Bitácora del Sename: niño de 13 años de centro Carlos Antúnez tiene moretón que atribuyó a sujeción de carabinero

El Sename ha dispuesto un plan especial de atención por la crisis sanitaria. Foto Andrés Pérez

El documento con declaraciones de funcionarios da cuenta de un intento de agresión del niño de 13 años a un funcionario de Carabineros, por el cual éste lo sujetó del brazo, dejándole marcas. El texto fue enviado al Ministerio Público y la familia de menor de edad y abre la posibilidad de una eventual responsabilidad de policías. La situación será indagada en un sumario interno y por el Ministerio Público.


Un video difundido ayer por redes sociales, en que se grababa una situación de presunta agresión al interior de un centro del Servicio Nacional de Menores (Sename) en Providencia, puso de nuevo al organismo en la mira. Las acusaciones de vulneraciones de derechos que han ocurrido en sus residencias han impactado en reiteradas oportunidades a la opinión pública, siendo uno de los casos más relevantes el de Lissette Villa (11), quien falleció en el Centro de Reparación Especializada de Administración Directa (Cread) Galvarino del Sename, el 11 de abril de 2016.

En los registros revelados ayer por una vecina de la Residencia Familiar Carlos Antúnez se escucha a un menor de 13 años pidiendo auxilio y gritando desesperadamente que lo que le estaban haciendo le dolía. La situación hizo que ayer el Sename abriera un sumario y hoy en la mañana presentara una denuncia ante la fiscalía por presuntos delitos en contra de quienes resulten responsables.

Además, la directora (s) del centro Camila Messina, envió dos oficios con el mismo contenido al Ministerio Público y al tribunal de familia, detallando lo ocurrido esa noche. En los documentos, se describe una bitácora de los hechos acontecidos ese día y luego se acompañan testimonios de los educadores involucrados en la contención al niño.

Primero se informa que las 17.56, el menor se frustró a raíz de una situación ocurrida con un compañero de la residencia y empezó a lanzar piedras y romper vidrios de la oficina de los funcionarios. Estaba molesto porque no lo habían autorizado para ir a una tienda de accesorios de skate junto a otros compañeros del centro a quienes sí les dieron permiso.

Luego, dice el escrito, a las 18.30 el menor se subió al techo del centro y comenzó a romper maderas y a lanzarlas hacia una embajada. 12 minutos después, señala que intentaron realizarle una “contención emocional” pero que el niño no cedió.

A las 20.13, llegó Carabineros a la residencia, quienes fueron insultados por otro de los menores que también subieron al techo. Unos 20 minutos después, los tres niños bajaron del techo.

“Cuando (el niño) baja ve a funcionario de Carabineros (que se encontraba esperando la llegada de Samu aún) e intenta agredirlo, lanzando objetos contundentes como una mancuerna, patines, vidrios y otro. El menor continúa intentando agredir al funcionario de Carabineros, toma la radio buscando romperle los cables del micrófono. Ante esta situación, el funcionario de Carabineros le toma la mano al menor, buscando que este soltara la radio, pidiéndole constantemente que lo soltara. El niño muerde, escupe, rasguña e intenta piñizcar (sic) al carabinero. Ante esto, el funcionario de Carabineros haciendo presión en los hombros del niño, lo sienta en el suelo sin soltar su brazo izquierdo, ante esta situación el niño se pone a llorar, gritando que lo suelte y que le duele”, detalla el documento.

De acuerdo al oficio, el funcionario de Carabineros es identificado como el sargento segundo Yimmy Contreras Provoste.

A raíz de lo ocurrido, dice el escrito, intervinieron los monitores I.C. y C.P., quienes realizaron una “contención emocional” al niño, “quien escupe nuevamente al carabinero e intenta quitarle el reloj que traía. Funcionarios de la residencia continúan con la intervención emocional, C.P. se posiciona entre medio del menor y el funcionario de Carabineros para evitar las agresiones del niño hacia este”.

De acuerdo al oficio, finalmente el carabinero soltó el brazo y se alejó hacia la puerta de entrada del centro.

Al día siguiente en la mañana, el menor le contó lo que le había pasado a otro educador del centro: “Hoy durante la mañana, el niño me muestra un moretón que tenía en su brazo y luego me refiere que se lo hizo un carabinero que lo sujetó. Le pregunta a él por qué lo habría sujetado. Él me explica que fue porque estaba lanzando piedras. A lo que le pregunto, ¿piedras al recinto al lado?, me dice no, a los carabineros y a uno le pegué un combo, yo le digo que es lamentable”.

Testimonios

En una segunda parte de la minuta, se detallan una serie de testimonios de educadores del recinto. Ninguno de ellos señala que el menor fue agredido ni que terminó con lesiones producto de la situación.

Uno de los relatos es de la encargada de Vida Familiar, N. E. . La mujer declaró que el menor de edad “intenta agredir a uno de los carabineros del lugar, aunque no lo logra. Luego intenta romper su reloj y ahí el carabinero debe tomar su brazo para evitar que el niño logre romper su reloj. Dos monitores acompañan al niño hasta que logra calmarse y carabineros se retira del lugar. Yo llamo a ambulancia para cancelar su visita”.

Otro de las declaraciones es de monitor C. P.. Dijo que el menor “toma la radio del funcionario policial y comienza a forcejear para cortar el cable y romper el micrófono de esta. El carabinero le dice en reiteradas oportunidades que la suelta, que se calme tomándolo del brazo y mano izquierda. C.S. trata de morder, piñizcar (sic) y rasguñar junto con escupir, el funcionario policial ante esto trata de bajar a C.S. por los hombros para poder quitar la radio que está siendo azotada en el suelo sin soltar su brazo y mano, a lo que yo asisto al niño junto con Ignacio Cerda. Él le toma su mano derecha y yo al lado de sus pies”.

Indicó que luego de pedirle al niño que se calmara, él soltó la radio y acto seguido le escupió en la cara y trató de quitar un reloj. Dijo que al final el carabinero soltó al niño y que el lo abrazó y lo trató de calmar. “En ese momento entablamos una conversación sobre la ética de las personas, el respeto hacia los demás, la empatía”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

“Es lamentable esta falta de civilidad, que incluso tiene pena de cárcel”, dijo la jefa comunal Daniela Peñaloza.