Emisores no bancarios lanzan sus dardos contra Walmart por no aceptar tarjetas de prepago

Desde Walmart culpan a Transbank por tener una "tarifa excesivamente elevada" en prepago, y argumentan que es más barato aceptar efectivo que tarjetas, por lo que admitir este medio de pago podría significar traspasar el costo a todos los clientes finales sin importar qué medio usen para pagar. En Transbank se defienden y comentan que el 80% del cobro que hacen a los comercios no los fijan ellos, sino las marcas de tarjetas.




Fue en 2016 cuando se publicó la ley N°20.950 que autoriza la emisión de tarjetas de pago con provisión de fondos (prepago) por entidades no bancarias. En 2017 el Banco Central dictó las normas aplicables, y en 2018 el instituto emisor realizó algunas modificaciones.

A cuatro años desde que existe un marco para que los emisores no bancarios operen este tipo de tarjetas, desde la industria señalan que aún no está todo resuelto. Ángel Sierra, director ejecutivo de FinteChile, comenta que “Walmart, el actor dominante del mercado en términos de supermercados, no está permitiendo el pago con tarjetas de prepago. Ese es el gran problema”.

El CEO de Tenpo (la cuenta digital del grupo Credicorp), Fernando Araya, afirma: “Me cuesta entender que los supermercados, y particularmente el supermercado dominante en Chile, no entienda que tiene una responsabilidad grande en la inclusión financiera en Chile, permitiendo con libertad y con las reglas del juego claras para todos los medios de pago, que sean sus clientes los que (...) elijan libremente con qué medio de pago quieren cursar sus compras. Parece tremendo, y hoy se ve más evidente producto de la crisis y de la pandemia, que no pueda ir y pagar con prepago el pan en mi supermercado de la esquina”.

Sobre este tema, Jaime Cruzat, gerente general Prepago Los Héroes, dice que el “prepago entrega seguridad a sus usuarios, ya que es un medio de pago sin deuda, permite que las personas dejen de utilizar efectivo y accedan a las ventajas de la bancarización”.

En ese sentido, Cruzat añade que “es relevante ampliar el acceso a medios de pago electrónico, especialmente a los segmentos más vulnerables. La aceptación universal de prepago en todo tipo de comercios favorece la inclusión social y financiera de las personas de menores ingresos, lo que adquiere mayor impacto frente a la pandemia y va en directo beneficio de miles de personas que prefieren este mecanismo”.

Sierra dice que, según los datos que tienen, “son fácilmente 4 millones de personas afectadas, 4 millones de personas que están con el bloqueo”. Esto, según el número de tarjetas de prepago que habría en el país al consolidar toda la industria.

Por su parte, Araya también le pone números al tema: “Hemos hecho un trabajo tremendo, y lo seguiremos haciendo, para que la tasa de aceptación de prepago suba, a pesar de que no es algo que dependa de nosotros, porque están los adquirentes y las marcas detrás de eso. Los emisores no tenemos ningún poder para que los comercios acepten. Esas tasas de aceptación hoy día están así: entre el 60% y 70% de los comercios que hoy aceptan tarjetas de débito, ya aceptan prepago”.

Y el CEO de Tenpo añade que “según la información que hemos podido recabar, si Walmart como actor relevante aceptara prepago, eso subiría por lo menos 10 puntos más. El impacto social es gigantesco”.

La defensa de Walmart

Tras ser consultados, la Chief Financial Officer (CFO) de Walmart Chile, Mónica Aravena, afirma: “Queremos ser enfáticos en señalar que esto se trata de una decisión unilateral de Transbank, ya que en 2019 nos notificaron que debíamos suscribir un contrato para que ellos pudieran habilitar nuestros POS para las transacciones de tarjetas de prepago, con una tarifa excesivamente elevada. Tras no llegar a acuerdo, Transbank bajó la conexión en octubre de 2019, por lo que, a partir de esa fecha, nosotros no podemos hacer transacciones con tarjetas de prepago en nuestras cajas si no es aceptando las condiciones por ellos impuestas”.

Aravena agrega que “la misión de Walmart Chile es abastecer a las familias con los mejores precios del mercado. Y, en línea con eso, el uso de este tipo de tarjetas –como está establecido ahora– significaría todo lo contrario para nuestros clientes. Esto, debido a que las marcas que operan este tipo de tarjetas prohíben a los comercios traspasar su costo a quienes las usan, por lo que el valor debe repartirse en partes iguales por todos los clientes, sin diferenciar el medio de pago que utilicen”.

