoffmann, a quienes los acusó -escoltado por un grupo de denominados "patriotas"- de "traidores". El exbarrista de la Garra Blanca cuenta con antecedentes policiales y penales, donde destacan hechos ocurridos en 2006, 2010, 2011 y 2012, siendo el más grave el ocurrido en el 2000, cuando mató a un joven en una fiesta en Vitacura.


Fundador del equipo patriota que lucha por hacer Chile grande nuevamente. Sigo un camino que pocos pueden recorrer, Códigos. (Bandera chilena y de Estados Unidos) #LawAndOrder”.

Así se define en su cuenta de Twitter, Francisco Muñoz Carrasco (43), quien luego de estar estrechamente ligado al ámbito del fútbol como líder de la barra brava de Colo Colo, la Garra Blanca, ahora protagoniza una serie de incidentes en torno a los partidos políticos de Chile Vamos.

El último episodio ocurrió el domingo. “Pancho Malo” -su alias con el cual se hizo conocido en las barras bravas- llegó primero a las afueras de Canal 13 para, junto un grupo de personas, encarar al presidente de la UDI, Javier Macaya. “Ustedes no han escuchado a la gente”, le decía, mientras el timonel del gremialismo, evidentemente molesto, pedía que lo dejaran ir.

Durante la tarde ocurrió algo similar, ahora en las afueras del Teatro Municipal de Las Condes, donde el denominado “Team Patriota” -liderados por Muñoz- amedrentó a la vicepresidenta de la UDI, María José Hoffmann.

Macaya advirtió que Pancho Malo tenía antecedentes penales, algo que fue negado por Muñoz, quien dijo tener limpio su certificado de antecedentes, pero ¿cuál es el prontuario de Muñoz?

Según pudo verificar La Tercera PM, en el registro de Carabineros, el exbarrista cuenta con cuatro detenciones en el sistema de “antecedentes personales” de la policía uniformada, donde está identificado como “barra brava”.

Sin embargo, allí no aparece la primera causa por la cual Muñoz fue detenido, que está radicada en la justicia antigua, en el 34 Juzgado del Crimen del Santiago. El caso es conocido: en el 2000 fue detenido, y posteriormente condenado, por el homicidio de un joven en la comuna de Vitacura, durante una riña. “Yo estoy en total regla con la justicia, lo mío fue un tema circunstancial, cumplí con la ley. Y fue un incidente en mi vida, hace 18 años. Todos podemos cometer un error. Yo respondí ante la justicia”, dijo el 1 de marzo del 2018 en una entrevista con La Tercera.

La condena fue por seis meses, pero seis años más tardes, Muñoz volvería a encontrarse de frente con la justicia. Fue el 12 de diciembre del 2006, y ya como líder de la Garra Blanca, que volvería a ser detenido por desórdenes públicos, en la comuna de Las Condes, donde junto a un grupo de barristas provocaron una serie de incidentes en calle La Gioconda con Américo Vespucio.

El 2 de octubre del 2010 sería arrestado nuevamente, ahora por violencia en los estadios, en el Estadio Monumental, ubicado en la comuna de Macul. Ese mismo año, pero en noviembre -ahora según antecedentes que mantiene la Fiscalía- fue imputado por el delito de amenazas, tras ser denunciado por una persona que fue amedrentada por el barrista.

El 16 de octubre del 2011, otra vez, fue detenido. Según el registro de Carabineros, en esa ocasión, fue aprehendido por “oponerse a la acción de la autoridad” en medio de los desmanes que protagonizó la Garra Blanca cuando intentaba llegar al estadio San Carlos de Apoquindo, en Las Condes.

Un modus operandi habitual

Pasarían pocos meses para que, por primera vez, un futbolista vinculara, con nombre y apellido, a Muñoz con amenazas y amedrentamiento. El 8 de abril, el por entonces delantero de Colo Colo, Carlos Muñoz, denunció en una entrevista en TVN, y luego con Radio ADN, que “recibo un llamado a la habitación, donde estaba descansado, del jefe de la barra, de ‘Pancho Malo’, diciéndome que él de aquí en adelante no se hacía responsable de lo que me pasara”.

Siete meses después, el prontuario del barrista sumó un nuevo derrotero: el 20 de noviembre del 2012 fue detenido por el delito de desórdenes durante espectáculos públicos, en el Estadio Bicentenario de La Florida.

La relación de la barra brava con el plantel no era buena, pues antes de la amenaza contra Carlos Muñoz, en mayo del 2012, Pancho Malo encabezó la invasión a la cancha de entrenamientos de Colo Colo para “apretar” al plantel, tras perder 5-0 con Universidad de Chile.

El amedrentamiento y el “apriete”, según la policía y conocedores de las barras bravas, es algo habitual en el fútbol, pero que ahora Muñoz estaría replicando en la actividad política.

El periodista y autor del libro País Barrabrava, Juan Cristóbal Guarello, lo resumen así: “Es la metodología de los aprietes, como lo hizo con Carlos Muñoz en 2012 y también a Claudio Bieler, o cuando invadió el entrenamiento de Colo Colo cuando estaba Marcelo Barticciotto de entrenador. Hace lo mismo que en la arena deportiva, pero ahora en la política: amedrentar y amenazar”.

Además, Guarello agrega que “es necesario ver ¿quién financia a Pancho Malo? Él siempre ha funcionado igual, como barrista, y ahora como activista político, actúa como punta de lanza, no es espontáneo de él”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Los “desaparecidos no localizados” se dispararon de 265 a 10.366en 2021, acumulando un total de 108 mil casos desde 1964.