Economistas sorprenden con propuesta para crear Fondo Covid de US$ 12.000 millones

El ministro de Hacienda, Ignacio Briones.

Una muy buena impresión causó en todos los parlamentarios la fórmula del grupo transversal de 16 expertos, que consideraron era más audaz que la del gobierno.




Una sorpresa se llevaron este miércoles los parlamentarios de la Comisión de Hacienda ampliada cuando los economistas que “asesoraban” al ministro de Hacienda, Ignacio Briones, expusieron una propuesta consensuada entre ellos, quienes representan distintas tendencias, y que va más allá de la hoja de ruta defendida por el gobierno para negociar el plan de emergencia.

Como punto de partida plantearon conformar un Fondo Covid por US$ 12 mil millones -frente a los US$ 10 mil millones propuestos por el Ejecutivo- de dinero fresco provenientes de deuda y del Fondo de Estabilización Económica y Social (Fees) para ser gastado exclusivamente en apoyar los ingresos de las familias y el tejido productivo, y en planes de reactivación de la economía. Su idea es que el fondo tenga una duración transitoria de 24 meses, pero flexible, de modo que si se requiere gastar antes los recursos, se desembolsen. Y si sobran o se desactiva antes, vayan al Fees.

Las exposiciones estuvieron a cargo de seis de ellos, que se dividieron por eje, y se preocuparon de que las duplas fueran reveladoras del consenso, mostrando diferentes tendencias. El marco fiscal, en manos del exministro de Hacienda Rodrigo Valdés y el exdirector de Presupuestos de este gobierno Rodrigo Cerda; lo social, a cargo de Bettina Horst (Libertad y Desarrollo) y Andrea Repetto (UAI), y las medidas de reactivación fueron expuestas por el exministro de Economía de Piñera Juan Andrés Fontaine y Claudia Martínez (UC). Valdés, Repetto y Martínez estuvieron detrás de propuesta del Colegio Médico.

Los firmantes de la propuesta son, aparte de los mencionados, los expresidentes del Banco Central Vittorio Corbo, José De Gregorio y Rodrigo Vergara, y, por orden alfabético, Rafael Aldunate, Álvaro Díaz, Sebastián Edwards, Sebastián Izquierdo, Claudia Sanhueza, Klaus Schmidt-Hebbel y Cristián Solís.

En el documento enviado a los congresales enfatizan la necesidad de cuidar a futuro la sostenibilidad fiscal ante el peligro de afectar el bajo riesgo país que ostenta Chile.

En cuanto a las medidas más sociales, los economistas formularon mejoras al Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) a partir de junio, con una cobertura más flexible a medida que las personas vayan cambiando su estatus de ingreso. “La mayoría propone definir un monto de beneficio per cápita de entre $ 80.000 y $ 90.000, lo que implica para un hogar de cuatro personas entre $ 320.000 y $ 360.000”. Sugieren que el aporte decrezca según el número de integrantes de la familia y que en agosto el pago se reduzca al 80% del monto inicial. “Por defecto el beneficio se termina en agosto, pudiendo ser renovado por dos meses adicionales por un monto no superior al 80%, de acuerdo a la situación sanitaria”, dicen.

También se propone un complemento de los ingresos formales, con un piso de $ 25.000 por persona. Y modificar las tasas de reemplazo de quienes hacen uso del seguro de cesantía, ya sea por suspensión de contrato o por desempleo.

En cuanto a reactivación, proponen ampliar el Fogape a todas las empresas. Ante problemas de liquidez de las firmas grandes sostienen que “el apoyo estatal” sea “última instancia”, para empresas viables, con estrictas condiciones de utilidades, inversiones fuera del giro y remuneraciones a altos ejecutivos. Incluso, se abren a la posibilidad de entrar a la propiedad vía acciones, pero con la obligación de liquidarlas en un plazo, “por ejemplo, no superior a dos años desde su adquisición”.

Entre varias ideas, para promover el empleo plantearon crear un nuevo subsidio temporal para los contratados y los reincorporados por empresas acogidas a la Ley de Protección del Empleo, por seis meses, para “suavizar el costo inicial de la normalización”.

Comenta