Menores de 40 años lideran por primera vez la ocupación de las UCI, superando a todos los grupos

El Ministerio de Salud dijo que aún hay espacio para habilitar más camas críticas, pero que toda capacidad de crecimiento tiene un límite.

La mayor movilidad, más presencialidad laboral y la demora de este grupo en acceder a la vacuna aparecen como posibles explicaciones, junto con la circulación de nuevas variantes más contagiosas. Tras el rebrote de los contagios, los expertos apuntan a una estabilización de los casos de coronavirus durante los próximos días. Sin embargo, prevén que la alta presión asistencial se mantenga por, al menos, el mes completo, considerando que el tiempo de agravamiento de los cuadros se sitúa el día 10 y el 14 desde que se produce el contagio.




El último sábado, con 8.867 contagios confirmados, se registró la segunda peor cifra de casos diarios de Covid-19 en toda la pandemia, tras el peak de abril pasado, cuando la autoridad notificó 9.171 casos positivos. Esto implica que entre 10 y 14 días esta demanda podría reflejarse en las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI), un escenario que desde Salud ya contemplan, pues la semana pasada la Subsecretaría de Redes Asistenciales dio la orden a la Red Integrada Covid-19 de restablecer el máximo habilitado de 4.544 camas UCI registrado a inicios de mayo. Los pronósticos no son optimistas: podrían requerirse hasta cinco mil cupos críticos, considerando los 4.486 ya habilitados y con la red asistencial estresada al máximo.

Y en ese contexto, durante la última jornada Salud reportó que, por primera vez desde el inicio de la pandemia, las personas menores de 40 años lideran la ocupación en las unidades críticas, con 723 hospitalizados. Una tendencia inversa a lo que había sido hasta ahora la pandemia y con ello superan, incluso, al grupo etario entre 50 y 59 años, que durante esta segunda ola representaba -hasta ahora- la mayor presencia en las áreas clínicas más complejas.

Las teorías frente a esto son variadas. Entre ellas, que se trata de un grupo con mayor movilidad, vinculado a la mayor actividad laboral y, por consiguiente, menos opción de quedarse en casa. Asimismo, las personas menores de 40 años hace pocas semanas comenzaron a acceder a la vacuna, lo que se conjuga con la circulación de nuevas variantes más contagiosas del coronavirus.

Aún así, los llamados para ese rango etario comenzaron el 10 de mayo, por lo que quienes se inocularon ese mismo día, esta semana deben recibir, recién, su segunda dosis. Es decir, no han adquirido la inmunidad necesaria, que se completa dos semanas después de la última inyección.

El infectóloga Jeannette Dabanch hace un llamado a que este grupo alcance una cobertura de vacunación por sobre el 80%. “Tenemos variantes introducidas, que cambian el espectro, que buscan un nuevo reservorio, así el virus va cambiando de grupo o poblaciones susceptibles a enfermar. Tenemos un virus hábil en evadir la respuesta inmune, en producir un aumento en la transmisibilidad. Y aunque tenemos una herramienta potente que son las vacunas, el virus va más rápido que nosotros. El llamado es que los menores de 40 se vacunen y que cumplan el conjunto de medidas de autocuidado”, explica.

Estabilización de casos y alta ocupación UCI

El académico de la Universidad de Chile Mauricio Canals augura en su reporte semanal de la pandemia que si todo se mantiene constante, de aquí a dos semanas más los nuevos casos Covid-19 rondarán, en promedio, los 7.456. Y uno de esos factores es el R efectivo -o el número que indica a cuántas personas contagia un caso índice- que tras alcanzar una cifra de 1,1 a nivel nacional, ayer descendió hasta 1,03. Sin embargo, Canals explica que “lo que se estabiliza son los contagios, pero las UCI responden con desfase. Lo que se proyecta es que entre un 2% a un 3% va a requerir internación”.

En conversación con La Tercera PM, el facultativo señala que, tal como se reflejó durante esta jornada, proyecta que la ocupación de las próximas semanas estará marcada por la internación de personas más jóvenes que aún no están completamente inmunizadas, o que no cuentan con ninguna dosis de la vacuna. De hecho, durante la vocería de casos Covid-19, el subsecretario de Redes Asistenciales, Alberto Dougnac, aseguró que un 86% de los pacientes internados no están vacunados.

“Lo que va a ir sucediendo es que estas camas se van a ir ocupando, paulatinamente, con los pacientes menores, porque los mayores ya han ido adquiriendo inmunidad. Es algo natural”, asevera Canals.

Con este análisis coincide el epidemiólogo Gabriel Cavada, quien asevera que tras esta cifra, cercana al peak de abril, la circulación viral debería comenzar a reducirse. “Lo que pasa es que con la vacuna debería verse en una baja en la ocupación de camas UCI y en la curva de fallecidos. Sin embargo, es un poco pronto para verlo, ya que si esta alta cifra de contagios ocurrió durante la semana pasada, hay que ver qué va a pasar de aquí a 10 días más en la ocupación UCI, que es lo que se demora un enfermo en agravarse”, asevera.

Más cauto es el infectólogo Miguel O’Ryan, quien explica que es “prematuro” hablar de una estabilización de los casos. Sin embargo, señala que con el programa de inmunización avanzando sí se puede esperar una circulación del virus en invierno más atenuada. “Sin vacunas lo esperable (hacia una estabilización) sería agosto-septiembre. Con vacunas esperaría un control del alza invernal, pero es difícil predecir cuándo podría comenzar una baja progresiva”, comenta el experto.

Alza en la internación de adultos mayores

A pesar de la amplia cobertura de la vacunación en el grupo de +70 años -que alcanza un 86% con ambas dosis-, durante el último mes se registró un alza en el uso de camas UCI. Canals explica que esta curva la han mirado con detención y puede responder a dos factores: menor respuesta inmune en los adultos mayores (o inmunosenescencia) y la circulación de nuevas variantes de preocupación.

“Los pacientes mayores de 70 no han bajado tanto en UCI como uno esperaría. Tuvieron una baja y luego volvieron a subir. Uno podría explicarlo porque los pacientes son mayores y su capacidad de respuesta inmune no debe ser muy alta o es menor, a pesar de la vacuna. También se plantea el escenario de las variantes más contagiosas, pero la primera explicación es más acorde”, señala.

Con esto coincide el académico en Salud Pública Claudio Castillo, quien aborda que “el único estudio que hay de Brasil y que analiza efectividad de Sinovac con circulación de la cepa P.1. nos muestra que a mayor edad, menor efectividad de la CoronaVac. Y en el último reporte de circulación viral en Chile ponía en primer lugar a la variante P.1. y segundo la circulación andina. Las personas vacunadas, especialmente aquellas que más se han afectado con la pandemia, como personas mayores, deben mantener las medidas preventivas, aunque la autoridad diga lo contrario”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.