Comisión de Salud aprueba suicidio asistido en proyecto de eutanasia

Imagen Salud 2766

La Comisión de Salud de la Cámara durante la sesión en la que se revisó hoy el proyecto de eutanasia.

Diputados respaldaron indicaciones que facultan a un médico a prescribir una sustancia letal que puede autoadministrarse el paciente para provocarse la muerte.




Un paso clave para el futuro del proyecto de ley que busca despenalizar la eutanasia se debatió hoy en la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados.

Los parlamentarios iniciaron la discusión en torno a los requisitos que deberán cumplir -además de padecer una enfermedad terminal o un sufrimiento físico o psíquico insoportable- los pacientes que busquen optar a ese procedimiento.

Entre los requisitos copulativos que plantea la iniciativa -que está en primer trámite y que fusiona varios proyectos de parlamentarios sobre este tema- se encuentran: haber sido diagnosticado por al menos dos médicos competentes en estado de salud terminal o en estado de sufrimiento físico o mental constante e insoportable; ser mayor de edad, encontrarse en pleno uso de sus facultades mentales y manifestar su voluntad de manera expresa e inequívoca y libre de cualquier presión externa, los que fueron aprobados.

Además, se aprobaron dos indicaciones que permitirían el suicidio asistido, es decir, que el médico pueda prescribir una sustancia letal que puede autoadministrarse el paciente -supervisado por un especialista- para provocarse la muerte.

La primera fue respaldada por ocho votos a favor -de la oposición, incluido el DC Víctor Torres, y del RN Jorge Durán- y cinco en contra, del resto de Chile Vamos. Y la segunda enmienda fue aprobada por siete votos (de oposición y Durán), cinco en contra y una abstención, de Torres.

"Nosotros ya aprobamos la participación directa del médico en la materialidad de practicar la eutanasia. Por lo tanto, lo lógico es que aprobemos la participación indirecta, que podría tener menos problemas éticos y menos niveles de objeción de conciencia", explicó uno de los impulsores de la enmienda, el diputado Vlado Mirosevic (PL).

Desde el oficialismo, en tanto, el diputado Andrés Celis (RN) sostuvo que incluir la posibilidad del suicidio asistido en la legislación era algo "aberrante" mientras que su par Jaime Bellolio lamentó la aprobación del artículo. "Tal como está quedando, esta sería la ley más abierta en el mundo", dijo.

Sin embargo, era respecto del requisito de la edad donde se esperaba hoy el debate más complejo. Esto, por una controvertida indicación -impulsada por parlamentarios del Frente Amplio- que busca ampliar el rango etario que se estableció en el proyecto original, es decir, mayores de 18 años de edad, a adolescentes desde 14 años en adelante, siempre y cuando cuenten con la venia de uno de sus tutores legales.

Si bien en los días previos había división sobre ese punto en la propia oposición, desde el sector proyectaban hoy una votación ajustada e, incluso, auguraban un triunfo. Esto, luego de que cambiara -por hoy- la composición de la comisión, ya que el DC Daniel Verdessi, quien se manifestó en contra de incluir a los menores de edad, no pudo asistir y fue reemplazado por su par Víctor Torres, quien está en la postura contraria. Además, la diputada Claudia Mix (Comunes) reemplazó a Juan Luis Castro (PS), quien tenía dudas sobre la inclusión de menores.

Sin embargo, la comisión solo alcanzó a votar la admisibilidad de la enmienda, la que fue aprobada, y será discutida en la próxima sesión de vuelta de la semana de receso distrital.

En el caso de que se rechace la propuesta, dicen en la oposición, de todas formas insistirán con una indicación que incluya a los adolescentes, pero a partir de los 16 años en adelante, lo que podría ser una solución intermedia que genere mayor consenso.

Comenta