El silencioso avance del cáncer en Chile

cavitacion-2894835_1280

Un estudio siguió a 3.500 chilenos por 12 años, concluyendo que los nuevos casos de muertes en el país por cáncer duplican a los de enfermedades cardiovasculares.




En la década de los 60, las enfermedades infecciosas eran la principal causa de muerte en el país. El menor acceso a medicamentos, salud y una deficiente alimentación, generaban que entonces los chilenos murieran de enfermedades digestivas (diarreas), respiratorias (tuberculosis o neumonía). En los 70, el 10% de todas las muertes eran calificadas como "primera infancia".

Para la década de los 80, los males cardiovasculares pasaron a encabezar este registro, pero desde entonces, y conforme el país mejoraba sus ingresos económicos, el cáncer fue avanzando y hoy es la segunda causa de muerte. Especialistas estiman que el próximo año ya será la primera causa de muerte. De hecho, ya lo es en varias regiones del país: Arica, Antofagasta, Biobío, Aysén, La Araucanía y Los Lagos.

Sin embargo, un estudio publicado por la revista The Lancet, indica que hoy el cáncer ya mata más gente en Chile que las enfermedades cardiovasculares.

La investigación, titulada "Variaciones en enfermedades comunes, ingresos hospitalarios y muertes en adultos de mediana edad en 21 países de los cinco continentes (PURE): un estudio de cohorte prospectivo", es un largo estudio de epidemiología urbana y rural que comenzó en 2005 y es considerada el más grande que se haya hecho en su tipo.

La investigación consideró el seguimiento durante casi 10 años de 162.534 personas entre 35 y 70 años (edad media), de 21 países de los cinco continentes.

El estudio PURE es el único gran estudio de cohorte internacional prospectivo que involucra datos sustanciales de un gran número de países de ingresos medios (como Chile) y de altos ingresos, con la utilización de métodos estandarizados y concurrentes de muestreo, medición y seguimiento.

Entre los 21 países medidos estuvo Chile, cuyo capítulo estuvo liderado por doctor de la U. de La Frontera, Fernando Lanas, que junto a su equipo siguió por 12 años a 3.500 personas.

El análisis, encontró que las enfermedades cardiovasculares era más comunes en países de ingresos medios y bajos, que en países de ingresos altos. Mientras que el cáncer, es más común en países de altos ingresos y en algunos de ingresos medios altos, como Chile.

Las muertes relacionadas con enfermedad cardiovasuclar fueron 2,5 veces más común en adultos de mediana edad en los países de bajos ingresos en comparación con los de altos ingresos. ¿La razón? Los autores sugirieron que esta mayor mortalidad por enfermedades cardiovasculares en los países de menor ingreso puede deberse principalmente a una menor calidad de la atención médica.

Por el contrario, en los países más ricos o de más altos ingresos, es el cáncer el que dobla la mortalidad en comparación con las enfermedades cardiovasculares. En los países de bajos ingresos, la muerte por enfermedad cardiovascular fue tres veces mayor que por cáncer.

Chile, a pesar de estar dentro de los países de ingreso medio, se comporta como uno rico y junto con Argentina, Turquía y Polonia, tiene al cáncer como principal causa de muerte en personas de edad media (35-70 años).

"Nuestros datos se ven confirmados ahora que los nuevos casos de muertes por cáncer duplican los casos de enfermedad cardiovascular en los países de altos ingresos, incluido Chile. Las enfermedades cardiovasculares son altamente prevenibles a través del control de sus factores de riesgo y tienen tratamientos muy efectivos, el cáncer no", señala Lanas a Qué Pasa desde París.

"Esta es una iniciativa de cardiólogos investigadores de muchos países. Nosotros empezamos en Temuco, en la Universidad de la Frontera, hace 12 años, siguiendo a 3.500 personas. Hace dos años comunicamos al Congreso de Cardiología en Chile y al resto de los investigadores, que teníamos el doble de incidencia de cáncer que de enfermedades cardiovasculares", agrega.

