La peste negra, una amenaza que nunca se ha ido: detectan nuevos casos en EE.UU.

La peste negra, una amenaza que nunca se ha ido: detectan nuevos casos en EE.UU.

También conocida como peste bubónica, es una enfermedad prácticamente erradicada, pero de la que aún se producen brotes.


En julio de 2020, en plena pandemia, se produjo una inquietante preocupación sanitaria alrededor del mundo, después que autoridades chinas de una ciudad en la región de Mongolia Interior emitieron una alerta después de que un hospital reportó un caso sospechoso de peste bubónica.

La advertencia fue realizada por la Comisión de Salud de la ciudad de Bayannur, la que publicó la alerta sanitaria de tercer nivel de un sistema de cuatro categorías.

El instructivo, por ejemplo, prohíbe la caza y el consumo de animales que podrían trasmitir la plaga y pide a los residentes que reporten cualquier caso sospechoso de peste o fiebre sin razones claras, y que informen sobre marmotas enfermas o muertas, algunos de los animales que se sabe son capaces de transmitir la peste.

La peste negra, una amenaza que nunca se ha ido: detectan nuevos casos en EE.UU.

Se trata de una advertencia recurrente en Asia, pero no tan común en occidente. Sin embargo, en 2021 el Departamento de Salud de Nuevo México (NMDOH), en EE.UU. anunció que un hombre del condado de Lincoln murió de peste después de ser hospitalizado por la enfermedad. Fue el primer caso humano de peste en Nuevo México desde 2021 y la primera muerte desde 2020.

Y ahora, las autoridades de Colorado confirmaron el martes que se detectó un caso humano de peste en el condado de Pueblo. Esto se produce después de otro caso humano registrado en Oregon en febrero.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, su sigla en inglés) de Estados Unidos señalan que se informa un promedio de siete casos en el país cada año, principalmente en los estados del oeste y el suroeste. A nivel mundial, hay alrededor de 1.000 a 3.000 casos por año, y los tres países más endémicos son la República Democrática del Congo, Madagascar y Perú, según la Organización Mundial de la Salud.

No existe una vacuna que pueda prevenir la infección por peste, aunque hay medidas que se pueden tomar, como usar repelente de insectos y aplicar productos para el control de pulgas a las mascotas, para reducir el riesgo de infección.

Sin embargo, hoy en día, la mayoría de los casos de peste no resultan en muerte debido a los avances en el tratamiento, incluidos los antibióticos comúnmente disponibles, aunque los casos no tratados pueden ser fatales. El riesgo general de muerte por todos los tipos de peste en los EE. UU., según la Clínica Mayo, es de alrededor del 11%.

Peste negra: una enfermedad que puede ser mortal

La peste bubónica, que fue conocida como “peste negra” durante la Edad Media, es una enfermedad altamente infecciosa y a menudo letal que suele propagarse a través de roedores.

Los casos de peste bubónica no son raros en China, pero los brotes son cada vez menos frecuentes.

La enfermedad es provocada por la bacteria Yersinia pestis, la que causa hinchazón de los nodos linfáticos y manchas negras en la piel, lo que le da su nombre.

Pulga de roedor, capaz de transmitir la enfermedad a los humanos.

La peste habría llegado a Europa a través de los ejércitos mongoles y los mercaderes que recorrían la próspera “ruta de la seda”.

Más de 700 años después, muchos estiman que esta bacteria se extinguió. Pero en rigor ha seguido atacando: la última vez que lo hizo desenfrenadamente fue a fines del siglo XIX y principios del XX.

Imagen de la bacteria Yersinia pestis, causante de la Peste negra. Crédito: Institutos Nacionales de la Salud.

Aunque los científicos creen que la bacteria evolucionó para ser menos mortal, la peste nunca “se desvaneció” realmente. Existen casos documentados en Estados Unidos, de perros semisalvajes que aún cargan con este patógeno, y que pueden transmitirlo a las personas.

De hecho, aunque son casos raros y rápidamente aniquilados con antibióticos, hay fichas médicas de personas infectadas. La bacteria aún está vigente, y científicos y médicos siempre están atentos ante la eventualidad que genere una nueva pandemia.

Una casa en un barrio bajo en Sídney, Australia al momento del brote de peste bubónica de 1900.

Síntomas de la peste negra

Los síntomas de la peste en humanos incluyen fiebre repentina, escalofríos, dolor de cabeza y debilidad. En la mayoría de los casos se produce una inflamación dolorosa de los ganglios linfáticos de la ingle, las axilas o el cuello. Los síntomas de la peste en perros y gatos incluyen fiebre, letargo y pérdida de apetito. Puede haber una inflamación en el ganglio linfático debajo de la mandíbula.

Para prevenir la peste, el Departamento de Salud de Nuevo México recomendó lo siguiente:

  • Evite los roedores y conejos enfermos o muertos, así como sus nidos y madrigueras.
  • Evite que las mascotas deambulen y cacen.
  • Hable con su veterinario sobre el uso de un producto adecuado para el control de pulgas en sus mascotas, ya que no todos los productos son seguros para gatos, perros o sus hijos.
  • Haga que un veterinario examine rápidamente a las mascotas enfermas.
  • Consulte a su médico acerca de cualquier enfermedad inexplicable que implique fiebre repentina y severa.
  • Limpie las áreas cercanas a la casa donde podrían vivir los roedores, como pilas de leña, montones de maleza, basura y vehículos abandonados.
  • Coloque pilas de heno, madera y abono lo más lejos posible de su casa.
  • No deje la comida y el agua de su mascota al alcance de los roedores y la vida silvestre.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbete aquí.