El desafiante rescate histórico del primer observatorio astronómico de Chile

La iniciativa busca recrear la casona del visionario inmigrante escocés de manera digital y relevar la trascendencia histórica del primer observatorio moderno instalado en territorio nacional, declarada Monumento Histórico Nacional en 1963.




El primer observatorio astronómico que tuvo Chile se instaló en Valparaíso, en el año 1843, en el lugar donde actualmente se ubica la Casa Museo Lord Cochrane, en el cerro Cordillera sobre la plaza Sotomayor.

El inmueble, ubicado en Calle Merlet 195, se levantó sobre las ruinas del antiguo castillo San José, terminado de construir en 1692 para proteger a Valparaíso de los ataques piratas que amenazaban en esa época a la ciudad.

El paso del tiempo y los terremotos terminaron por destruir la antigua fortificación y en 1840, parte del terreno fue adquirido por el relojero escocés Juan Mouat, quien, tres años después construyó allí su casa familiar. Es precisamente en este inmueble, uno de los más antiguos de la ciudad, donde Mouat levantó el primer observatorio astronómico de la costa del Pacífico.

Durante el siglo XIX, la casona de Mouat fue coloquialmente llamada “El Observatorio” y en 1963 fue declarada Monumento Histórico Nacional gracias a las gestiones de los poetas nacionales Sara Vial y Pablo Neruda.

El rescate del legado de Juan Mouat –hasta ahora poco conocido, pero pionero en el desarrollo de la astronomía en Chile- es uno de los objetivos del proyecto titulado “Un museo virtual del tiempo: la historia de la astronomía en la Región de Valparaíso”, el cual lidera el astrónomo de la Universidad de Valparaíso Eduardo Ibar, junto a un equipo multidisciplinario de profesionales arquitectos, curadores, historiadores y científicos.

Reconstruida del edificio original y su contexto visto desde calle Serrano. En primer plano el timeball, instrumento que le permitió a Juan Mouat comunicar la hora precisa, determinada mediante observaciones astronómicas, a los barcos anclados en la bahía. FOTO: Daniela Bustamante/Fundación Altura Patrimonio

La iniciativa busca recrear la casona del visionario inmigrante escocés de manera digital y relevar la trascendencia histórica del primer observatorio moderno instalado en territorio nacional.

Eduardo Ibar, quien también es académico del Instituto de Física y Astronomía de la UV, señaló que “por ejemplo, sabemos que el observatorio operaba en estrecha relación con la medición y registro del tiempo, mediante un ‘timeball’ instalado en los jardines del inmueble de Mouat, que permitía a los navegantes de la época la calibración de sus instrumentos de navegación al pasar por el Puerto de Valparaíso”.

Tal como lo explicó el académico, el timeball del observatorio, a pesar que ya no existe, fue en su momento el cuarto construido en el mundo y el primero fuera de territorio británico, lo que habla de la innovación y modernidad del inmueble de Mouat.

Además, la experiencia e ingenio de Juan Mouat en la fabricación y reparación de relojes y cronómetros en la ciudad de Valparaíso le permitió -tras mediciones y observaciones astronómicas- determinar el meridiano de Valparaíso, crucial para la navegación de la época.

Collage ilustrativo del pionero Juan Mouat y el telescopio de tránsito, principal instrumento del observatorio. Daniela Bustamente / Fundación Altura Patrimonio

Ibar agregó que el observatorio astronómico fue documentado por El Mercurio de Valparaíso en 1843. La nota del diario habla que contaba con un telescopio de tránsito donde podía observar el paso del sol, la luna y otras estrellas. La pieza octogonal donde estaba este telescopio tenía un corte en las paredes y el cielo por donde podía observar el tránsito de cualquier estrella que pasaba por el meridiano celeste a cualquier latitud.

“El posicionamiento de Chile en astronomía a nivel mundial es único, por lo tanto, reconocer la historia y el rol que tuvo Valparaíso en explicar cómo llegamos a ser lo que somos hoy me parece esencial de rescatar”, destacó.

La iniciativa cuenta con financiamiento gracias a la adjudicación de los fondos concursables entregados por el Comité Mixto entre el Observatorio Europeo Austral (ESO) y el Gobierno de Chile, a través del Ministerio de Relaciones Exteriores.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.