Ramona Reyes se alza como carta del Colectivo Socialista para la mesa de la Convención

Ramona Reyes, constituyente por el distrito 24.

A una semana de que Elisa Loncon y Jaime Bassa sean reemplazados en la testera del órgano constituyente, las conversaciones apuntan a que -nuevamente- será una mujer quien dirija la instancia. Junto a la exalcaldesa PS, se mantiene en carrera Patricia Politzer (INC) y toma fuerza el nombre de Beatriz Sánchez (FA), mientras Cristina Dorador (Mov. Sociales Constituyentes) no concitaría los respaldos necesarios.


Las conversaciones y movimientos para definir los nombres que sucederán, el próximo 4 de enero, a Elisa Loncon (mapuche) y Jaime Bassa (FA) en la presidencia y vicepresidencia de la Convención Constitucional se intensificaron en las últimas horas y tendrían como resultado que, nuevamente, sea una mujer quien presida la testera.

Esto, luego de que el Colectivo Socialista (CS) se inclinara por Ramona Reyes, convencional por el distrito 24 y exalcaldesa de Paillaco, quien dejó su cargo en febrero pasado para poder postular a la Convención. En ese grupo, si bien la convencional era una de las cartas que asomaba en la competencia, la semana pasada sonaban con mayor fuerza sus pares Ricardo Montero y César Valenzuela. Pero, de acuerdo a fuentes del colectivo, las cualidades de la exedil desde el punto de vista político y de gestión -tras su paso por un municipio-, su origen mapuche y su calidad de mujer pesaron a la hora de tomar una decisión.

Así lo destaca el convencional y vicepresidente adjunto Pedro Muñoz (CS), quien explica a La Tercera que “Ramona Reyes representa al Chile real, ha estado en el mundo municipal, ha sido alcaldesa y eso le da una capacidad de conectar con el Chile real de cara a comunicar mejor el trabajo de la constituyente y hablarles a las mayorías, y , por otra parte, una capacidad de interlocución política, que es lo que hace que los alcaldes saquen adelante sus municipalidades y sus comunas, es decir, golpear puertas, interlocutar con los gobiernos de turno, con el Congreso”.

Así, Reyes se alza en la carrera por la mesa junto a la convencional de Independientes Nueva Constitución (INC) Patricia Politzer, quien expresó hace algunos días su disponibilidad para ocupar el cargo, siempre y cuando su nombre concitara un apoyo mayoritario.

“Creo que cualquier constituyente tiene que estar disponible para asumir roles en la mesa directiva. Si mi nombre concita un apoyo mayoritario de constituyentes que creen que yo puedo ser un aporte en esta segunda etapa de la Convención, ahí estaré, entusiasmada y trabajando con la misma fuerza desde que llegué a la Convención”, expresó la periodista el miércoles pasado.

De acuerdo a fuentes de su colectivo, la postulación de Politzer se mantiene a firme, pero no en una lógica de “competencia electoral”; más bien, dicen las mismas fuentes, la convencional apuntaría a la necesidad de alcanzar un acuerdo entre los distintos colectivos para asegurar la gobernabilidad en la instancia y propiciar un proceso exitoso en esta segunda etapa de la Convención, en donde -según han destacado convencionales de todos los sectores- la transversalidad, capacidad de diálogo y rol político deben primar en el liderazgo que elijan el próximo martes.

De hecho, esa misma visión plantean otros colectivos que promueven un acuerdo entre la centroizquierda “y la derecha moderada”, con el fin de entregar una señal respecto de la posibilidad de alcanzar los 2/3 en la Convención.

En ese sentido, el Colectivo Independientes, RN y Evópoli estarían en conversaciones para respaldar a una de las cartas que surja de ese sector a cambio de que recibir los siete patrocinios que requieren para nominar a Cristián Monckeberg (RN) en una de las siete vicepresidencias adjuntas.

