Quién sube y quién baja después del aplastante triunfo del Apruebo

25 de octubre del 2020/SANTIAGO Una bandera flameando, proyectada en el Palacio de la moneda, tras conocerse los resultados del Plebiscitos 2020. FOTO: SEBASTIAN BELTRAN GAETE/AGENCIAUNO

A 11 meses de que se firmara el icónico acuerdo constitucional que abrió la puerta al plebiscito y que terminó con un arrollador triunfo del Apruebo, queda en evidencia un dispar balance de las figuras que protagonizaron el proceso.




Hicieron apuestas claras, que a varios les valió críticas y rupturas con sus partidos. Hoy, tras la expresión de la ciudadanía en las urnas, diversos dirigentes políticos -partiendo por el Presidente Piñera y su gobierno- sacan las cuentas respecto de la ganancia o pérdida en que se tradujo su opción.

¿Los ganadores? Todas las fuerzas que apostaron por el acuerdo del 15 de noviembre -fuera quedó el PC y parte del Frente Amplio, y el Partido Republicano- y, principalmente, por la opción Apruebo en sus coaliciones.

Todos tienen ahora el desafío de potenciar sus posibilidades ante la convención constitucional cuyos miembros se elegirán el 11 de abril de 2021.

Sebastián Piñera salva una valla clave

“Hasta ahora, la Constitución nos ha dividido…” “Este es un triunfo de todos los chilenos y chilenas que amamos la democracia, la unidad y la paz”. Ambas fueron frases que el Presidente Piñera pronunció hoy, en su discurso en La Moneda en el que asumió la aplastante victoria del Apruebo.

Para La Moneda, hasta el cierre de esta edición, se cumplía uno de los elementos clave a la hora de la lectura política del referéndum: que el acto se llevara a cabo de manera pacífica, sin desmanes graves antes y durante de éste que pudieran mermar la participación.

El día de ayer, a pesar de las colas que se vieron en los distintos locales de votación, la jornada se dio con toda normalidad, aun cuando en la tarde-noche se registraron manifestaciones y enfrentamientos con Carabineros en Plaza Baquedano y Puente Alto.

En Palacio apuntaban que salvar la primera valla del plebiscito de esta forma apuntalaría al Presidente Piñera, quien ayer al votar manifestó que “la inmensa mayoría de los chilenos queremos cambiar o modificar la Constitución”.

Pero esa es la primera valla. En el Ejecutivo y Chile Vamos saben que viene la más difícil de todas: restañar las heridas que dejó la división entre Apruebo y Rechazo en las filas oficialistas, y asegurar la unidad con miras a la elección de alcaldes y constituyentes que se dará lugar en abril de 2021.

Para Piñera y su entorno, además, es clave que él logre tomar un rol en el debate constitucional que se abre, cuestión que ha sido criticada desde la oposición en los últimos meses. Como sea, el Mandatario logró sortear un gran primer obstáculo, lo que hace que su figura tenga un balance positivo. Sin embargo, lo que viene es materia de amplia incertidumbre tanto dentro de su coalición como respecto del punto en que su gobierno queda ante la oposición.

Gabriel Boric, solitaria decisión que capitaliza

Su rol fue clave para que se materializara el acuerdo del 15 de noviembre y el plebiscito. El diputado de Convergencia Social Gabriel Boric, terminó firmando esa madrugada a título personal el pacto político transversal, pues su colectividad no respaldó el texto pese a haber participado de las negociaciones. Su decisión, incluso, le generó ser suspendido de su militancia por el Tribunal Supremo de su partido.

No solo eso. Su decisión generó la salida de más de cien militantes de la tienda, entre ellos, el alcalde de Valparaíso, Jorge Sharp, con quien Boric terminó cortando relaciones. Y en diciembre pasado fue “funado” en medio de las manifestaciones sociales producto de su determinación.

Sin embargo, el diputado frenteamplista no se arrepiente. Así lo hizo saber en una entrevista con La Tercera donde recalcó que “arriesgué mi capital político para terminar con la Constitución de Pinochet”. Y a las luces de los resultados su decisión terminó siendo acertada, debido a la amplia participación y el triunfo holgado de la opción que él impulsó, lo que lo reinstala como una de las figuras más potentes del conglomerado.

Distintas varas para medir a las “oposiciones”

No todos en la oposición pueden ser medidos con la misma vara a la hora de “sacar las cuentas” sobre los resultados del plebiscito constitucional de este domingo.

Partidos como el PPD de Heraldo Muñoz, el PS de Álvaro Elizalde, la DC de Fuad Chahin, o el Partido Radical de Carlos Maldonado, jugaron un rol muy activo en las negociaciones del 15 de noviembre y empujaron para que se materializara el proceso para una nueva Constitución.

