Gonzalo Blumel, el sobreviviente de Apoquindo 3000

Este lunes, Blumel se convirtió en el nuevo ministro del Interior y del estrecho grupo de colaboradores del Presidente Sebastián Piñera que lo acompañó en su campaña, es el único que se mantiene en el comité político. Andrés Chadwick dejó el gabinete y Cecilia Pérez asumió la cartera de Deportes.




Del trío que trabajó estrechamente durante la campaña presidencial que llevó a Sebastián Piñera a convertirse en Presidente por un segundo periodoGonzalo Blumel, hoy titular de la cartera de Interior, es el único sobreviviente del equipo de Apoquindo 3000 que se mantiene en el comité político.

Esto último, tras el cambio de gabinete que provocó la salida de Andrés Chadwick de esa cartera, en medio del estallido social que afectó al país, y el traslado de Cecilia Pérez de la vocería de gobierno al Ministerio del Deporte.

Por primera vez en la historia de Evópoli -partido de centro derecha fundado en 2012- uno de sus militantes se convierte en el jefe de gabinete del Mandatario.

El "guardián" del Piñerismo desembarca en Interior

Cristián Larroulet -hoy jefe de asesores de La Moneda- fue el link entre Blumel y Piñera, pero "de puro patudo" -contó Blumel en 2017 a La Tercera- él llegó donde quien fuera ministro Segpres de Piñera. Estando en Futrono, donde participaba en Jóvenes al Servicio de Chile, se ganó una beca para estudiar en Inglaterra, pero no le alcanzaba la plata para vivir. Por eso, llamó a Larroulet y le pidió financiamiento a cambio de trabajo en Libertad y Desarrollo cuando volviera. Larroulet no le dio la plata, pero tiempo después, ya en Birmingham, lo llamó para reclutarlo en el equipo del instituto que se preparaba para desembarcar en La Moneda. Blumel embaló y se volvió a Chile.

El tiempo de la presidencial se acercaba y el ingeniero comenzó a ser mano derecha de Larroulet en los grupos Tantauco. "Partí tipeando los contenidos del programa, hasta que de a poco fui metiendo la cuchara", relató a este medio.

Luego vino el arribo a la Segpres, donde a los pocos meses se hizo cargo de la División de Estudios. Estando en eso, le tocó integrar el comité de comunicaciones de La Moneda, en el que participaba el propio Presidente. "Me pusieron ahí porque, por mi cargo, era el único que no iba toda la semana a Valparaíso. Y ahí conocí directamente al Presidente", contó el hoy secretario de Estado.

Llegó marzo de 2013 y la entonces jefa de asesores de la Presidencia, María Luisa Brahm, pasó a integrar el Tribunal Constitucional. Piñera tenía el ojo puesto en Blumel: ingeniero, llegaba siempre a las reuniones con los datos correctos, con las estructuras organizadas. Y lo puso en reemplazo de quien era considerada su mano derecha.

Consultado en 2017 por La Tercera sobre su relación con el Mandatario y si eran comunes las discusiones entre ambos, Blumel contestó: "Claro que sí. No tenemos tantas diferencias de opinión, pero él es abierto a escuchar opiniones diferentes, pero tienen que estar bien argumentadas. El tincómetro no es suficiente. Tenemos una relación bien horizontal. En general, las decisiones del equipo son muy colectivas, tenemos mucha sintonía fina".

Su respuesta también alude a una de las principales críticas que se le hacen a Blumel, esa de que frente a Piñera actuaría como un yes man, alguien que sólo acata y que no cuestiona. "Gonzalo es una persona de mucha formación personal y al Presidente le gusta porque es trabajador y analítico. No es para nadie alguien que no tenga opinión política propia, y cuando discrepa de Piñera se lo dice con toda claridad", respondió en ese entonces Larroulet cuando fue consultado por el tema.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.