Los concesionarios en EE.UU. explican por qué algunos clientes dudan de los vehículos eléctricos

A los compradores potenciales de VE les preocupa que los cargadores no sean tan accesibles como las gasolineras. FOTO: MATTHEW HATCHER/BLOOMBERG NEWS

Aumenta la preocupación por el atractivo de los vehículos eléctricos, ya que algunos clientes se muestran reacios a cambiar.


Los concesionarios de muchas partes del país dicen que los vehículos eléctricos se están convirtiendo en una venta demasiado difícil para los compradores preocupados por la autonomía, la fiabilidad y el precio de estos modelos.

Cuando Paul LaRochelle se enteró de que Ford Motor iba a sacar una camioneta eléctrica, el concesionario se entusiasmó con las perspectivas para su negocio.

“Pensamos que podríamos fabricar un millón de ellas y venderlas”, dijo LaRochelle, vicepresidente de Sheehy Auto Stores, que vende vehículos de una docena de marcas en Virginia, Maryland y Washington D.C.

La realidad ha sido menos positiva. En los concesionarios de Sheehy, LaRochelle afirma que la oferta de vehículos eléctricos es de seis a doce meses, frente a un mes de vehículos de gasolina.

Con los fabricantes de automóviles a punto de lanzar un aluvión de nuevos modelos eléctricos en los próximos años, crece la preocupación entre los minoristas de automóviles sobre si la tecnología tendrá un mayor atractivo dado que muchos clientes todavía son reacios a hacer el cambio.

Según los concesionarios, los modelos con baterías se han ido acumulando en los concesionarios, a medida que las ventas de vehículos eléctricos se han ralentizado en Estados Unidos este año. Las empresas automovilísticas han estado ofreciendo una combinación de descuentos y ofertas de tasas de interés más bajas en un esfuerzo por estimular la demanda. Pero no ha sido suficiente, porque la reticencia de los compradores va más allá del precio, dicen los concesionarios.

“No percibo la confianza del consumidor en la tecnología”, afirmó Mary Rice, directora del concesionario Toyota de Greensboro, en Carolina del Norte. “La gente no está tirando la puerta abajo para comprar estas cosas, y todos tienen una excusa diferente por la que no están comprando uno”.

Según los concesionarios, a los clientes les preocupa que los vehículos agoten antes la carga de la batería cuando hace frío o que no puedan recorrer la distancia que esperaban con una sola carga. A los compradores potenciales también les preocupa que los cargadores no sean tan accesibles como las gasolineras o que estén estropeados.

Los concesionarios temen que el empuje de los nuevos modelos les inunde de vehículos difíciles de vender. Según la empresa de investigación S&P Global Mobility, este año hay 56 modelos de vehículos eléctricos a la venta en EE.UU., y se espera que la cifra casi se duplique hasta alcanzar los 100 el año que viene.

“Empiezo a pensar que quizá deberíamos frenar un poco”, dijo Rice.

Un grupo de concesionarios expresó su preocupación por el papel del Gobierno en el impulso de los vehículos eléctricos en una carta enviada el mes pasado al Presidente Biden.

Un representante de Toyota Motor dijo que la mayoría de los concesionarios se han vuelto “cada vez más confiados en su capacidad para vender productos Toyota EV”.

En Ford, las ventas de vehículos eléctricos de la empresa están aumentando, incluidas las de su pick-up F-150 Lightning, pero la demanda no está repartida uniformemente por todo el país, según un representante.

Los concesionarios afirman que, tras vender un VE, a veces reciben quejas sobre la carga y sobre que los vehículos no siempre alcanzan la autonomía anunciada. En algunos casos, los clientes intentan devolverlos al concesionario poco después de comprarlos.

“Tenemos un número constante de clientes que han intentado devolver su auto o directamente lo han devuelto”, afirmó LaRochelle, de Sheehy.

Aunque los VE siguen siendo una parte pequeña pero en rápida expansión del mercado de coches nuevos, el ritmo de crecimiento se ha ralentizado este año. Las ventas de vehículos eléctricos aumentaron un 48% en los 11 primeros meses, frente a un salto del 69% en el mismo periodo de 2022, según Motor Intelligence. Según datos de S&P Global Mobility, las ventas siguen concentradas en unos pocos estados, siendo California el que concentra la mayor parte.

