Jaime Mañalich: “Si insisten en desprestigiar estos ventiladores que están de reserva, vamos a estar en un problema muy serio”

El ex secretario de Estado sostuvo -en conversación con La Tercera PM- que muchas de estas máquinas que son esenciales para salvar la vida de pacientes críticos con Covid-19 fueron utilizadas y es probable que sean nuevamente “reclutadas”, porque se avizora un invierno con un alto número de contagios. Además, cuestiona a aquellos que levantan campañas de desprestigio, porque pueden afectar finalmente a los pacientes.




No existen ventiladores en mal estado. Ni tampoco se dejaron de usar por falencias técnicas graves, sino que por cuestiones meramente de forma. Esa es la conclusión del exministro de Salud, Jaime Mañalich, ante los resultados de un informe de la misma cartera que reveló que sólo 32 de los 512 respiradores mecánicos que llegaron al país donados por la Confederación de la Producción y el Comercio son aptos para ser usados.

El exsecretario de Estado -bajo cuya administración se gestionaron y compraron estas máquinas- sostuvo en conversación con La Tercera PM que muchas de ellas fueron utilizadas y es probable que sean nuevamente “reclutadas”, porque se avizora un invierno con un alto número de contagios. Ello, aun cuando en el documento publicado hoy por este diario “se recomienda el retiro inmediato de los equipos que presenten falla en los hospitales. Es necesario validar la seguridad de uso”.

Mañalich asegura que durante su gestión conoció de los reclamos de facultativos que no estaban acostumbrados a usar respiradores de origen chino, y requirieron un proceso de capacitación. El exsecretario de Estado afirma que hubo médicos que manifestaron sus aprensiones por ciertos modelos que no contaban con baterías de respaldo, y que no se trataba de fallas mayores.

¿Qué le parece que de los 515 ventiladores que donó la CPC, finalmente sólo 32 son aptos para ser usados?

No tengo los detalles de ahora, pero sí recuerdo que hicimos una compra muy masiva de ventiladores y los proveedores productos de la guerra sanitaria, no fueron capaces de cumplir las entregas. Debido a lo anterior, la CPC salió en auxilio y estableció contacto con distintos proveedores a nivel mundial: chinos y coreanos que enviaban folletos. A raíz de esto, el ministerio y la subsecretaría de Redes Asistenciales aceptó traer estos ventiladores a Chile en el entendido que muchos de ellos no tenían representación técnica. Esos ventiladores, salvo unos 20 que no anduvieron, se usaron. En la medida que los contratos (con proveedores oficiales ya probados) cerrados por el ministerio de Salud se comenzaron a cumplir, (los comprados por la CPC) se empezaron a retirar. Se trata de aquellos que los clínicos tenían menos confianza o acostumbramiento. Muchos de ellos tenían los signos y las frases en chino. Llegamos a 2.400 ventiladores y hoy vamos en 3.500. Los ventiladores significaron un puente muy importante para salvar vidas. Creo que el informe que entregó alguien, no sé si del ministerio de Salud, está incompleto y hay que esperar que se complete.

La oposición anunció una comisión investigadora en la Cámara de Diputados por este tema.

No me preocupa eso. A mí lo que me preocupa decir es que estos ventiladores se usaron en Chile. Salvaron vidas. Efectivamente significó capacitaciones y esfuerzos. Tomás Regueira -me acuerdo muy bien- hizo varios seminarios sobre el uso de estos ventiladores. Los ventiladores se usaron en los servicios de urgencia, traslado y otros lugares en que no había costumbre. En la medida en que otros fueron llegando, estos ventiladores fueron reemplazados y guardados, porque la CPC generó un puente fundamental durante la guerra de los ventiladores. Era una época en que se corría el riesgo de que un cargamento de ventiladores que se esperaba llegara a Chile, finalmente no llegaba. Habían países que confiscaban para que se usaran con sus connacionales. No tengo una información exacta, por lo mismo hay que esperar la respuesta del ministerio.

¿Sabía usted de los reparos que presentaron los médicos sobre las fallas que presentaban estos ventiladores?

Evidentemente los médicos que están acostumbrados a usar un determinado equipo, como una prótesis de cadera, medicamento o ventilador, tuvieron que hacer un proceso de adaptación bastante importante. Es altamente probable que esos ventiladores haya que reclutarlos para la emergencia de ahora. La promesa de que se iban a fabricar ventiladores en Chile en algún momento no funcionó, y cuando ya los casos bajaron durante la primavera pasada, evidentemente estos ventiladores que significaban más trabajo para los clínicos se fueron guardando. Entiendo que del total revisado, hay 20 a 25 declarados inutilizados y que los van a donar y el resto está guardado esperando mantención.

¿Ustedes sabían del reclamo de médicos que decían que los ventiladores que llegaban no sirven?

