Santiaguinos registran tiempos de viaje de hasta dos horas cada mañana

La avenida Manuel Rodríguez, a la altura de Agustinas, fue uno de los puntos con mayor congestión esta mañana. Foto: Luis Sevilla/La Tercera

Foto: Luis Sevilla/La Tercera

Indicador del Consejo de Desarrollo Urbano señala que las mayores demoras se dan en Quilicura y La Pintana. Sector de altos ingresos tarda menos en llegar al trabajo.




En medio de la polémica por el proyecto de ley que entregaría mayor flexibilidad en el horario de entrada a sus trabajos, surgió en redes sociales una pregunta: ¿Cuánto demoran las personas en llegar a sus empresas o lugares de estudio cada día?

Las cifras dadas a conocer por el Consejo de Desarrollo Urbano la semana pasada muestran que el tiempo de viaje en hora peak en la mañana en transporte público de los habitantes de Santiago puede alcanzar hasta dos horas en comunas como Quilicura, Lo Espejo y La Pintana. En cambio, los desplazamientos en Providencia o Las Condes pueden alcanzar los 70 minutos (ver infografía).

Los datos reflejan que ninguna de las comunas de la capital cumple con el indicador que sugiere el consejo, que es de 60 minutos en ese trayecto.

Por otra parte, según cálculos de PULSO, en base a la Encuesta Casen 2017, los trabajadores del sector de la construcción registran los mayores tiempos de viaje a su lugar de trabajo, con 65 minutos en promedio, casi el doble de lo que demoran los gerentes de empresas (34 minutos). También experimentan largos trayectos las personas que realizan labores domésticas, con 58,8 minutos, y profesionales de nivel medio, con 47,3 minutos en sus desplazamientos.

El investigador del Centro de Estudios Públicos (CEP) Slaven Razmilic afirma que diversificar los horarios de ingreso al trabajo "ayudaría a disminuir la congestión de la actual hora punta y reduciría los tiempos en el margen. En la misma línea, poder pactar horarios distintos para aprovechar períodos menos congestionados también es beneficioso".

En cuanto al sector socioeconómico, el análisis también indica que los chilenos de altos ingresos demoran menos en sus traslados, lo que se explicaría por el fácil acceso a medios de transporte (autos particulares, taxis o plataformas).

La alcaldesa de La Pintana, Claudia Pizarro, planteó que "hay una inequidad territorial tremenda en Santiago. Tenemos un pésimo Transantiago y no hay red de Metro, lo que complica los traslados a las personas de menores recursos. ¿Sería imposible llegar a las 7.30 horas a los trabajos? Claro, tendríamos que levantarnos antes de las 5.00".

Reacciones

Sergio Baeriswyl, arquitecto y presidente del Consejo de Desarrollo Urbano, explica que los largos tiempos de viaje pueden llegar a afectar la calidad de vida de las personas. "Limitan a las personas en cuanto al acceso al comercio, servicios, cultura y al mismo empleo", señala. Propone que la autoridad aplique estrategias como mejorar la oferta en servicios de buses y Metro a nivel nacional, además de que las inversiones en áreas como salud y educación de calidad lleguen a todas las comunas (para que las personas tengan acceso rápido).

Carlos Melo, académico del área del transporte de la U. San Sebastián, asegura que los demorosos trayectos en las urbes se explican por la altísima congestión vehicular y porque la actividad comercial se concentra en la zona oriente de Santiago. "La mayor parte de las personas vive en comunas alejadas, que es un factor que los empleadores debiesen tener en cuenta", añade.

Agrega que no solo los capitalinos pasan largo tiempo en el Metro o los buses, sino que las personas "evalúan mal la calidad de estos".

Según el Ministerio de Transportes, los usuarios le ponen un 4,8 al Transantiago (de 1 a 7) y un 6,3 a los buses con estándar "Red", como los eléctricos.

Comenta