La investigación dividió a los países en tres categorías: Países de ingresos bajos: Tanzania, Zimbabwe, Bangladesh, Pakistán e India. Ingresos medios: Filipinas, Irán, Sudáfrica, Colombia, China, Brasil, Malasia, Turquía, Polonia, Argentina y Chile. Y naciones con un promedio de ingreso alto: Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos, Canadá y Suecia.

Dentro de los motivos de esta diferencia en las causas de muerte según tipo de ingreso, los investigadores establecen que podría deberse a que existe mejor prevención y tratamiento de las enfermedades cardiovasculares en los países de altos ingresos, mientras que la prevención y tratamiento del cáncer, aún está en proceso.

[caption id="attachment_445158" align="alignnone" width="900"]

fondos

En Chile, existe el doble de incidencia de cáncer que de enfermedades cardiovasculares. Foto: Domingo Burgos / La Tercera[/caption]

El estudio evaluó las diferencias en la incidencia de enfermedades comunes y la mortalidad relacionada. "Hemos estado observando la disminución de enfermedades cardiovasculares durante un tiempo en muchos países. Era solo cuestión de tiempo que el progreso que hacemos en la reducción de la mortalidad por este tipo de enfermedades conduzca a una caída en las tasas de mortalidad por debajo del cáncer", señaló Yusuf.

The Lancet señala en su publicación, que si bien el estudio no incluyó a Estados Unidos, una investigación publicada en 2018 por Annals of Internal Medicine también concluye que las enfermedades cardíacas son la principal causa de muerte en algunas regiones del país de bajos ingresos, mientras que muertes asociadas a cáncer, son la principal causa en condados de altos ingresos.

"Estamos viendo una nueva transición epidemiológica, de la enfermedad cardíaca al cáncer como la principal causa de muerte, que ocurre primero en las comunidades de altos ingresos", dijo el Dr. Latha Palaniappan, autor principal de dicha investigación.

Enfermedad cardiovascular versus cáncer

Para Alejandro Corvalán, investigador principal del Centro Avanzado de Enfermedades Crónicas (Accdis) y de la Universidad Católica, este estudio permite contextualizar la situación de Chile. "Chile es un país de ingreso mediano pero que tiene mortalidad de país rico" por lo que es necesario trabajar más en materia de cáncer, tanto en la prevención como en el acceso a tratamientos. "Tener una ley de cáncer es importante en la situación actual, fue un avance histórico haberla aprobado el año pasado, pero ahora se necesita hacer cambios en el sistema y eso requiere más recursos", dice.

Además, destaca Corvalán, se debe considerar que el cáncer es heterogéneo, tiene muchas causas y a diferencia de las enfermedades cardiovasculares, posee múltiples causas.

"Las enfermedades cardiovasculares comparten medidas de prevención, hacer ejercicio, cuidar el peso, dieta saludable. Pero en cáncer, el abordaje es más difícil. Por ejemplo, dejar de fumar puede prevenir para algunos cánceres pero no para todos, son muchos los factores que están relacionados con el desarrollo de la enfermedad", advierte el investigador de Accdis.

Jorge Jiménez de la Jara, profesor del Departamento de Salud Pública de la Facultad de Medicina de la U. Católica y presidente Fundación Foro Nacional de Cáncer, destaca que este estudio confirma el pronóstico que ya se había dado para Chile, en 2020-2025 será el cáncer la enfermedad que cause más muertes en Chile.

"Lo que muestra el estudio será nuestra realidad en los próximos años. Si ya pasa en esa cohorte de estudio, quiere decir que lo que viene a nivel país es esto. Se confirma la tendencia", insiste el experto.

Según Jiménez de la Jara, la transición epidemiológica afecta más rápido a los países con mayor desarrollo. En los países más pobre todavía persisten más muertes por accidentes, por enfermedades infecciosas, cosa que no ocurre o sucede menos es los de mediano y alto desarrollo. "En Chile, las cifas son coincidentes con los niveles de desarrollo, tipo de alimentación, sedentaraismo, obesidad, tabaco y alcohol que son los otros factores de riesgo del cáncer", dice.

Comenta