La reeditada furia del PS-PPD con el gobierno y los convencionales tras el acuerdo que barre con el Senado

15 DE MARZO DE 2022/VALPARAISO El ministro de la Secretaría General de la Presidencia, Giorgio Jackson (d), se reúne con el Presidente del Senado, Álvaro Elizalde (c) y la vicepresidenta Luz Ebensperger (i), de cara a definir las prioridades legislativas. FOTO: LEONARDO RUBILAR CHANDIA/AGENCIAUNO

Los representantes del Socialismo Democrático esperaban que el gobierno tuviera un rol activo frente a las negociaciones de la Convención que esta semana, a través de la comisión de sistema político, le puso caducidad a la Cámara Alta como se conoce hasta hoy. El domingo, la bancada de senadores socialistas sostuvo una reunión a través de Zoom con los convencionales del colectivo PS, cita que según describen los presentes fue "tensa".




“No tenemos nada más que hablar con él”. De esa manera, un senador socialista sintetiza la molestia de su sector con el ministro secretario general de la Presidencia, Giorgio Jackson, a quien acusan de no intermediar lo suficiente ante la Convención que esta semana, en el marco del acuerdo de la comisión de Sistema Político que le puso fecha de caducidad al Senado tal como se conoce hoy.

El entendimiento que se dio a conocer antenoche establece un presidencialismo atenuado y un bicameralismo asimétrico, reemplazando al Senado por una “Cámara de las regiones”, entidad de menores atribuciones.

La molestia de los parlamentarios no se hizo esperar apenas de conoció el resultado de las negociaciones en la Convención, sobre todo, porque los socialistas contaban con que el ministro Jackson intercediera para asegurar que se respetará el periodo de los parlamentarios electos. Esto debido a la inquietud general que existe entre los congresistas pues los plazos de entrada en vigencia de la nueva institucionalidad solo se resolverán una vez que se discutan las normas transitorias. Un tema que los senadores PS le plantearon directamente a Jackson en un almuerzo sostenido en el Congreso hace unos días y tras el cual dieron por entendido que el Ejecutivo intervendría.

Un ingrediente que ahondó la irritación de los partidos del Socialismo Democrático fue el mensaje que ayer difundió por Twitter el presidente Gabriel Boric que públicamente valoró el acuerdo “transversal” de los convencionales.

En el PS dicen que el mandatario fue poco prudente al cotejar como “transversal” el acuerdo que por ahora solo celebran los cinco senadores que tiene Apruebo Dignidad que han dicho públicamente que no les interesa la sobrevivencia del Senado.

“Es extraño mandar un mensaje por Twitter celebrando el fin del Senado cuando tiene que enviar proyectos este primer año”, plantea el mismo socialista.

En el entorno del ministro Jackson dicen que están en plena conciencia de la molestia de los senadores del Socialismo Democrático, aunque por ahora ninguno lo ha llamado directamente.

En La Moneda entienden que el gobierno tiene un rol importante que jugar en el proceso constituyente, pero eso implica un dilema porque tampoco es posible transgredir la independencia con que actúan los convencionales. En vista de ese hecho, en el Ejecutivo plantean que por ahora solo cabe llamar a los convencionales a cuidar que la transición de las reformas sea razonable y no de un día para otro.

La lectura del gobierno y en particular del ministro Jackson es que el acuerdo es una buena base para avanzar y que se entiende que la redacción es perfectible. Una opinión muy distinta a la que tienen los parlamentarios.

El cara a cara de los senadores y el Colectivo Socialista

El domingo en la noche los senadores PS tuvieron un tenso encuentro con los convencionales del Colectivo Socialista. Ese día los parlamentarios supieron que el acuerdo al que llegaría la comisión de Sistema Político un día después sería adverso para ellos.

Quienes supieron del tenor de esa conversación -que se dio a través de Zoom- dicen que a varios parlamentarios les molestó que el tono de los convencionales fue de notificación más que de debate.

Uno de los más molestos, según aseguran, fue el senador José Miguel Insulza que se conectó en los últimos minutos. Y hoy criticó abiertamente el acuerdo alcanzado en la Convención: “el acuerdo no me parece una buena decisión. Si quieren unicameralismo, plantéenlo, hay varios países con una sola Cámara, pero que no inventen cuentos”,

“Respecto a los convencionales socialistas, tengo gran afecto y respeto por ellos, pero quieren conciliar lo inconciliable, quieren estar bien con Dios y con el diablo y eso es imposible. No se puede. Es lo mismo que yo dije en la reunión del viernes con el Presidente: no se puede gobernar con dos coaliciones que no se llevan entre sí, y al mismo tiempo, gobernar un proceso completo que incluye gobierno y convención. Entonces yo digo una sola coalición para un solo proceso”, añadió.

En la misma línea, el senador Juan Luis Castro (PS) plantea que “lo que finalmente se ve es la extinción del Senado, dando paso a una cámara que no es parte del Congreso. La Cámara de las Regiones tiene facultades que no son revisoras en nada, no deja alternativa al hiperpresidencialismo que queda instalado, no hay una segunda cámara que haga el contrapeso. Si Chile busca ese camino, creo que es riesgoso y equivocado”.

PPD apuntará a las falencias del acuerdo

En el PPD el acuerdo es tan criticado como en el PS, pero como colectividad optaron por no salir a cuestionar con la misma dureza para no aparecer públicamente realizando una defensa corporativa del Senado.

Así, el diseño contempla que los senadores de ese partido adviertan sobre las falencias democráticas que tiene el acuerdo, más allá del reemplazo del Senado por la Cámara de las Regiones.

El partido que encabeza Natalia Piergentili acordó, a su vez, realizar un cónclave para analizar con sus parlamentarios y sus dirigentes a nivel nacional los alcances de los acuerdos de la Convención y la instalación del gobierno, del que varios son críticos por la demora en el nombramiento de autoridades regionales.

Hoy el expresidente del Senado, Jaime Quintana, quien además es uno de los promotores del proceso constituyente, hoy plantea que “será necesario mirar con detención lo que quedó para ver si las regiones quedan con algún tipo de expresión, o tal vez con menor incidencia de la que tienen hoy”.

“Algunos académicos han alertado que el presidencialismo puede terminar exacerbado con esta fórmula por la posibilidad de reelección y de control de la Cámara política que concentra las atribuciones”, añadió.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.