José Antonio Kast sobre Bolsonaro: “Representa la esperanza de Brasil”

Autor: A. Labra

Exabanderado dice que “me encantaría que Jair Bolsonaro sea elegido Presidente”.


Usted condenó en Twitter el ataque a Bolsonaro, cuestionando a quienes, con violencia, quieren “frenar el triunfo de la libertad en América Latina”. A su juicio, ¿Bolsonaro representaría el triunfo de la libertad?
El triunfo de Iván Duque en Colombia y el potencial triunfo de Jair Bolsonaro en Brasil son señales muy positivas del cambio que se está produciendo en Latinoamérica. Las personas están cansadas de gobiernos autoritarios e intervencionistas, que ven el Estado como la respuesta a todos los problemas y luego lo utilizan para adoctrinar a las personas y someterlas a su ideología. Luego de casi una década de sometimiento a la izquierda chavista, Latinoamérica está dando un giro hacia la libertad y hacia la defensa del sentido común.

¿Le gustaría que él gane la elección presidencial de Brasil?
Por supuesto que me encantaría que Jair Bolsonaro sea elegido Presidente. Si bien no comparto todas y cada una de sus propuestas, sí considero que es un actor que se diferencia del resto y que se plantea a favor del orden, de la autoridad, del desarrollo económico y en contra de la corrupción y la violencia.

Para usted, ¿qué representa él como candidato?
Yo creo que él representa la esperanza de Brasil, la idea de que se puede gobernar pensando en las personas y no en los partidos o los beneficios irregulares de la política.

Muchos consideran a Bolsonaro un populista de derecha. Usted ha criticado el “populismo de izquierda”…
Lo que veo muchas veces es que hay esta tendencia en algunos medios de comunicación, que son más liberales o de izquierda, a caricaturizar a distintos liderazgos que existen. Bolsonaro al menos dice con fuerza y con valentía las cosas que cree, a diferencia de otros políticos. Y es una persona que habla fuerte en contra de la delincuencia, narcotráfico, corrupción, identidad de género; es una persona que defiende con fuerza a la familia; no está involucrado en actos de corrupción. Por lo tanto, lo que veo es más una tendencia de medios de comunicación o de ciertos comentaristas que les van colgando cartelitos a las personas.

¿No le genera ruido que él sea un defensor de la dictadura brasileña?
Es como cuando a mí me acusan de pinochetista. Yo lo que digo es que defiendo las cosas buenas del gobierno militar, que sentó las bases de la modernidad, que restableció la institucionalidad, y rechazo las violaciones a los derechos humanos.

Bolsonaro es un personaje controvertido. ¿No le complica a usted aparecer vinculado a él o toda publicidad es buena al final?
No, al revés, yo creo que se debieran complicar más las personas del Frente Amplio que estuvieron con Maduro en Cuba y que salieron respaldando a los tres: el Foro de Sao Paulo respaldó a Maduro, Ortega y Castro. Eso me daría vergüenza. Pero reunirme con gente de derecha, que puede ser controvertida, pero que ha sido electo como parlamentario por vía democrática y que está participando en una elección democrática, no tiene por qué generarme ninguna vergüenza.

Seguir leyendo