Pese a alza de casos: China cede y relaja su estricta política de Covid Cero

Un trabajador con traje de protección realiza pruebas de Covid a un ciudadano en Beijing. Foto: Reuters

Con un alivio en el número de días de cuarentenas, el fin a las prohibiciones de vuelos y la reducción en el umbral para las pruebas de PCR, las autoridades chinas inician el mayor retroceso en la cuestionada estrategia sanitaria de Xi Jinping hasta la fecha. Medida que alegra a los mercados, pero que se da en medio de un importante brote a nivel nacional.


Este viernes, China realizó importantes cambios a su severa política de Covid Cero. Así lo ordenó el Presidente Xi Jinping durante una reunión de su nuevo Comité Permanente del Politburó, en una cita dedicada a relajar las restricciones.

Si bien la reapertura de China está lejos de llegar, afirmaron expertos, lo ocurrido durante este viernes en el gigante asiático es la mayor flexibilización en las estrictas medidas para frenar el avance de la pandemia desde que Xi impulsó su polémica política de Covid Cero. Relajo que incluso animó a los mercados ante las magras proyecciones que el país tiene gracias, en parte, a las restricciones económicas asociadas a los cierres de ciudades completas, pero que, paradójicamente, llega cuando brotes se registran en importantes urbes del país.

Cambios claves

Entre las modificaciones a las normas frente al Covid, la medida que obligaba a pasar siete días en una cuarentena centralizada, manejada por el gobierno central, se redujo a cinco. Dicha disminución aplicará tanto para personas declaradas como contactos estrechos de casos positivos, como para viajeros que llegan en vuelos internacionales a China.

Sin embargo, en ambos casos deberán guardar tres días extras de aislamiento en el hogar, sin posibilidad de salir. Esta medida se mantiene tal como estaba diseñada antes de la modificación, dejando un saldo de ocho días totales en reclusión, en vez de los 10 previos.

Asimismo, se anunció el fin de la medida que obligaba a cancelar vuelos que llegaran desde fuera del país si previamente un número muy alto de aviones llegaba con casos positivos. Política que, según el equipo de prevención de Covid-19 del Consejo de Estado, era uno de los principales obstáculos para la llegada de visitantes al país asiático, detalló el diario South China Morning Post.

Un avión de China Eastern Airlines y otro de Shanghai Airlines, en el aeropuerto internacional de Hongqiao, en Shanghái. Foto: Reuters

Siguiendo la misma línea, el umbral de tiempo requerido con una prueba PCR negativa previo al viaje también disminuyó, puesto que ahora basta con tener un test realizado con 48 horas de anticipación y no dos como se exigía anteriormente.

En el plano local, una medida poco utilizada en Occidente, pero sí en China, llegó a su fin. Las personas que se acercaban a un contacto estrecho -el que no necesariamente se vio contagiado- también eran objeto de cuarentena y seguimiento médico. Dicha vigilancia ya no correrá para estos casos.

Un cambio relevante llegó de la mano de las clasificaciones de riesgo previamente impuestas. En primer lugar, se redujo a solo dos: zonas de alto y bajo riesgo. Para que una de peligro alto, según los estándares chinos, vea su clasificación reducida, deberá demostrar que pasó cinco días consecutivos sin nuevas infecciones. Además, quienes se desplacen desde una zona de alto riesgo a otras regiones del país, podrán hacer su cuarentena de siete días en su domicilio, versus la regla anterior, donde tenían que realizarlo un aislamiento centralizado por el gobierno.

En el plano educacional, el que también se ha visto expuesta a abruptos cierres de escuelas y campus universitarios por la política Covid Cero, ahora será el Ministerio de Educación y los departamentos locales los encargados de investigar la “rectificación de los problemas pendientes”, como el cierre arbitrario y excesivo de estos recintos, afirma el comunicado del gobierno chino.

