Gloria Hutt, ministra de Transportes:“Incorporar a más mujeres es un desafío enorme en el sector transportes en Chile”

La titular de la cartera afirma que en 2019 se optimizará el uso de los recursos del Transantiago en regiones. También habla de la Ley de Convivencia Vial y el debut masivo de los electrobuses.


Este año, la ministra de Transportes, Gloria Hutt, se movió a toda velocidad. Pasó de abrir definitivamente el paseo Bandera a los caminantes, a pedalear en bicicleta cuando se aprobó la Ley de Convivencia Vial. Y en las últimas 72 horas se ha subido y bajado varias veces de los nuevos buses eléctricos que están operando desde este fin de semana en Santiago, una de las banderas que ha levantado el gobierno en el marco de su plan “Chile en marcha”.

Esta semana se presentaron los primeros 100 buses eléctricos para la capital. ¿Cuándo se verá una renovación de flota masiva?

Desde este fin de semana circularán 100 buses eléctricos, y a mediados de enero llegarán otros 100. Entre febrero y marzo de 2019 habrá otros 490 vehículos Euro VI. A esto se suma que, con miras a la licitación, las empresas deberían mandar a fabricar nuevos buses a mediados del próximos año, para que estén operando a comienzos del 2020 (cuando se adjudique el certamen). Entonces habrá un proceso de renovación del sistema, pues los buses viejos también salen de circulación.

¿Se establecerán zonas (unidades de negocios) completamente “eléctricas” en la futura licitación del Transantiago?

Es eficiente que este tipo de buses eléctricos estén destinados a corredores, pues necesitan terminales destinados a ellos, así como conductores especiales y mantención, tal como ocurrirá ahora en avenida Grecia (donde circularán los 100 buses). En la licitación no vamos a poner la condición de que se presenten las empresas solo con buses eléctricos, sino que dejaremos la puerta abierta a la posibilidad de que los operadores elijan los tipos de vehículos. Va a haber un puntaje por proponer este tipo de buses limpios, pero no será determinante para ganar la licitación.

¿Se consideraron los casos de desperfectos en EE.UU. que afectaron a buses eléctricos BYD al elegir máquinas de esta marca?

Esto se tomó en cuenta. No nos olvidemos de que tuvimos tres buses operando durante más de un año, en recorridos complejos, como en Peñalolén, con pendientes fuertes, y no hubo ningún problema. Ninguno.

En el caso de California, que investigamos también, hay distintas condiciones. Una, que (los buses) se fabricaron en EE.UU., y no en China. Y lo otro es que, independientemente de que tengan o no estos problemas mecánicos, no nos olvidemos de que China y EE.UU. están en una pugna tremenda. Entonces, no puedo dejar de lado ese contexto. Podría ser una señal dentro de la misma guerra comercial en la que están embarcados. No lo sé, pero más allá de eso, la experiencia que hemos tenido en Chile con estos buses es muy buena.

Entre los conductores de electrobuses se observa una importante proporción de mujeres. ¿Hay alguna política de incorporación en este sentido?

Sí, y no solo eso. Incorporar a más mujeres es un desafío enorme en el sector transportes en Chile. Es un mundo muy masculino en el que tenemos que abrir más caminos para las mujeres, y uno de esos caminos viene por la conducción de estos buses eléctricos.

¿Cuándo se abrirá a licitación del Transantiago y qué plazo de adjudicación se maneja?

Este año publicamos los contenidos esenciales de las bases de licitación y los sometimos al juicio de quienes van a participar como académicos, operadores, fabricantes bancos y empresas. Pronto enviaremos los términos de referencia del proveedor de flota (concesionario que se hará cargo de los buses) a la Contraloría, el que tiene que estar adjudicado cuando las empresas realicen sus ofertas para la licitación, debido a que tienen que saber con qué tipo de buses contarán. Desde allí avanzamos en las bases. Abriremos la licitación a fines del primer trimestre de 2019 y esperamos adjudicarla a mediados de año. Así, los buses nuevos estarán en el sistema a comienzos de 2020.

Los privados dicen que no es conveniente que haya una empresa que provea las flotas para los concesionarios, pues ellos tienen el derecho a elegir sus máquinas.

Ese punto de discusión fue importante y los operadores se sienten más cómodos con algunas marcas que con otras. Ellos podrán elegir, y por eso licitaremos primero un proveedor de flota, que entregará una lista de precios para ellos.

¿Qué novedades se esperan en 2019 en las regiones en materia de transporte?

En regiones, lo que queremos es avanzar en los sistemas de ferrocarriles que ya están previstos. Después, subir también el estándar del transporte público. Estamos definiendo una especie de modelo tipo, de proyecto tipo, que nos gustaría implementar, y eso lo vamos a anunciar pronto, probablemente durante el próximo año.

Al mismo tiempo, queremos optimizar el uso de los recursos del Transantiago destinados a regiones. Hemos hecho un barrido de más de dos mil contratos y encontramos una cantidad importante de asignaciones que no son las óptimas: por ejemplo, recorridos repetidos o barcazas que funcionan con dos pasajeros. Estimamos que el 30% de los contratos podría ordenarse, y esos mismos recursos se podrán usar para mejoras del transporte en las regiones. Hay que recordar que lo que entregamos anualmente a regiones, en total, asciende a US$ 800 millones.

