La Antártica se derrite

antártica cordero

Estudio realizado por un equipo de la Universidad de Santiago (USACH) detectó que las corrientes cálidas que habitualmente están bajo de las aguas superficiales debido a los vientos están emergiendo y calentando los glaciares.




El 98% de la Antártica está cubierta por una gruesa capa de hielo, conocida como casquete polar Antártico. Estos hielos tienen hasta 45 millones de años de antigüedad, una altura promedio de 2.300 m. y un máximo espesor que sobrepasa los 4000 m. de altura. Debido al casquete polar que la cubre, la Antártica no sólo en el continente más alto en promedio, sino también en el más frío e inhóspito para el desarrollo de la vida.

Por lo mismo y debido a la preocupación que existe por la aceleración del derretimiento del hielo esta últimas décadas, es que un equipo de científicos liderado por los investigadores Pedro Llanillo y Raúl Cordero del grupo de investigación @AntarcticaCL de la U. de Santiago lograron detectar el principal mecanismo que está derritiendo la Antártica, también en el Territorio Antártico Chileno.

A través de mediciones en la Bahía Fildes (Isla Rey Jorge) en las temporadas de verano 2016 - 2017, observaron la intrusión de agua "cálida" proveniente de la Corriente Circumpolar Antártica (ACC, por sus siglas en ingles), una corriente marina que fluye de oeste a este alrededor de toda la Antártida. El agua más cálida de estas corrientes, surge a la superficie debido al aumento de la intensidad de los vientos en torno a la Antartica, relacionadas con el cambio climático..

Las mediciones se realizaron en varias docenas de puntos en la Bahía Fildes, también conocida como Bahía Maxwell, situada en la parte occidental de la Isla Rey Jorge, sector donde se encuentra el Instituto Antártico Chileno (INACH).

La surgencia hacia la superficie de aguas cálidas es el principal mecanismo que explica el derrtimiento de claciares costeros y plataformas de hielo flotante en la Antárica Occidental y la Península Antártica. Aunque ha sido reportado en otros puntos de Antártica Occidental, no se había detectado el ingreso de esta corriente a la zona investigada. Hasta ahora.

Según Cordero, "ese tipo de intrusión de agua cálida en la bahía se ha estado incrementando en toda la Antártica Occidental", situación que tiene consecuencias.

La corriente cálida

Para su investigación, el equipo utilizó un instrumento llamado CTD (por sus siglas en inglés). Se trata de una sonda que sirve para medir -en este caso- la temperatura y salinidad del agua y así poder realizar un perfil oceanográfico. Herramientas, equipos y embarcaciones fueron facilitadas por el Inach.

Las mediciones permitieron describir la entrada y mezcla de aguas cálidas en subsuperficie en esta Bahía Antártica. Las aguas cálidas detectadas provienen de la Corriente Circumpolar Antártica (ACC). Esta poderosa corriente fluye ondulante hacia el este alrededor de toda la Antártica. Sin embargo, algunas ramificaciones de la corriente se separan y fluyen hacia el sur mezclándose con las aguas costeras de la Antártica que son más frías, menos salinas y están mejor oxigenadas.

El trabajo de la Universidad de Santiago muestra que el ingreso de aguas cálidas a Bahía Fildes produce un incremento en la salinidad y una disminución del oxígeno disuelto en las aguas subsuperficiales (aguas que van por varios metros bajo la superficie) de la Bahía. "La intrusión de aguas cálidas en subsuperficie es un fenómeno que está sucediendo en varias regiones costeras de la Antártica y que contribuye a acelerar la desintegración de las plataformas de hielo flotante y al retroceso de los glaciares de marea antárticos" explica Llanillo.

En la Antártica el agua tiene distintas temperaturas , "el agua que está en la superficie, en las costas de la Antártica es fría y el agua que está bajo la superficie en tormo a la Antártica es cálida", agrega Cordero.

El problema aumenta porque en las últimas décadas los vientos han incrementado su intensidad en torno a la Antártica y esto facilita que "el agua cálida que debiera estar bajo la superficie surja a la superficie derritiendo todo lo que está ahí, incluidas las plataformas de hielo flotante" añade el experto .

"Bahía Fildes presenta numerosos glaciares que acaban en el océano y, por tanto, la intrusión de aguas cálidas en la misma puede afectar a la estabilidad de estos glaciares, cuyo derretimiento contribuiría al alza del nivel del mar", insiste Llanillo.

Cambio climático

El cambio climático es el factor que más ha generado la intrusión de aguas cálidas al continente blanco en estos últimos años, daño que provoca que el nivel del mar aumente más rápido. "Es interesante porque el nivel del mar sube en todo el mundo cuando se derrite la Antártica y se distribuye, pero eel alza no se distribuye de manera homogénea, sino que la zona donde más sube el nivel del mar es la tropical", cuenta Cordero.

En el caso de Chile, el nivel del mar está subiendo, pero donde subirá más será en las regiones de Arica e Iquique, que son las zonas que más se acercan al trópico. Por lo tanto, el problema afecta a territorios que no se creería que perjudica por la lejanía con la Antártica, por lo que no se puede considerar como un problema ajeno porque le influye al mundo entero.

Lo que sí está afectando al tercio de territorio de hielo que está siendo dañado por estas corrientes de agua caliente es que se está perdiendo cada vez más hielo. Estas  imágenes capturadas por un equipo de Antarctica.cl en septiembre de 2019, muestran la rapidez con la que la probable intrusión del agua cálida puede derretir el hielo marino en Bahía Fildes.

Los doctores de la Universidad de Santiago advierten que "la única manera de mitigar este problema es mitigando el cambio climático. Si no reducimos la emisión descontrolada de gases de efecto invernadero es imposible que este proceso se detenga" y el nivel del mar en todo el mundo continúe subiendo.

[caption id="attachment_987598" align="aligncenter" width="960"]

Infografía: Rodrigo Valenzuela[/caption]

Comenta