Durand vs. Durand: empresario conservacionista cierra acuerdo con sus hijos en disputa por herencia

15.09.2004 MICHEL DURAND - DE PIE - MIRANDO -POSANDO - FAUNA - ANIMAL - ANTILOPE- PARAJE - ZOOLOGICO - PRIVADO - LA DEHESA - ECOLOGISTA - ECOLOGIA - SANTIAGO - REGION METROPOLITANA - CHILE

El empresario, que hizo su fortuna a través de la venta de carros bomba, como representante de la empresa francesa Camiva, logró un acuerdo con sus hijos en un millonario conflicto de herencia. El avenimiento consiste básicamente en que los demandantes -Michel y Dominique Durand Montserrat- recibirán terrenos en el sur y 40% de los derechos de un paño ubicado al costado de la Clínica Alemana en Santiago. Su madre será compensada con un total de US$3 millones.




La disputa por la herencia del empresario conservacionista Michel Durand Quesnel (81) llegó a su fin. Hace unos días, el dueño de un exclusivo zoológico privados de Lo Barnechea y activo filántropo de la Universidad Católica alcanzó un acuerdo con sus hijos, Michel (51) y Dominique Durand Montserrat (43), quienes hace un año lo demandaron en tribunales acusándolo de urdir un plan para excluirlos de la fortuna familiar.

Pulso tuvo acceso al acta de la audiencia de conciliación del pasado 13 de junio, realizada en el 8° Juzgado Civil de Santiago. En ella la magistrada Sylvia Papa Beletti detalló que “las partes señalan que han arribado a un texto de transacción, solicitando que se autorice su suscripción conforme lo establecido el artículo 400 del Código Civil”, lo que puso término a ese y otros juicios que existen entre las partes.

“En razón de la urgencia de la resolución se procede en este acto a resolver el acuerdo definitivo al que han arribado las partes, y sobre todo en consideración al objetivo de las mismas, que es obtener una buena resolución del conflicto en todo su espectro y restablecer los lazos familiares”, consignó la misma resolución.

El acuerdo consiste en que la esposa de Michel Durand, María Angélica Montserrat, quien permanece postrada y sufre de una enfermedad neurológica que le impide autonomía física, recibirá US$3 millones por medio de dos transferencias electrónicas. Mientras, sus hijos Michel y Dominique recibirán, a modo de compensación, terrenos en Villarrica, región de La Araucanía, y el 40% de los derechos sociales de un paño ubicado al costado de la Clínica Alemana y cuya valorización podría llegar a US$ 11 millones.

Para evitar vicios de nulidad, las partes acordaron solicitar al mismo tribunal autorizar la transacción sobre la hijuela Loncovaca, la que había sido objeto de una medida precautoria de prohibición para celebrar actos y contratos, la que se encuentra inscrita en el Registro de Prohibiciones e Interdicciones del año 2021 del Conservador de Bienes Raíces de Villarrica.

“El tribunal resuelve, conforme lo relativo a la interdicto María Angélica Montserrat Serras, se aprueba y confirma la transacción presentada y sus modificaciones que se señalan en esta acta, conforme lo establecido en el artículo 400 del Código Civil”, dice la resolución.

Todo comenzó cuando dos de los tres hijos de Durand presentan una demanda en contra de sus padres, en la que exigieron que se declare la nulidad de la constitución de la Fundación para la Conservación Ambiental Zoológica (CAZ). La organización -creada el 26 de enero de 2021- fue motivo del conflicto familiar, ya que los dos hijos vieron en ella un intento de su padre por excluirlos de la futura herencia.

En la demanda, los hermanos Durand Montserrat afirmaron que no es su intención detallar la “bondad o maldad de su padre, ya que toda persona posee aspectos positivos y negativos, sino que destacar que su madre nunca ha manifestado la voluntad de donar todos sus bienes a una fundación y no dejarles absolutamente nada”.

En el litigio familiar, Dominique y Michel Durand Montserrat fueron asesorados por el abogado Carlos Cáceres, mientras Michele Durand Quesnel fue representado por el abogado Florencio Bernales.

Bomberos

Según contaron sus hijos en la demanda, su padre hizo su fortuna a través de la venta de carros bomba, como representante de la empresa francesa Camiva, a los diversos cuerpos de bomberos del país, los cuales se vieron favorecidos por la Ley Nº 17.328, promovida durante el gobierno de Eduardo Frei Montalva y por el exsenador DC Andrés Zaldívar, quien actualmente es miembro del directorio y vicepresidente de la fundación CAZ.

La normativa llevó a que el Fisco pagara directa o indirectamente la compra de carros bomba y otros elementos para los Cuerpos de Bomberos que tuvieran problemas en los carros bomba, cuya venta regularmente fue adjudicada y gestionada por el propio Michel Durand Quesnel, llegando a ser el único proveedor de dichos vehículos.

Producto de los negocios, el empresario junto a su esposa lograron amasar un cuantioso patrimonio que comprende vastos terrenos en La Dehesa de 17 hectáreas y en la comuna de Villarrica, que superan las 1.000 hectáreas. Dichos inmuebles estaban siendo disputados por sus hijos.

En el proceso judicial, la defensa de Michel Durand Quesnel negó en todo momento las acusaciones de sus hijos. En uno de los pasajes de la contestación que efectuó el empresario se señaló que “la verdadera intención de los demandantes es obtener una herencia en vida de su padre, y por eso construyen un artificioso relato de cómo la constitución de una fundación tuvo como propósito extraer del patrimonio de la cónyuge de don Michel Durand Quesnel todos sus bienes y, además, afectar los legítimos derechos de los demandantes”, consignó la contestación presentada a fines de septiembre de 2021.

En esta se argumentó que era falso que la constitución de la fundación haya sido un acto sorpresivo, ya que obedece a un proyecto de vida junto a su pareja durante los últimos 55 años. “Incluso, hasta el día de hoy, los hijos de don Michel Durand Quesnel han recibido ayuda económica de su padre y han llevado una vida acomodada gracias a él, como ya ha sido explicado en estos autos”, acotó la defensa del empresario.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.