¿Cómo se compara el coronavirus con el H1N1? Los números muestran que es peor

Las cifras de contagiados y fallecidos a nivel mundial dan luces de cómo se han manifestado ambos virus durante los primeros tres meses.




Si bien, ambos afectan el tracto respiratorio y se manifiestan con síntomas parecidos, el coronavirus y la influenza AH1N1 provienen de familias totalmente distintas. Sus consecuencias durante los primeros tres meses de proliferación han afectado a la población de formas diferentes. ¿Cuál ha sido más letal hasta ahora y cómo se ha comportado cada una en Chile?

En abril de 2009, los primeros casos de influenza AH1N1 se manifestaron en México y Estados Unidos. Luego, se fue expandiendo hacia otros países y un mes después, a Chile entró el primer caso: una mujer que contrajo el virus en República Dominicana.

Hasta el 22 de julio de 2009, luego de tres meses del primer caso en el mundo, el número de confirmados superó los 134 mil casos, y en nuestro país ya habían más de 11 mil y 79 muertos. Si estas cifras se comparan con la proliferación del Covid-19 en sus primeros tres meses, donde hasta el jueves 12 de marzo había 33 casos confirmados y ningún fallecido, suele parecer que esta última enfermedad ha tenido un menor impacto. Sin embargo, la realidad mundial dice lo contrario.

El número de casos confirmados de Covid-19 en el mundo, desde diciembre hasta ahora, supera los 126 mil contagiados a nivel mundial, concentrándose principalmente en China, Corea del Sur e Italia. Hasta la fecha se han reportado más de 4.000 fallecidos, de acuerdo a las cifras entregadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Si comparamos los datos hasta ahora, durante los primeros tres meses ha fallecido alrededor del 3,5% de la población contagiada de Covid-19; mientras que los fallecidos en el mundo de AH1N1 no superó el 1% de casos confirmados durante los primeros 90 días de proliferación.

La situación es tan grave, que Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de Estado, dijo que el Covid-19 es “10 veces más letal que la gripe estacional”, durante una audiencia ante la Cámara de Representantes, donde advirtió que el país debe realizar serios esfuerzos de mitigación de manera inmediata.

“Balance final: La enfermedad va a empeorar”, agregó el funcionario ante el Comité de Supervisión y Reforma de la Cámara. “Si no adoptamos medidas de mitigación muy serias ahora, nos retrasaremos semanas” para contener la propagación, agregó.

Según Pilar Gambra, infectóloga de la Clínica Santa María, “ambos virus tienen en común el mecanismo de transmisión, los síntomas en que se manifiestan y las medidas que tenemos que usar para el aislamiento”. Ambas enfermedades se han manifestado con afecciones al tracto respiratorio y sus medidas para frenar la proliferación implican mantener distancia con otras personas, el lavado frecuente de manos y el uso de protector con las personas que muestren síntomas.

Sin embargo, la composición del AH1N1 y el coronavirus es totalmente distinta. “La influenza AH1N1 proviene de la familia de los ortomixovirus, y el Covid-19 es una derivación de los nidovirales”, explica el infectólogo de la Clínica Dávila, Roberto Olivares. No existe una derivación u relación microbiológica entre ambos virus. “No están ni cerca de ser comparables a nivel genético. Es más práctico decir qué tienen en común, que decir qué tienen de diferente“, añade la doctora Gambra.

Imagen microscópica del Covid-19. FOTO: AFP

Historicamente, el virus de la influenza AH1N1 ha sufrido mutaciones en su cepa, la cual cambia de acuerdo al paso de cada temporada. En cambio, el coronavirus pareciera ser más estable en su composición. “Pero también está por verse. La letalidad que hay en Italia (5,04%) es mayor a la que hay en otros países. Cuando hay cifras que escapan mucho de la media, hay que pensar que los virus si tienen la posibilidad de ser distintos unos de otros” explica la doctora Gambra.

Además, la influenza tiene un número reproductivo de 1,3, lo que significa que cada infectado pasa la enfermedad a 1,3 personas, en promedio. Es el número que mide el potencial de expansión de la enfermedad. Cuando es superior a uno, la probabilidad de expandirse es alta como pasó con la pandemia de gripe H1N1, que tenía un número reproductivo de 1,5 y no pudo ser contenida.

El H1N1 es uno de los cuatro virus que causan la gripe común. Los estudios disponibles apuntan a que el número reproductivo del coronavirus está entre 2 y 3, lo que significa, comodice Fauci, que el Covid-19 tiene un alto poder de contagio.

Coinfección

El invierno en Chile se acerca, y por ende la proliferación del virus de la influenza tiende a manifestarse con mayor presencia durante dicha estación. La posibilidad de poder contraer ambas enfermedades “es algo poco habitual, pero no imposible que ocurra”, explica Olivares. Es lo que los médicos llaman coinfección, y que hoy está dis

Hasta ahora no hay antecedentes en el mundo de personas que hayan contagiado ambos virus, por lo que se desconoce si su acción sería distinta a la que se manifiesta por separado. “Estos virus son independientes y no se mezclan entre sí. Cada uno produciría su enfermedad por separado, sería un efecto sumatorio” explica.

Comenta