Sífilis, enfermedad de Behcet y púrpura trombocitopénica idiopática: abogado de Rojas Vade revela las patologías que afectarían al constituyente

FOTO :CRISTÓBAL ESCOBAR/AGENCIA UNO

Tomás Ramírez afirma que desde que fue diagnosticado con sífilis, en 2013, su representado comenzó a decirle a sus familiares que tenía cáncer, y señala que lo hizo por el "estigma social" que genera esta enfermedad.




El abogado defensor de Rodrigo Rojas Vade, Tomás Ramírez, dio a conocer esta noche los diagnósticos que ha tenido el convencional constituyente desde 2013. Esto, luego de que en entrevista con La Tercera, Rojas reconociera que nunca ha tenido cáncer.

Rodríguez -quien comenzó a representar al constituyente desde el miércoles de la semana pasada en la causa por perjurio, y que también se hará cargo en la causa por desórdenes públicos en su contra- señaló en el programa Mentiras Verdaderas de La Red que luego de revelarse que su representado nunca tuvo cáncer, “todas las personas pensaron inicialmente que iba a ser VIH o algo similar, y no lo era”.

Durante la semana pasada, el abogado afirma que se dedicaron a verificar “documento por documento”, junto a médicos, cuáles son todos los diagnósticos de Rojas Vade desde 2013: “Hoy tiene identificada al menos dos enfermedades que probablemente en su diagnóstico pueda ser reevaluado, porque ahora se tienen todos los antecedentes desde su primer diagnóstico desde el año 2013”.

El abogado señala que el primer diagnóstico que recibió el miembro de la Convención Constituyente fue sífilis, y que esta enfermedad es la que “genera un estigma social”, y cuyo diagnóstico sería el punto de origen para decirle a sus cercanos que tenía cáncer.

“Es un asunto bien complejo, porque él ha tenido distintas enfermedades y ha tenido distintos diagnósticos, y lo que sucede es que la primera de ellas es la que genera este estigma social y que según lo que él me ha señalado, en ese momento a su círculo cercano le dice, ‘estos síntomas que tengo yo no corresponden a la enfermedad que me fue diagnosticada, sino que al cáncer’, y en las siguientes enfermedades, en los siguientes diagnósticos, los fue asociando a esa primera historia. Esto es lo que me dice él”, agregó Ramírez.

“Es una enfermedad tratable, no pareciera tener una proyección, pero sí tiene una estigma social (...) Según lo que él me señaló, fue en ese momento cuando él comienza esta historia”, recalcó el abogado.

En la documentación médica mostrada por el abogado aparecen síntomas como náuseas, cefaleas, problemas gástricos, afectaciones al cabello y a la piel y problemas sanguíneos.

En febrero de 2017 aparece como diagnóstico la enfermedad de Behcet, indicó Ramírez, agregando que “pareciera ser una de las enfermedades que está vinculada con el problema de la sangre, que es probable que sea, que tiene todos estos síntomas”.

En los últimos ingresos -de octubre de 2020, noviembre de 2020 y de mayo de 2021- el diagnóstico, de acuerdo a los documentos mostrados por el representante de Rojas, es púrpura trombocitopénica idiopática, enfermedad que se caracteriza por una disminución de plaquetas y que se genera porque los órganos inmunitarios producen anticuerpos contra las plaquetas, lo que hace que el bazo reconozca a las propias plaquetas como células extrañas y las destruya.

La enfermedad de Behcet, en tanto, es un trastorno poco frecuente que causa la inflamación de los vasos sanguíneos en todo el cuerpo. Esta puede provocar numerosos signos y síntomas que, inicialmente, no parecen estar relacionados. Pueden incluir llagas en la boca, inflamación de los ojos, erupciones y lesiones en la piel, y llagas genitales.

Deuda y rifa a beneficio

En su declaración de patrimonio e intereses, Rojas Vade aseguró tener una deuda de $27 millones por “financiamiento de tratamiento quimioterapéutico” con el banco Scotiabank, lo que generó una denuncia por parte de la mesa directiva de la Convención Constituyente.

La mayoría de las hospitalizaciones y atenciones médicas de Rojas Vade se realizaron en la Clínica Alemana. Según manifiesta el abogado, esto se debió a que “Rodrigo tenía isapre, porque trabajaba en Lan Chile, entonces tenía un ingreso relativamente bueno, y además, donde yo entiendo, tenía un seguro colectivo”.

Ramírez al explicar cómo se generó la deuda, dijo que “generalmente cuando una persona tiene una enfermedad de alto costo o un choque económico de esta magnitud, en donde los costos van sucediendo uno tras otro, se forma lo que en términos coloquiales se dice ‘bicicleta’, entonces se paga una deuda abriendo otra, y aquí lo que hubo fue uso de crédito y de tarjetas de crédito”.

“El alto costo tiene que ver sobre todo por la hospitalización. Yo no tengo en este minuto el detalle de los pagos realizados, pero para que uno entienda la magnitud, los programas clínicos de la isapre que él tenía, daban cuenta que el copago que debía realizar él por estas hospitalizaciones eran de un total de $ 47 millones. Había en algún minuto un seguro médico que cubría otra parte, pero es importante tener claro cuáles son esos márgenes, porque además, él queda cesante en abril del 2020 de JetSmart, y al mes siguiente se realiza esta rifa para reunir fondos, porque no se trata de que él haya tenido una enfermedad con una carga financiera muy intensa, sino que era un proceso donde ingresaba una y otra vez, y este monto se iba haciendo cada vez más grande”, especificó.

Sobre la rifa organizada en el beneficio de su representado, el abogado afirma que, según lo que Rojas Vade le aseguró, se recaudaron alrededor de $ 13 millones. ¿El destino de estos dineros? Ramírez indicó que “según lo que me señala (Rojas) y lo que yo he podido corroborar con algunos documentos, pero no todos, evidentemente porque muchos de ellos provienen directamente de estas instituciones donde se están pidiendo para que se entreguen, son los gastos (médicos) asociados a estos. Hay una parte del gasto que va a ser muy difícil de poder determinar, porque se refiere, por ejemplo, a boletas de medicamentos”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.