Lo que me consta es que supimos que hubo médicos que señalaron sus reparos. Uno: no estoy acostumbrado a usar este ventilador. Dos: no me gusta. ¿Pero sirve para salvar una vida? ¿Entre dejar al paciente sin ventilador o que use esa máquina? No, yo prefiero que lo use. Ya, entonces, aprendamos a usarlo. Eran tiempos muy difíciles. Evidentemente de mucha resistencia y como te digo: los profesionales de salud están muy acostumbrados a ciertos tipos de implementos.

¿Los médicos no dijeron que veían fallas?

No recuerdo eso. Todos los ventiladores que se enviaron a los centros, se usaron y salvaron vidas y lo que se evaluó con el trabajo de un equipo de la Posta Central y en los talleres de los mismos proveedores locales, hubo algunos que se desecharon porque no eran del todo satisfactorios. Eran un total de 20. ¿Cuáles eran los problemas? Estos ventiladores no tienen una batería de respaldo, por lo que si se corta la corriente dejan de funcionar. Cierto, pero lo que hicimos en esos casos fue poner esos ventiladores en clínicas u hospitales que contaban con respaldo eléctrico.

El embajador de Chile en China, Luis Schmidt, dice que en todo este proceso se limitó a recibir órdenes de Santiago y del Minsal en la adquisición de los ventiladores. ¿Coincide con esa información?

Sí, por supuesto. La mayoría de los ventiladores que fueron ofrecidos, no se compraron en realidad. Hay muchos mails de reclamos de proveedores, porque la evaluación que se hizo del equipo calificado de la subsecretaría de Redes Asistenciales con anestesiólogos y físicos y técnicos estimaban que no daban el ancho. Se trataba de expertos convocado por el Minsal con gente interna y asesores técnicos externos. Habían ventiladores de gran potencia que pensamos en algún momento utilizar pero no fue necesario. Estos servían para ventilar a dos pacientes al mismo tiempo. Se diseñaron válvulas para eso. No fue necesario, pero habían respiradores que no eran capaces de dar la ventilación a una persona que pesaba 120 kilos. Entonces, ese tipo de respiradores se dejaban para personas que tenían menos necesidad pulmonar. Pesaban sólo 50 o 60 kilos y el ventilador podía ventilar perfectamente.

¿Por qué se saca de circulación a 140 ventiladores de la empresa Chen Wei?

No sé el detalle. Lo que recuerdo es que va en la línea de lo que estoy argumentando, como por ejemplo que estos ventiladores no tenían el lenguaje del inglés o castellano. Entonces había que tener un manual al lado con traductor y se sacan de ventilación no por un capricho, sino que porque no necesitamos tantos. En la Posta Central hubo 30 ventiladores que se sacaron porque ya no se necesitaban, porque los ingresos de pacientes críticos producto del Covid disminuyeron dramáticamente en la primavera. Se retiraron porque no eran necesarios y se usaron y salvaron vidas, mientras llegaban las partidas que llegaron en septiembre los ventiladores que sí tienen representación en Chile.

¿Qué explicación se le puede dar a quienes dieron la plata sobre las máquinas que hoy están calificadas como no aptas?

Son aptos. Ellos dieron la plata y tenemos que agradecerles, porque son ventiladores que están de reserva en caso de que tengamos un invierno terrible. Pero desde luego un anestesista o un médico intensivista que está acostumbrado a usar un Citroen y conoce donde están las perillas o las marcas, va a preferir que el respirador marca Peugeot o cualquiera no se use, porque no está acostumbrado y están guardados. Ahora, la cuestión es éticamente muy preocupante, porque tengo la impresión que la evolución de la pandemia durante el invierno llevará a un aumento de los casos y a la necesidad de ventilación. Entones, si insisten en desprestigiar estos ventiladores que están a la espera, vamos a estar en un problema muy serio.

¿Ese desprestigio podría aumentar si existe una comisión investigadora?

Que haya una comisión investigadora está bien. Todo tiene que aclararse. Lo que me preocupa más, es que el horizonte respecto de los casos de pandemia es incierto y podría ocurrir que se requiriera más ventiladores. Hoy estamos al tope, y puede ser que necesitemos 150 ventiladores extra y eso significa que esos ventiladores que están de reserva hay que reclutarlos de nuevo. Entonces, si se comienzan personas a decir este tipo de cosas, puede haber personas perjudicadas y se demoren en conectar.

¿Cree que el objetivo de perseguir el bien común en la pandemia se perjudica con la salida del Colegio Médico de la Mesa Covid?

Ese es otro tema. El Colegio Médico tiene que recapacitar. Desde luego que su salida de la Mesa Covid no tiene nada que ver con este tema de los ventiladores. Ellos reclaman que en general se toman decisiones con las cuales no están de acuerdo, acentuadas con el pase de movilidad.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.