El gran problema que tenemos es que los fondos se dedican a otros fines y, además, ni los fondos centrales ni buena parte de los otros recursos se destinan a mejorar las inversiones y conservar el valor de los activos. Así, nos queda un sistema que consume una cantidad monumental de recursos destinados solo a operación, mientras los activos mueren y no hay reinversión. Queremos cambiar ese esquema y asegurar que haya fondos para invertir, como se hace en EE.UU., por ejemplo, donde los fondos federales van solo a inversión.

Un proyecto emblemático es un tren entre Santiago y Valparaíso. Un proveedor le propuso al ministerio de Transportes ese proyecto, pero plantean que no ha tenido respuesta formal.

La respuesta está en la Contraloría en este momento, y la recomendación es que ese proyecto ingrese por la vía de la Ley de Concesiones.

El Metro se expandirá a través de la Línea 3. ¿Cómo ha funcionado la marcha blanca y de qué manera se abordarán problemas como las vibraciones?

Ha funcionado bien y están en los últimos ajustes. Las mediciones han resultado bien y, precisamente, hablamos de eso con Louis De Grange, presidente del Metro (el miércoles pasado). Además, los suelos son distintos. No debería haber problemas.

En cuanto a convivencia vial, ¿cuándo prevé que esté listo el reglamento de la ley?

Va a estar listo bastante pronto, creo que no más allá de marzo del próximo año.

Tras la puesta en marcha de la ley se han generado conflictos entre peatones, ciclistas y carabineros. Al mismo tiempo, como señaló el alcalde de Las Condes, se ha detectado un descenso en el uso de bicicletas de arriendo…

Esa estadística yo no la tengo. Entiendo que viene de una empresa de arriendo de bicicletas, y la atribuyo en buena medida a que entró con la ley la obligación de usar casco, pero no todas las personas lo portan. Hay que recordar, por ejemplo, que hay sistemas de scooters en los que cuando uno se inscribe, le entregan un casco. Uno podría resolverlo de esa forma. Para nosotros es muy importante mantener las medidas de seguridad, y la responsabilidad de usar los elementos de seguridad es del que circula, del ciclista. Y en cuanto a los criterios de Carabineros, no me ha llegado evidencia de ningún parte mal cursado.

La falta de ciclovías de estándar adecuado hace recordar lo ocurrido con la puesta en marcha del Transantiago, que partió con escasas vías exclusivas. ¿Es posible decir que la Ley de Convivencia Vial es una suerte de “Transantiago con dos ruedas”?

Esa es una interpretación posible, desde luego. Sin embargo, en el caso del Transantiago hay razones de diseño de ingeniería que hacían indispensable la infraestructura. No es el caso de las ciclovías. Aquí lo que la ley dice es: ordenémonos en el espacio que existe con una mejor convivencia. No es que sea indispensable la infraestructura de ciclovías: es distinto el sentido.

En el tema portuario, ¿cuál es su balance de las negociaciones hasta antes del viernes pasado?

Creemos muy firmemente en que una vez que empieza el diálogo, uno ya tiene un camino de salida de los conflictos.


“Esta aprobación en las encuestas me sorprende mucho”

Las encuestas dicen que usted tiene altos índices de aprobación (42%, según la Cadem). ¿Piensa que estos anuncios crean una plataforma para alguna candidatura?

Mi escenario era el clásico para este tipo de ministerio: no bajar de 35% de aprobación. Esto me sorprende mucho. Tengo como norma de vida dedicarme al objetivo que tengo en las manos. Cuando hay un objetivo y uno se confunde armando otros objetivos, se corre el riesgo de distorsionar las decisiones. Prefiero enfocarme en lo que estoy: subir el estándar del sistema de transporte, y si logro que la gestión del ministerio sea valorada para el bienestar de las personas, se cumple el objetivo encomendado por el Presidente.

¿Y posible presidenciable de Evópoli?

Nosotros en Evópoli tenemos un presidenciable, que es Felipe Kast. Yo trabajé intensamente por la primaria y tengo un compromiso muy grande. En eso no me pierdo: Felipe es el líder y el corazón de Evópoli y a él lo vamos a respaldar con todo.

Tres argumentos para una eventual opción presidencial: usted es mujer; ha enfrentado temas muy difíciles, como el Transantiago, con un manejo que ha concitado gran apoyo en las encuestas, y ha evidenciado capacidad de diálogo y negociación al abordar conflictos complejos…

(Silencio). Creo, y siempre he pensado esto, que hay una condición muy importante que hace que las personas hagan gobiernos exitosos o no, y es que hayan querido toda su vida ser Presidente. Yo no estoy en ese grupo. Me gusta mucho el trabajo que hago y me encantaría poder llegar al final. Recuerde que este ministerio tiene un promedio de dos ministros por período, así que yo todavía estoy dentro del 50% de probabilidad (ríe). Prefiero enfocarme en eso.


#Tags


Seguir leyendo