El enfriamiento del crecimiento ha suscitado preguntas más amplias en el sector sobre si las empresas automovilísticas se enfrentan a un obstáculo temporal o a un reto de demanda a más largo plazo. Los fabricantes de automóviles han invertido miles de millones de dólares para sacar al mercado más modelos de vehículos eléctricos, y muchos analistas y ejecutivos del sector afirman que siguen siendo optimistas respecto a la posibilidad de que las ventas continúen creciendo.

“Aunque el ritmo de crecimiento se ha ralentizado recientemente, la demanda de vehículos eléctricos avanza claramente en la dirección correcta”, afirmó la CEO de General Motors, Mary Barra, en una reciente conferencia telefónica con analistas. Una combinación de opciones de modelos más asequibles y una mejor infraestructura de recarga ayudaría a animar a más personas a comprar vehículos eléctricos, dijo.

En la comunidad de concesionarios también hay opiniones divergentes sobre la rapidez con que los compradores adoptarán esta tecnología. En zonas de gran demanda de vehículos eléctricos, como Los Ángeles, los concesionarios afirman que sus modelos de batería son algunos de los más vendidos. Estos mercados también suelen contar con redes públicas de recarga más maduras.

Vender un auto o un camión eléctrico fuera de esos centros de demanda está resultando más difícil.

Carmella Roehrig, propietaria de un VE desde hace tiempo, pensaba que estaba preparada para pasarse a la electricidad y vendió su vehículo de gasolina de reserva. Pero después de que esta residente de Carolina del Norte de 62 años se quedara tirada el año pasado en una zona rural de Carolina del Sur, cambió de opinión. El Tesla Model S de Roehrig pinchó una rueda, pero ninguna de las tiendas de la zona tenía neumáticos para Tesla. Acabó pagando a un trabajador de una tienda cercana para que la llevara a casa.

Roehrig sigue teniendo su Tesla, pero se compró una camioneta para los viajes largos por carretera.

Tesla no hizo comentarios.

“Tengo conversaciones con gente que dice que en 15 años todos usaremos vehículos eléctricos. Yo les digo: ‘No estoy tan seguro. Lo he intentado’”, afirmó Roehrig. “Creo que necesitas un respaldo de gas”.

Los clientes que quieren deshacerse de su vehículo de gas por razones ambientales a veces dudan, dijo Mickey Anderson, presidente de Baxter Auto Group, que posee concesionarios en Kansas, Nebraska y Colorado.

“Estamos en el mercado de Colorado Springs. Si éste es tu único medio de transporte, y estás en un mercado con altitudes y temperaturas extremas, la autonomía real es muy limitada”, dijo Anderson. “Es muy poco práctico”.

Concesionarios que representan a unas 4.000 tiendas de todo EE.UU. firmaron en noviembre una carta dirigida a Biden en la que afirmaban que la normativa sobre emisiones de los automóviles propuesta por el gobierno para fomentar las ventas de vehículos eléctricos es poco realista. Entre los firmantes había desde tiendas familiares hasta gigantes públicos como AutoNation y Lithia Motors.

“Algunos clientes están interesados en los vehículos eléctricos y estamos encantados de venderlos. Pero la mayoría de los clientes simplemente no están preparados para hacer el cambio”, decía la carta.

Algunos fabricantes de automóviles están retrasando sus planes de lanzamiento de vehículos eléctricos. GM anunció a mediados de octubre que retrasaría un año, hasta finales de 2025, la apertura de una fábrica de camionetas eléctricas. En respuesta a una demanda de los consumidores más débil de lo previsto, Ford dijo a finales de octubre que aplazaría US$ 12.000 millones del gasto previsto en inversión en vehículos eléctricos.

Desde septiembre, los concesionarios han tardado un promedio de más de dos meses en vender un vehículo eléctrico, frente a los 40 días que han tardado todos los vehículos, según el sitio web de compraventa de autos Edmunds.

Aunque los descuentos han ayudado a impulsar las ventas de algunos vehículos eléctricos, también han tenido repercusiones para algunos propietarios actuales porque reducen el valor de sus vehículos, dijeron los concesionarios.

“La mayoría de la gente no tiene confianza para comprar un VE y saber lo que valdrá dentro de 10-15 años”, afirmó Rice, del concesionario Toyota.

Es posible que el sector tarde algún tiempo en adaptarse, ya que aún se encuentra en una fase temprana del cambio a los vehículos eléctricos, dijo LaRochelle, de Sheehy.

“Pedimos que este mercado crezca orgánicamente”, dijo.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.