Adicionalmente, la CFO del retailer dice que de forma extraordinaria, en Chile el costo de aceptar tarjetas en los comercios es más caro que aceptar efectivo, “lo que significa que estamos muy por sobre los costos aceptados internacionalmente, en países como EE.UU. o Canadá”.

La respuesta de Transbank

Desde Transbank también se defienden, y señalan: “Quisiéramos precisar que la tarifa que los comercios pagan por cada transacción con tarjetas de prepago, crédito y débito, más conocida como merchant discount, está compuesta en un 80% por las tasas de intercambio, materia ajena a las decisiones de Transbank y de cualquier adquirente, al igual que el costo de marca, que representa otro 10%. Sólo el porcentaje restante, denominado Margen Adquirente, es el que depende de nosotros y que no hace distinción entre tipos de tarjetas (crédito, débito o prepago)”.

La red de adquirencia añade que “el esquema tarifario, iniciado el 1 de abril de 2020, tras un acuerdo con la Fiscalía Nacional Económica, significó una rebaja tarifaria a 135.000 comercios y un congelamiento a otros 46.000, para apoyar el tránsito a un modelo de cuatro partes. Este esquema de precios lo pusimos en conocimiento del TDLC a través de un proceso de consulta y estamos a la espera de su resolución definitiva”.

Y tras consultar a Walmart si podrían llegar a aceptar prepago a futuro, Aravena señala que “desde 2019 venimos conversando con Transbank sobre el elevado costo asociado a las tarjetas de prepago y, por ende, su impacto negativo en nuestros clientes. Por eso, es importante recalcar que nuestra posición nunca ha sido la de no aceptar este medio de pago en nuestras tiendas, todo lo contrario; estamos abiertos a aceptarlo en la medida de que las condiciones de uso mejoren y se adapten a la realidad”.

Pero la CFO del retailer agrega que “lamentablemente, no hemos recibido una propuesta adecuada por parte de Transbank debido a que insisten en que el costo del prepago se iguale al de las tarjetas de débito, que ya es excesivo actualmente. Prueba de esto es que, además de ser más caro que el uso del efectivo, no se ha modificado su valor sustancialmente desde hace 15 años, pese a todos los avances en tecnología de redes que se han vivido durante esa misma cantidad de años. En este caso, a pesar de estos elevados costos, para nosotros es imposible no operar con débito, porque es el medio de pago más usado por los chilenos”.

La ejecutiva del operador de la cadena de Lider también dice que “el tema de aceptación de prepago es solo uno de los tantos que involucran a los medios de pago. Por lo que vemos con optimismo que se promulgue la ley que establece la regulación de las tasas de intercambio de este tipo de producto, la que constituye alrededor del 80% del precio que se cobra a los comercios”.

Aravena concluye que “este es un dolor para todas las esferas del comercio, no solo para los más grandes y se ha ido agravando más aún en la época de crisis sanitaria, justamente cuando el comercio y el pago electrónico cobra más relevancia que nunca. Si se hace tal como se ha hecho en los países con alta madurez regulatoria, como Australia, Canadá, Europa y Estados Unidos, donde Walmart también está presente, debiesen fijarse en niveles más cercanos al real costo económico de proveer este servicio”.

El llamado de las fintech

Para Sierra, el hecho de que Walmart no acepte prepago obstruye la inclusión financiera, contrario para lo que fue creada, dice. Su llamado es a validar “qué autoridad se va a hacer cargo de esta situación”.

Y el principal ejecutivo del gremio de las fintech explica que hoy este tema no está en manos del TDLC ni del Sernanc, “así que al final, este es un tema de voluntades también en pos de la inclusión financiera”.

Sierra añade que “hay un actor dominante que se está oponiendo a esto, y el llamado que hace FinteChile es a validar qué autoridad se va a hacer cargo de la situación. Una sugerencia es una política nacional de inclusión financiera, dado que Chile es el único país de Latinoamérica que no cuenta con una política nacional de inclusión financiera y podría ser un vehículo para lograr esto, que los comercios acepten tarjetas de prepago, por ejemplo”.

El dato sobre Chile y la inclusión financiera Sierra lo respalda con un informe realizado en 2020 por la OCDE junto con CAF-Banco de Desarrollo de América Latina, titulado “Estrategias nacionales de inclusión y educación financiera en América Latina y el Caribe: retos de implementación”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.