Por otro lado, en el Frente Amplio no todos desde el principio se sumaron al acuerdo, incluso algunos fueron muy críticos del pacto, como el Partido Humanista, colectividad que incluso terminó saliéndose del conglomerado y generando una reconfiguración de fuerzas en el bloque. Esto, pese a que luego la nueva conformación del FA terminó alineándose tras el Apruebo y la convención constitucional, ambas apuestas que resultaron ampliamente ganadoras. La principal figura de la coalición, la excandidata presidencial Beatriz Sánchez, fue potenciada como líder del proceso y fue una de las principales oradoras.

El Partido Comunista también se excluyó de firmar el acuerdo del 15 de noviembre. Su crítica apuntaba a que el acuerdo no aseguraba paridad, o escaños para los pueblos originarios y que los invitaron tarde a las negociaciones. Lo cierto, es que luego la colectividad de la hoz y el martillo se alineó tras las opciones de Apruebo y Rechazo, aunque también recibieron críticas acusándolos de subirse al carro de la victoria.

Desbordes con saldo favor

Desde las 20 horas de ayer, la mesa directiva de Renovación Nacional, encabezada por Rafael Prohens, esperaba en el Hotel Courtyard al ministro de Defensa, Mario Desbordes. Apenas quedó claro el irreversible triunfo del Apruebo en el plebiscito de ayer, el sector de RN que se la jugó por esa opción ideó una puesta en escena con parlamentarios y alcaldes de la colectividad que tenía por figura central al expresidente de RN, pues fue uno de los principales artífices del acuerdo constitucional que se firmó el 15 de noviembre del año pasado, el que tuvo su principal hito con el plebiscito en el que se aprobó discutir una nueva Constitución.

Tras la jornada, quedó claro que Desbordes es una de las figuras políticas que quedó con saldo a favor. Tanto así, que varios de sus cercanos aseguraban que era el momento de pensar en serio en una eventual candidatura presidencial y acortar su permanencia en el gabinete. A juicio de los cercanos al ministro de Defensa, la aplastante diferencia con que ganó el Apruebo consolidaba completamente su triunfo frente a la pugna interna que sostuvo por meses con el actual canciller Andrés Allamand que defendió el Rechazo. “La derecha moderada que representa Desbordes ganó ayer”, aseguraba el diputado Camilo Morán.

Joaquín Lavín apuntó al resultado

A diferencia de su partido, el alcalde de Las Condes se apuró en señalar –en diciembre del año pasado- que votaría por el Apruebo, argumentando que “la actual Constitución no une a los chilenos”. De esta forma, se desprendió de la postura por el Rechazo que defendió con fuerza su partido -fue el único de Chile Vamos que abrazó institucionalmente esa opción- y se sumó a la opción mayoritaria que ayer escogió el país, lo cual fortalece su postura ante la presidencial.

“Hoy parte una etapa nueva para Chile”, señaló al votar en un colegio de Las Condes, comuna donde hasta el cierre de esta edición se imponía el Rechazo. Por ello, la gran duda es si sus electores de derecha lo apoyarán en su aventura presidencial.

Y más relevante aún es si en una eventual primaria interna en la UDI, la militancia de ese partido pudiera castigarlo, apoyando a su par de Providencia, Evelyn Matthei, quien ha pedido elecciones primarias.

Pierden las voces del Rechazo en RN

El ministro Andrés Allamand, el exsenador Carlos Larraín y el diputado Diego Schalper, entre otros, lideraron al interior de Renovación Nacional la postura por el Rechazo que, a juicio de ellos, era mayoritaria en la colectividad. Cada uno desde su lugar buscó influir primero en las bases y también públicamente.

Lo cierto es que a partir de hoy los tres serán parte del bloque perdedor tras el plebiscito, lo que podría influir en las postergadas elecciones internas y también a la hora de escoger candidatos constituyentes y delinear los contenidos que, como partido, presentarán en la convención constituyente.

Al otro lado, el sector liderado por Mario Desbordes y Paulina Núñez, entre otros, queda con un mejor pie para iniciar el camino de los 78 días que restan hasta el 11 de enero, día que vence el plazo de inscripción de candidaturas de alcaldes, gobernadores y constituyentes.

Al derrotado sector de RN se suman también las voces independientes que se la jugaron por la opción perdedora, entre ellas, la ex ministra Marcela Cubillos.

El Presidente Piñera deberá leer el resultado del plebiscito y apoyarse más en sus ministros que anoche resultaron triunfadores, como Desbordes, Karla Rubilar y Cristián Monckeberg.