Sánchez se suma a la carrera

Hasta ahora, la única convencional que había lanzado formalmente su candidatura para presidir la Convención era la bióloga Cristina Dorador (Movimientos Sociales Constituyentes). Con el respaldo de los 12 integrantes de su colectivo, la científica había anunciado el miércoles de la semana pasada su intención de asumir la presidencia, pero -hasta ahora- estaría lejos de conseguir los 78 votos necesarios para quedarse con el cargo.

Es más, de acuerdo a lo que comentan en distintos sectores, su nombre habría perdido fuerza, pues las principales negociaciones se dan entre los socialistas, el FA, INC y Apruebo Dignidad. Este último colectivo promueve a la convencional Bárbara Sepúlveda (PC) para ocupar un puesto en la testera. Y aunque aspiran a la presidencia o vicepresidencia ejecutivas, el escenario más probable es que la abogada feminista ocupe una vicepresidencia adjunta y los votos de sus pares estén disponibles para un acuerdo en torno a Reyes.

Claro que, el FA también busca poner a una persona de sus filas en la mesa. Para ello, los convencionales de ese sector habrían elegido a Beatriz Sánchez como su carta, asunto que habrían transmitido a sus pares del CS e INC en una reunión que concretaron en la tarde de ayer.

Sin embargo, tras el triunfo de Gabriel Boric en la carrera por La Moneda, se han intensificado los llamados a la “generosidad” del bloque, a lo que se suma que ya tuvieron un lugar prominente en la mesa.

“Hay que actuar con generosidad. El Frente Amplio tuvo la vicepresidencia en la primera etapa a través de Jaime Bassa, tiene coordinación en las comisiones y, además, hay un hecho objetivo ante el nuevo escenario político: el FA, a través de Gabriel Boric, está en la Presidencia de la República”, subraya Muñoz.

Asimismo, el convencional socialista dice que “tiene que haber una relación de colaboración desde la autonomía e independencia” del órgano constituyente respecto del Poder Ejecutivo, lo que es compartido por convencionales de otros sectores, que insisten en que “sería una mala señal” que tanto la presidencia de la Convención como la Presidencia de la República fueran “dominadas” por figuras frenteamplistas.

La búsqueda de votos

Si a esos sectores se suman los respaldos del Colectivo del Apruebo -donde el principal negociador sería el DC Fuad Chahin- y de Independientes, RN y Evópoli, la convencional socialista podría alcanzar 77 votos, por lo que las negociaciones se mantendrán en las próximas horas para llegar a la mayoría simple.

Y ahí aparecen otros nudos por resolver. Desde el grupo de escaños reservados, Isabel Godoy (Colla) explica a La Tercera que junto a los convencionales mapuche Natividad Llanquileo, Francisca Linconao, Victorino Antilef y Alexis Caiguan; Margarita Vargas (Kawésqar) y los representantes de Pueblo Constituyente Alejandra Pérez, Elsa Labraña, Tania Madriaga y Manuel Woldarsky, empujan la candidatura de su par diaguita Eric Chinga para la presidencia y Llanquileo para una vicepresidencia adjunta, por lo que sus votos no estarían disponibles para un representante de otro colectivo.

Mientras, la UDI e independientes que conforman los tres colectivos que los agrupan se habrían restado de las conversaciones “por ahora”. De acuerdo a fuentes de ese sector, sus convencionales esperan que la centroizquierda “se ponga de acuerdo” y “defina un nombre” para resolver cuál será su posición. Sin embargo, otras fuentes explican que ya habrían pedido a RN que negociara dos cupos para las vicepresidencias adjuntas -una para la UDI y otra para RN-, pero si esto no se concreta y sus pares de Chile Vamos deciden negociar solo un cupo para Monckeberg -como estaría ocurriendo-, la UDI no entregará sus patrocinios al exministro ni buscará quedarse con algún cargo en la nueva mesa.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

La iniciativa permite a cientos de niños ir al colegio en bicicleta, con la finalidad de generar consciencia a través de la entretención y la sustentabilidad.