Autos eléctricos reviven el interés por la explotación del cobalto en Chile pese a oposición de Elon Musk

Kobalt_electrolytic_and_1cm3_cube

El mineral no se explota en Chile desde 1944, pero algunos proyectos avanzan en la Región de Atacama, pese a que Elon Musk no lo quiere en sus autos.


La producción nacional de cobalto comenzó en 1865 en la Región de Atacama, extendiéndose también a la Región Metropolitana (sector de El Volcán, Cajón del Maipo) y la Región de Coquimbo.

Durante la Segunda Guerra Mundial, la explotación alcanzó su auge, impulsada fuertemente por el uso para las aleaciones de aceros. Sin embargo, a partir de 1944, con el desarrollo de otros compuestos, el mineral azulado quedó en el olvido durante más de 70 años. ¿Hasta ahora?

El cobalto volvió al centro de la escena en los últimos tiempos por una confluencia de causas: su utilización en la electromovilidad, especialmente en las baterías de los autos eléctricos (menos contaminantes) y la escasez global proyectada para este metal hacia 2022, de acuerdo a las previsiones del Fondo Monetario Internacional.

Con el cambio climático en el centro de la escena y la preocupación por reducir las emisiones de CO2, el desarrollo y auge de los autos eléctricos solo parece una cuestión de tiempo. Y el cobalto, por ahora, ocupa un lugar protagónico en ese escenario.

Un reciente artículo de la revista Forbes pronostica un salto en la producción, de 50.000 toneladas en 2016 a más de 320.000 para fines de 2030.

Cristián Muñoz, director de Breves de Energía, explica que el cobalto "es un mineral que procede principalmente de la República Democrática del Congo (RDC), que tiene el 54% de la producción mundial. RDC posee cerca del 50% de las reservas mundiales de cobalto, seguido muy de lejos por Australia con el 14%. Por su parte, China, el principal comprador, es también el mayor productor de cobalto refinado, con un 77%".

¿Se puede explotar el cobalto en Chile?

El estudio "Potencial de Exploración y Explotación de Recursos Minerales de Cobalto en Chile", presentado por la Corporación de Fomento de la producción (Corfo), sostiene que las zonas de San Osvaldo y Tambillos, en la Cuarta Región, son actualmente exploradas y explotadas por cobre-oro y mantienen asimismo un potencial remante por el cobalto, en algunas zonas posiblemente como materia primaria y en otras como un potencial subproducto de producción de cobre.

A su vez, el documento de Corfo indica que existe un potencial de cobalto en la Franja Ferrífera de Chile, en las regiones de Atacama y Coquimbo.

Ricardo Irarrázabal, subsecretario de Minería, señala que "el interés por el cobalto en Chile surge a partir de su potencial uso como insumo para la fabricación de materiales catódicos para baterías de ion-litio. Actualmente, en el marco del programa Chile Polimetálico que estamos desarrollando junto a la Corporación Alta Ley, estamos haciendo estudios y análisis para buscar más minerales con potencial de exploración en Chile y el cobalto es uno de ellos".

"En Chile no es mucho lo que se conoce del cobalto, ya que no se produce de manera industrial, no se exporta y hasta ahora no había despertado el interés del sector minero. Sin embargo, esto está cambiando debido a que el cobalto es utilizado como cátodo en las baterías de litio. Normalmente el cobalto se extrae como subproducto del cobre o el níquel", agrega Muñoz.

"La explotación documentada de cobalto en Chile se inició en 1844 en las regiones de Coquimbo y Metropolitana, y con bastantes interrupciones. Principalmente se exportaba para aleaciones de acero, sin embargo, a mediados del siglo XX su exportación comenzó a perder atractivo económico para el país, por lo tanto, se paralizó su producción", añade Irarrázabal.

Según informa el Servicio de Evaluación Ambiental de Chile, la empresa Baltum inició en agosto de 2018 las exploraciones en el sector de La Cobaltera, en Atacama, debido a la presencia de concentraciones de minerales de cobalto. El proyecto contempla la ejecución de 78 plataformas de sondajes en un período de aproximadamente 36 meses, para lo cual se considera utilizar cuatro máquinas perforadoras simultáneamente.