La Comisión Nacional de Salud aseguró que “optimizar y ajustar las medidas de prevención y control no es relajar la prevención y el control, ni mucho menos ‘tumbarse’, sino adaptarse a la nueva situación de la prevención y el control de la epidemia y a las nuevas características de la mutación del Covid-19″, afirmación que confirmó que el avance hacia mayores libertades individuales en el área sanitaria será gradual, y no total, como deseaban algunos inversores occidentales y nacionales.

Economía y rebrotes

Contexto y repercusión son dos de los temas centrales en el leve relajo del gobierno de Xi, considerando que el mercado chino logró sus mejores números en meses tras el anuncio, pero, en contraste, China alcanza las cifras de contagios más altas registradas desde abril. Beijing y Zhengzhou, la capital nacional y la más importante ciudad de la provincia de Henan, anunciaron cifras récord de contagios, al igual que la metrópolis sureña de Cantón.

El sector financiero sacó cuentas alegres. El yuan se vio fortalecido por séptima semana consecutiva, mientras que el índice CSI 300 subió un 2,8% en las operaciones de la tarde de este viernes. Por otro lado, el índice Hang Seng de Hong Kong aumentó más de un 7% tras el anuncio, lo que se convirtió en su mayor ganancia desde marzo de este año.

Contenedores en el Puerto de Aguas Profundas de Yangshan, en Shanghái. Foto: Reuters

Bruce Pang, economista jefe de Jones Lang Lasalle, dijo a Reuters que había “demasiado optimismo” en la interpretación de lo que significará económicamente las nuevas normas en la política Covid Cero. “La política de Covid solo se afinará a corto plazo”, dijo el experto a la agencia de noticias.

Con una mayor cantidad de vuelos, en parte por la eliminación de la política que restringía la llegada de otros aviones si se detectaban muchos casos en uno de ellos, los valores en los pasajes deberían disminuir. La plataforma de viajes Qunar aseguró a Reuters que los volúmenes de búsqueda de vuelos internacionales se triplicaron con respecto al día anterior, cuando aún no se anunciaban los cambios.

Analistas de Citi afirmaron que “este conjunto de cambios sustanciales marca el principio del fin del Covid, en nuestra opinión”, agregando que esperan que “el trabajo de preparación para la reapertura total se acelere con un rápido aumento de las vacunaciones de refuerzo en los próximos meses”.

Hong Hao, un destacado economista de GROW Investment Group con sede en Hong Kong, dijo a Fortune que “las acciones chinas y el CNY subirán tras la noticia de que los altos dirigentes de Beijing mantuvieron un debate sobre las medidas de lucha contra el Covid”, expresando esperanza por las perspectivas económicas del gigante asiático. “El hecho en sí demuestra que la cúpula está considerando una salida del Covid Cero y eso justifica ser alcista”, argumentó.

La alegría y esperanza del rubro contrasta con los números de contagios registrados en los últimos días. Con 10.535 casos reportados durante el jueves a nivel nacional, el país anunció la mayor cantidad de positivos desde abril de este año, cuando Shanghái luchaba contra su brote más grave en medio de un estricto y masivo confinamiento.

Barreras forman un puesto de control de seguridad en Cantón, en el sur de China, tras las cuarentenas impuestas por el gobierno. Foto: AP

Cantón, una importante urbe manufacturera, confinó a cerca de cinco millones de personas tras informar 2.824 casos este jueves, convirtiéndose en el cuarto día consecutivo con más de 2.000 contagios. Si bien los números parecen pequeños al compararlos incluso con los de Chile, en el contexto chino la cifra es muy alta, pese a representar un porcentaje ínfimo de la población.

Sin embargo, las autoridades anunciaron que se apegarían a las nuevas reglas y liberarían inmediatamente a los contactos “secundarios” de la cuarentena, es decir, a quienes estuvieron junto a un contacto estrecho.

Zhengzhou, por su parte, reportó 2.988 contagios, duplicando la cifra del miércoles. Por último, Beijing informó de 118, número récord para la capital del país asiático, lo que desembocó en el cierre de espacios públicos, oficinas, lugares de ocio y gimnasios.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

La startup hizo pública su intención de revivir al ave conocida como Dodo, que desapareció en el siglo XVI.