WOM responde oficio a Subtel en medio de investigación de FNE por presunto abuso de posición dominante en mercado de SMS

19.10.2020 FACHADA DE LA TIENDA DE TELEFONIA WOM FOTO: JUAN FARIAS

Ante la Subtel, la filial del fondo británico Novator justificó el cambio unilateral de las condiciones comerciales a las empresas que se dedican al envío de mensajes de textos, asegurando que el servicio SMS A2P internacional está orientado exclusivamente a la recepción y envío de las claves o información de autentificación de las OTT internacionales, como Google, Facebook y WhatsApp, entre otras.


El pasado 6 de junio, el gerente de Regulación de WOM, Juan Patricio Cristi respondió al oficio que le envió el 13 de mayo al Jefe de la División Jurídica de la Subsecretaría de Telecomunicaciones, Marco Antonio Silva en el que consultó por los cambios en las condiciones comerciales que de manera unilateral fijó a empresas proveedoras del servicio de SMS (Short Message Service, por sus siglas en inglés).

En su presentación, la filial del fondo británico Novator justificó el cambio en las tarifas cobradas a dichas compañías, asegurando que el servicio SMS A2P internacional, está orientado exclusivamente a la recepción y envío de las claves o información de autentificación de las OTT internacionales, como Google, Facebook y WhatsApp, entre otras (servicio distinto al de SMS entre personas). Por lo mismo “el servicio debe tener una mejor disponibilidad y seguridad en la transacción debido a los riesgos de robos de información y pérdida de la privacidad del cliente, en esta plataformas internacionales, las cuales en su mayoría no tienen presencia directa en nuestro país”.

El oficio de contestación a la Subtel de WOM se enmarca en una denuncia que presentó una de las compañías proveedoras del servicio de mensajería de texto que resultó afectada por la decisión de WOM. Se trata de Companion Telephone, la cual presentó una denuncia ante la Subtel y posteriormente acudió a la Fiscalía Nacional Económica (FNE). En ambos requerimientos la denunciante planteó un cambio unilateral en sus condiciones comerciales. Aquello habría implicado un fuerte incremento en los valores que Wom cobra por cada mensaje de texto que reciben sus clientes por parte de esas compañías.

Entre las empresas que también figuran como afectadas por la decisión de WOM están: Netline, Industel, Habla IP, Fibersat, Convergia, Net Uno y Altera. Conocedores del caso afirman que la mayor sorpresa para estas empresas vendría con la designación, por parte de WOM , de un tercero que regularía la relación con comercial con dichas firmas proveedoras del servicio de mensajería de texto. Se trata de Infobip, firma de capitales croatas que no cuenta con operaciones en Chile.

Todo comenzó cuando en noviembre del año pasado, WOM envió una carta a un grupo de empresas de telecomunicaciones reguladas comunicándoles, según algunas compañías afectadas, un cambio unilateral en sus condiciones comerciales. Aquello habría implicado un fuerte incremento en los valores que cobra por cada mensaje de texto que reciben sus clientes por parte de esas compañías

En el correo, WOM comunicó que cobraría un monto de $79 por cada mensaje de SMS que recibieran sus clientes de manera individual, asegurando que los servidores de dichos mensajes eran extranjeros, lo que implicaba un alza de costos.

Según cifras de la Subsecretaria de Telecomunicaciones, Wom al cierre de 2021 poseía una participación de mercado en el servicio de telefonía móvil de 20,03%, ubicándose como el cuatro actor detrás de Entel (32,24%); Movistar (24,89%) y Claro (21,25%). A la fecha, Wom cuenta con más de siete millones de clientes.

“La mensajería SMS no constituye un servicio regulado”

Frente a las consultas planteadas por la Subtel, WOM sostuvo en su presentación que a las empresas que contratan este servicio, se les asigna una mayor cantidad de TPS (transacciones por segundo) lo que implica que en la práctica se traduce en una mayor disponibilidad de flujo. “Esto requiere una mayor cantidad de capacidad del SMS Center (inversión), mayores licencias de TPS (inversión), operación de un sistema (inversión), mayores costos de operación”, consignó el oficio del gerente de regulación de WOM, Juan Cristi.

Asimismo, WOM sostuvo que la Ley N° 18.168 contiene un régimen tarifario de derecho público respecto tanto a los servicios afectos a la regulación de precios como al procedimiento de fijación de los mismos.

“Por ello, la tarificación de los servicios afectos debe efectuarse de conformidad a las prestaciones señaladas en los artículos 24 bis y 25 de la ley, y en su caso, por la existencia de los servicios indicados en el inciso segundo del artículo 29 de dicho cuerpo legal que haya sido previamente calificados por el organismo antimonopolios competente”, agregó el escrito de WOM enviado a Subtel.

“A diferencia de las conexiones de voz, la mensajería SMS no constituye un servicio regulado tarifariamente dentro de aquellas prestaciones correspondientes al servicio público telefónico, constituyendo una facilidad asociada, especialmente al servicio público telefónico móvil, y quedando los aspectos no regulados por la Resolución exenta N° 1.663 de 2002, entregados a los acuerdos contractuales entre las partes, de acuerdo a lo establecido en sus artículo 3° y 4°”, concluyó.

Fuentes de la industria explican que “si bien existe libertad tarifaria, eso no implica que de manera unilateral las empresas con red como WOM puedan establecer precios y condiciones que estimen unilateralmente, ya que hay contratos firmados, vulnerando la libre competencia. Esto porque si una persona desea enviar un mensaje a otra que está suscrito a WOM, la compañía debe tener un convenio con WOM porque de lo contrario no recibiría dicho mensaje”.

Desde WOM explicaron que “hemos estado y estaremos siempre disponibles para solucionar dudas y entregar toda la información necesaria a las distintas autoridades que así lo requieran, así como para cooperar con los actores interesados en la materia”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Los “desaparecidos no localizados” se dispararon de 265 a 10.366en 2021, acumulando un total de 108 mil casos desde 1964.