Alcaldes v/s Parlamentarios

Sin dudas, tanto en el oficialismo como en la oposición los alcaldes fueron figuras claves del proceso. Fueron quienes primero plantearon la necesidad de realizar cabildos ante la explosión del 18 de octubre de 2019 y, luego, abrazaron rápidamente la opción de cambiar la Constitución vigente, además de mostrar una transversalidad que poco se ha visto en la clase política durante la crisis.

En la oposición, tanto entre parlamentarios y alcaldes la opción fue la misma: Apruebo. En el oficialismo, en cambio, las principales figuras que estuvieron por abrirse a una nueva carta Magna fueron los alcaldes, partiendo por Joaquín Lavín –una de las principales cartas presidenciales del sector-, el UDI Rodrigo Delgado, los RN Germán Codina y Felipe Alessandri y el exUDI Rodolfo Carter.

El grupo contrastó con los parlamentarios del sector, entre los cuales la postura fue casi unánime a favor del Rechazo, si bien hubo figuras que estuvieron por aprobar, como las RN Paulina Núñez, Marcela Sabat y Ximena Ossandón.

El rol de los alcaldes fue, así, clave en mostrar diversidad en el oficialismo, cuestión que inquietaba también a La Moneda, donde hubo una clara estrategia para no identificarse con una sola opción, a fin de que el referéndum no fuera respecto de Piñera. Ahora, en los partidos oficialistas plantean que el papel que los representantes comunales tendrán para la elección de constituyentes será vital: al ser el mismo día, serán quienes pondrán su capital político para arrastrar a los candidatos y así asegurar al menos un tercio de la convención constitucional.

JA Kast y Jacqueline van Rysselberghe: El gallito por el voto duro de la derecha

Aunque puso su firma en el acuerdo que dio luz verde al plebiscito, apenas pocas horas después la presidenta de la UDI, Jacqueline Van Rysselberghe, anunció que votaría Rechazo. La disputa por el votante más duro de la derecha fue una constante entre la UDI y el exdiputado gremialista, José Antonio Kast, quien ha apostado por el camino propio y enrostró varias veces a sus otrora correligionarios haber cedido a las amenazas de la izquierda. No pocos sostenían que el porcentaje que obtuviera el Rechazo podría considerarse un piso para las pretensiones electorales futuras de la derecha más tradicional. A medida que la campaña fue avanzando el gremialismo subió el tono de su apuesta por el Rechazo temeroso de que Kast terminara por encantar a ese electorado. Ambos terminaron neutralizándose, pero la opción que ambos representaron alcanzó un 22%, muy lejos del 38,66% que obtuvo la centroderecha en la elección de diputados de 2017.

Sutil y Larraín y la voz de los empresarios

Uno se inclinó por el Rechazo, y otro por el Apruebo. Tanto el presidente de la CPC, Juan Sutil, como el timonel de la Sofofa, Bernardo Larraín, plantearon su posición tempranamente ante la duda sobre si comenzar o no un proceso constituyente. “Yo siempre he dicho que voy a votar Rechazo por varias razones. El Congreso actual tiene las condiciones habilitantes para hacer la reforma más eficiente, oportuna y con menos incertidumbre”, dijo Sutil la semana pasada. Mientras Larraín aseveró que “tengo esperanza que a través de un Apruebo y un proceso constituyente que se dé en paz y libertad, podemos generar una Constitución que goce de mayor legitimidad”.

Los empresarios no tuvieron una sola voz ante el proceso, si bien muchas de sus voces estuvieron por rechazar el proceso ante el temor a la incertidumbre, evidenciando una distancia generacional con quienes estaban por desechar la Constitución del 80. De hecho, Larraín lideró la opción en solitario ante una mayoría –encabezada por Sutil- que no estaba por cambiar la Carta Magna. Desde el punto de vista del resultado electoral, el titular de la Sofofa se anotó un punto, mientras el líder de la CPC –aunque perdedor el día de hoy- planteó su opción con temple y argumentos que le subieron los bonos entre los empresarios.

A partir de ahora, para ambos gremios será clave lograr participar en el proceso constituyente, en cuya base hay un cuestionamiento a los abusos que el propio gobierno encarnó en una agenda que, hasta hoy, ha tenido poco y nulo avance en el Congreso.

Jaime Quintana, el ex presidente del Senado y su rol clave en el acuerdo del 15 de noviembre

El senador PPD jugó un rol decisivo en el acuerdo por una Nueva Constitución sellado en el Congreso el 15 de noviembre pasado. Como líder del Senado –en ese entonces- Quintana fue el principal interlocutor del gobierno en las tratativas que terminaron allanándose a la realización del plebiscito celebrado en las últimas horas. Hoy, sin embargo, el parlamentario ya juega un rol de segundo plano.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.