¿Es clasista el chileno?

PASEO AHUMADA - COMERCIO - TIENDAS - NEGOCIOS - GENTE - PUBLICO - CLIENTES - CONSUMIDORES - TEMATICA NAVIDAD - COMPRAS - CONSUMO - VISTA GENERAL - PUBLICADA - La Tercera - 20131218 - SANTIAGO 11 DE DICIEMBRE DE 2013. FOTO GENTE PASEO AHUMADA, EN LA COMUNA DE SANTIAGO. FOTO : RICHARD ULLOA / LA TERCERA - SANTIAGO - REGION METROPOLITANA - CHILE

Observamos que en el caso de la sociedad chilena hay una serie de patrones culturales que estarían infiriendo en el mantenimiento de este clasismo. Son propios de un orden estamental.


El chileno ha tendido a ser clasista y también racista. Es un fenómeno que acompaña a la conformación de la sociedad chilena, porque se va configurando a partir de una situación de diferenciación que es social y al mismo tiempo racial. Entonces eso va generando distanciamiento entre determinados sectores, y permite que se establezcan diferencias exacerbadas con respecto a la condición que van a tener algunos grupos en la sociedad con respecto de otros. Es una constante que se exacerba en determinados contextos. En los 60 o 70 observamos una tendencia menos clasista que en el transcurso de las últimas décadas, básicamente porque hay un contexto donde se plantearon ciertas reformas sociales y se está poniendo en cuestión esta estructura diferenciada que ha caracterizado a la sociedad chilena. Pero en la actualidad no observamos algo de este tipo, sino que algo distinto, donde se exacerba la diferencia social.

Estos fenómenos se van dando cotidianamente, pero hay otros fenómenos que están subyaciendo, como lo ocurrido en Lago Ranco, que tiene que ver con la apropiación de un bien público por parte de un privado. Es una situación que escapa al clasismo propiamente tal. Observamos esta situación de diferenciación y clasismo a nivel laboral, en la incorporación a determinados grupos o posiciones. El clasismo está muy presente, muy arraigado en Chile.

La sociedad moderna tiende a ser una sociedad donde deja de lado ciertas condiciones que eran propias de la sociedad pre moderna, donde era permitido justificar ciertas diferenciaciones debido a que hay otros patrones que son más igualitarios. Observamos que en el caso de la sociedad chilena hay una serie de patrones culturales que estarían infiriendo en el mantenimiento de este clasismo. Son propios de un orden estamental. La estructura de clase es dinámica, los individuos pueden experimentar movilidad ascendente y descendente. En el orden estamental, la condición social de cada grupo se mantiene más bien estable a lo largo del tiempo”.

Hay patrones culturales que están arraigados y se expresan de manera espontánea. No es que exista hechos premeditados, se dan. Están naturalizados. Las redes sociales no logran modificar los comportamientos, ni los patrones. Hacen permitir una mayor difusión, que puede ser repudiables frente a la opinión pública. Ayudar a difundir.

Otro elemento es la configuración de las ciudades. Está muy patente la diferencia, es visible. Obviamente eso contribuye, y a a la estigmatización con respecto al origen social. Una persona que viene de una comuna con bajos ingresos ya tiene un estigma para determinados grupos sociales. Por otra parte, la igualdad se permite debido a patrones de igualdad social. Esas oportunidades que estén garantizadas socialmente. Las sociedades avanzadas tienden a ser más igualitarias.

* Octavio Avendaño, académico Universidad de Chile.



Seguir leyendo