Sobre el potencial de Chile para seguir conservando su liderazgo minero a nivel mundial, Irarrázabal explica que "es necesario ampliar la oferta de minerales. La exploración de cobalto está en esta línea y justamente la búsqueda de otros elementos para exportar, es uno de los principales temas que estamos abordando actualmente en las mesas de trabajo de la Política Nacional Minera, que impulsamos para fomentar una minería sostenible para Chile".

La oposición de Tesla

Pese a este renacimiento del mineral por el uso del cobalto en las baterías de los autos eléctricos, su uso tiene un inesperado enemigo: Elon Musk. El CEO de Teslaquiere reducir a cero el cobalto en las baterías de sus autos. "Usamos menos de 3% de cobalto en nuestras baterías y no lo usaremos en la próxima generación", sentenció en un tuit el fundador de Tesla Motors, hace poco más de un año. ¿Las razones? Principalmente económicas. El cobalto es el componente más caro de las baterías.

Pese a esto, energéticamente hablando, "en las baterías de ion-litio, el cobalto es la materia prima más utilizada como cátodo, principalmente en la forma de óxido de cobalto-litio (LiCoO2). Estas han experimentado un fuerte auge debido a su creciente uso en vehículos eléctricos y como sistema de almacenamiento en redes eléctricas prestando apoyo a la generación de centrales eólicas y solares fotovoltaicas, lo que hace prever que al 2020 se duplique la demanda por cobalto", señala Muñoz.

Según Caspar Rawles, de Benchmark Minerals, en una entrevista publicada por el sitio estadounidense The Verge, las baterías de Tesla están compuestas por una fórmula llamada NCA (níquel, cobalto y aluminio). Por ello, las aspiraciones de Musk no son sencillas.

Rawles advierte sobre los posibles problemas de ingeniería que podrían aparecer si los planes de cobalto cero de Musk pueden hacerse realidad. Y argumenta con una explicación técnica: "El cobalto es el elemento seguro en el cátodo. A medida que se reduce, reduce el ciclo de vida de la célula. El estándar actual del mercado para vehículos eléctricos es una garantía de ocho años para retener el 80% de la capacidad original de la batería. Elon Musk debe asegurarse de que su batería pueda hacer eso, de lo contrario, tendrá que reemplazarla bajo garantía, que es mucho más costosa que los ahorros teóricos que obtiene de menos cobalto".

Brian Townley, profesor asociado del Departamento de Geología de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas de la Universidad de Chile, explica que "el cobalto subió mucho de precio y cuando esto ocurre, se buscan alternativas. Hay baterías de litio-níquel y de zinc, pero ninguna tiene la capacidad o la duración del cobalto. El cobalto va a seguir siendo utilizado, aunque también vamos a ver el desarrollo de otro tipos de baterías".

"Actualmente, la empresa norteamericana Genlith a través de su filial Chilean Cobalt Corp está haciendo exploraciones geológicas de cobalto en las zonas de la Cobaltera y Carrizal en la Región de Atacama. Al ser un mineral útil para la fabricación de baterías de ion-litio, como Ministerio de Minería esperamos que más empresas que tengan concesiones mineras fomenten su exploración y eventual explotación", explica el subsecretario de Minería.

En ese contexto, el futuro del mercado de cobalto parece prometedor. "Los vehículos eléctricos están creando una verdadera demanda de cobalto ahora y eso va a durar mucho tiempo. La demanda proviene en más del 50% del sector de la batería", agrega Rawles.

Pese a ello, Townley dice que más allá de los proyectos que se están planeando "estamos hablando de pequeña o mediana minería. No va a llegar nunca a competirle al cobre en términos de producción, pero al menos va a diversificar la oferta. Las perspectivas son interesantes para las empresas que quieran invertir en cobalto en el país".

Comenta