Los cálculos en el comando de Boric para salir a enfrentar una antigua acusación de acoso

Gabriel Boric.

En el equipo del candidato presidencial se encendieron las alarmas luego de que un medio digital reflotara una acusación en contra del parlamentario por supuestos hechos ocurridos en 2012. En el comando analizaron que la situación estaba creciendo exponencialmente en redes y, ante la posibilidad de un “ataque” de sus contrincantes en la última semana de la carrera presidencial, decidieron que Boric saliera a enfrentar el tema. El gesto del candidato responde, además, a que en su entorno son conscientes de que estos temas no pueden ser “minimizados”, sobre todo, por el mundo feminista que convoca la alternativa de Apruebo Dignidad.




19.45 del miércoles 10 de noviembre. Ese fue el momento en que, explican en el comando de Gabriel Boric, la “burbuja” se reventó. En el equipo del abanderado presidencial marcan esos minutos como el punto en que la reaparición de una antigua acusación de acoso en contra del actual diputado ya se había instalado en las redes sociales y, por lo tanto, le tenían que salir a hacer frente.

El monitoreo de los equipos de comunicaciones se activó desde que la mañana del miércoles el medio digital El Líbero reflotó una acusación por supuestos hechos ocurridos en 2012, cuando el abanderado era presidente de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile (Fech). A esas alturas, ya era claro para el comando de Boric que el tema se podía convertir en un flanco en la última semana de la carrera presidencial y, explican, ser usado por sus adversarios en el debate de Anatel del próximo lunes.

Los números que miraban la noche de ayer en su equipo les hicieron concluir que el tema había crecido en redes por “bots” asociados, según acusan, a su adversario del Partido Republicano, José Antonio Kast. El tema escaló a tal punto que se convirtió en tendencia en Twitter con el hashtag #BoricAcosador. Ante eso, dicen en el entorno del diputado, no tenían más remedio que salir a responder.

Ante la acusación de acoso levantada por El Líbero, manifiesto no haber realizado lo que se señala. Como cualquier ciudadano, estoy disponible para toda investigación, ya sea en sede legal o mediante protocolos que durante años han construido las compañeras feministas”, escribió Boric en su cuenta de Twitter a las 20.36, publicación que, explican, la redactó el propio abanderado.

Y agregó: “Soy siempre autocrítico respecto de comentarios y actitudes machistas que haya tenido en el pasado y estoy en permanente revisión de mi conducta para ajustarla a los principios que defendemos”.

Según explican en el comando de Boric, la idea era “salir por arriba” y contener un eventual flanco en los días previos al debate del próximo lunes, en que tanto el candidato de Apruebo a Dignidad como sus contendores se juegan el “todo por el todo”. A todo esto se sumó que otros abanderados y representantes de otras candidaturas ya estaban comentando el tema y pidiendo explicaciones.

En el equipo sostienen, además, que se activaron canales internos para evitar tensiones y que mantuvieron “constante” contacto con la mujer que acusó a Boric, a quien le avisaron que saldrían a responder en redes sociales.

No obstante, según reconocen en el círculo del candidato, la respuesta a un tema así tenía una complejidad mayor que podía limitar sus reacciones. Según las mismas fuentes, los supuestos hechos se habrían tratado de “miradas lascivas” o “comentarios sexistas”, situación que, no obstante, tampoco podían “minimizar”. “Sería ir totalmente en contra de la lucha feminista desestimar cualquier acusación”, sostenía una alta fuente del comando.

Por lo anterior, dicen, los frentes feministas del Frente Amplio y de Apruebo Dignidad no hicieron críticas públicamente ahora. En el bloque, además, explican que el tema ya se había tratado previamente al interior del FA, en 2016, cuando por primera vez se hizo pública la denuncia, y en el verano del 2020, cuando se despejaron internamente las dudas durante el proceso de levantamiento de la candidatura presidencial de Boric.

El monitoreo en Convergencia Social

Luego de las primarias en las que Boric se impuso a Daniel Jadue (PC) ya había reflotado la misma acusación, a través de un hilo de Twitter de la propia denunciante. A esa publicación, la presidenta de Convergencia Social, Alondra Arellano, transmitió públicamente que estaban disponibles a todos los canales del partido para recibir una denuncia formal. Sin embargo, desde la colectividad confirman que ese proceso nunca se abrió.

“Tal como lo mencionamos antes, establecimos contacto con ella y le informamos sobre nuestros canales para denunciar. En Convergencia Social estamos absolutamente disponibles para colaborar y enfrentar este tipo de casos con todo el rigor de una justicia feminista, pero lo que podemos informar es que de acuerdo a los principios que rigen nuestro protocolo y el Tribunal Supremo -organismo regulado según la Ley de Partidos y encargado de procesar estos temas-, es que no existen denuncias presentadas al respecto”, dice Francisca Perales, presidenta interina de esa colectividad.

Y agrega: “Apenas nos enteramos de la publicación de RR.SS. abrimos un canal con la persona para escucharla e informarle sobre el funcionamiento de los canales internos para así poder abrir una investigación donde se dialogue con ambas partes. Como lo dijimos desde el primer día, siempre hemos estado disponibles para esto. Pero hasta la fecha no se ha ingresado ninguna denuncia”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.