Mario Rozas en la Cámara: “Constantemente se ha pedido mi renuncia, pero tengo un mandato presidencial que cumplir”

El general director de Carabineros y el jefe de la Zona Metropolitana Oeste, general Enrique Monrás, realizaron una presentación en la Comisión de Seguridad Ciudadana donde entregaron detalles del operativo realizado el viernes en el Puente Pío Nono. Según señalaron, institución policial demoró 12 minutos en avisar a Bomberos de que el menor se encontraba herido en la ladera del río.




“Constantemente se ha pedido mi renuncia, pero tengo un mandato presidencial que cumplir y que es llevar, encabezar y liderar esta reforma que estamos llevando", dijo esta tarde el general director de Carabineros, Mario Rozas, en la Comisión de Seguridad Ciudadana de Cámara de Diputados, hasta donde asistió, vía telemática, para entregar información sobre la caída de un joven al río Mapocho propiciada, según acusa la fiscalía, por un carabinero que lo interceptó en medio de manifestaciones registradas el viernes en el sector del puente Pío Nono.

“Yo cuando asumo el mandato en esta institución, el mandato presidencial que se me ordena es de trabajar fuertemente en la modernización de la institución. Su Excelencia, el Presidente de la República, me advierte que no va a ser un trabajo fácil y que lo más probable es que iba a haber una transición para lograr esto. No se equivocó, porque realmente ha sido muy complejo, muy desgastante, Sobre todo desde hace un tiempo a la fecha donde hemos tenido graves alteraciones al orden público”, añadió.

En esa línea, dijo que desde octubre a la fecha se han registrado más de 20 mil eventos, “muchos, si no la gran mayoría, de graves alteraciones de orden público, lo que ha congregado a más de 8 millones de personas”.

Además, señaló que “nosotros siempre hemos reconocido nuestros errores, constantemente somos sometidos a evaluaciones. Esta es una instancia de evaluación para quien le habla”.

“La evaluación que nosotros hacemos es permanente, mantenemos un sistema de control que es en todo momento y ciertamente que se van efectuando las correcciones para no cometer errores que finalmente puedan ser horrores. Hay un control que es bastante exhaustivo”, aseguró.

Respecto a las críticas que han surgido debido a que el joven fue asistido por civiles y no por la policía uniformada, dijo que “nos habría encantado bajar a los Carabineros, pero a lo mejor se habría expuesto a una situación bastante más complicada de agresión y también este joven pudo haber sido víctima de esas agresiones”.

Detalles de operativo en el puente Pío Nono

Asimismo, el general director y el jefe de la Zona Metropolitana Oeste de Carabineros, general Enrique Monrás, realizaron una presentación en la Comisión de Seguridad Ciudadana de la Cámara de Diputados con detalles del operativo del viernes.

Rozas señaló que, de acuerdo a antecedentes policiales, de abril a la fecha se han registrado 918 eventos de desórdenes. “Esto es un dato más o menos relevante para tener en cuenta de todas las acciones en las cuales ha participado Carabineros”, dijo, y añadió que la mayoría se han registrado en Plaza Baquedano, Huechuraba y Peñalolén.

Luego, Monrás, quien para el viernes se encontraba de jefe de zona subrogante, mostró una presentación donde se mostró que el operativo constaba de 3 partes: Fase 1, contención y agrupamiento; fase 2, intervención y detención, y fase 3, copamiento post despeje.

En esa línea, dijo que la disuasión policial a las manifestaciones comenzó a eso de las 16.30. De acuerdo a sus registros, el joven cayó al río a las 19.34. Según sus propios registros, a las 19.46 personal de Cenco de Carabineros dio aviso vía telefónica a Bomberos de la caída del menor, solicitando colaboración. Vale decir, alrededor de 12 minutos después de la caída.

Mediante un dron, dijo, a las 19.50 se pudo observar que ya estaba siendo atendido por el Samu y Bomberos.

Además, por otra parte, Monrás insistió en la existencia de un acta de detención del menor, lo que ha sido refutado por la fiscalía. El uniformado dijo que personal del Sección de Investigaciones Policiales (SIP) fue en dos oportunidades a la Clínica Santa María, donde se encuentra internado tras ser operado de las fracturas en las muñecas con las que terminó. Una fue a las 20.30, donde, afirmó, acudieron un suboficial y un suboficial mayor y una funcionaria del recinto de salud le habría dado la identidad y el estado del menor.

Imagen mostrada por Carabineros que sitúa al menor antes de su caída al río.

Luego, según Monrás, un teniente del SIP fue en la madrugada y se contacta con la madre del menor en las afueras de la clínica. El uniformado “le solicita la facilidad de hacerse responsable del adolescente toda vez que por instrucción de la fiscalía debía ser apercibido, quedando a la espera de citación de la respectiva fiscalía local y debido a su estado actual no podía confeccionar la citada acta”.

“Le solicita el domicilio actual el cual queda registrado en el acta. Esta acta fue entregada el mismo día que se hizo el parte. El parte se terminó de hacer en horas de la mañana del día siguiente y se remitieron dentro de ello alrededor de 20 documentos adjuntos al parte policial, dentro de ellos esta acta de entrega a la madre y que tiene una firma. Pero, evidentemente, eso queda a la investigación que está llevando el Ministerio Público”, aseguró Monrás.

Además, dijo que en otra acta figura la lectura de los derechos y se señala la palabra “hospitalizado”, “eso porque Carabineros no tenía acceso a las personas”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Las "piedras del hambre" solo son visibles cuando los niveles del agua son extremadamente bajos, y llevan mensajes escritos por los antepasados alertando tiempos de pobreza, carencia y hambruna producto de la falta de agua.