Esclerosis múltiple: El hallazgo de científicos chilenos que advierte limitaciones de terapia experimental con células madre

francisco rivera UACH3

Investigación sugiere que una edad media o avanzada (50 años) de los pacientes con esta enfermedad afecta la eficacia del tratamiento.


La esclerosis múltiple (EM) es una enfermedad autoinmune crónica que afecta el cerebro y la médula espinal de personas jóvenes, menores de 40 años, y entre ellos, es más frecuente en las mujeres. Se estima que en Chile la prevalencia es de 12 personas con EM por cada cien mil habitantes.

Las neuronas en las personas que tienen EM pierden la cubierta grasa que protege el axón, por lo que la transmisión eléctrica entre ellas se dificulta afectando a todo el sistema nervioso central. A la fecha, no existe un tratamiento efectivo que pueda curar esta enfermedad. Pero entre los investigadores está generando expectativa una terapia experimental con células madre

"Se trata de una estrategia terapéutica que está aún en desarrollo, ya que se están realizando las pruebas clínicas. Sin embargo, los resultados deberían de hacerse públicos durante este año o, a más tardar, el próximo. Solo en ese momento tendremos una idea de la eficacia del tratamiento", señala Francisco Rivera, académico de la Facultad de Medicina de la Universidad Austral de Chile e integrante del Núcleo Centro de Investigación de Estudios del Sistema Nervioso (CISN) de esta misma institución. Él junto a María Elena Silva, académica de la Facultad de Ciencias de la U. Austral, y también integrante de CISN, han investigado esta enfermedad desde el año 2011 y recientemente descubrieron un aspecto clave que está relacionado directamente con la gran promesa de tratamiento de las células madre.

Este descubrimiento hizo que el trabajo de este grupo fuera la portada de agosto de la revista Glia, una publicación científica especializada en neurociencia. "Los resultados la investigación que acabamos de publicar sugieren que una edad media o avanzada en los pacientes con esclerosis múltiple puede limitar la eficacia del tratamiento basado en el uso de un trasplante autólogo de células madre mesenquimáticas obtenidas a partir de la médula ósea del mismo paciente", dice Rivera.

De acuerdo a los cálculos realizados, la edad media o avanzada que puede representar un límite es alrededor de 50 años. "Eso es algo que nosotros discutimos en nuestro trabajo publicado. Ahora, los pacientes seleccionados para los estudios clínicos que se están realizando en el mundo, están entre los 18 y 50 años. Por lo tanto, una vez obtenidos los resultados de estos estudios en pacientes con esclerosis múltiple sería de gran interés verificar si la eficacia del tratamiento se correlaciona con los distintos grupos etarios", añade.

Esclerosis

Según Rivera, muchas veces, cuando hablamos de células madre en el contexto terapéutico nos referimos a células capaces de especializarse y de generar otros tipos de células. "Así una vez trasplantadas en un paciente que ha perdido parte de un tejido, estas células podrían ellas mismas regenerar el tejido dañado. Si bien es cierto las células madre mesenquimáticas tienen todas las características de una célula madre, también tienen otras propiedades que las hacen bien interesantes. De alguna manera, todas las células de nuestro organismo tienen la capacidad de comunicarse entre ellas… 'se hablan', 'conversan' y en ese aspecto la células madres mesenquimáticas son 'muy conversadoras'. Ellas liberan señales que otras células vecinas (y algunas no tan vecinas) perciben reaccionando de acuerdo a las instrucciones que entregan esas señales. Así las células madre mesenquimáticas pueden 'moldear' un ambiente celular 'enfermo' y convertirlo en uno menos dañino para el organismo o incluso 'regenerativo'", dice.

[caption id="attachment_735581" align="aligncenter" width="638"]

esclerosis

La imagen del trabajo de Rivera y su equipo es la portada de agosto de la revista Glia.[/caption]

Es precisamente por esta propiedad que se busca su uso terapéutico en caso de esclerosis múltiple. "Las señales que liberan las células trasplantadas, son capaces, por un lado, de 'apaciguar' la destrucción de la mielina y, por otro lado, de 'ayudar' a que otras células hagan más fácilmente su trabajo, que es, regenerar la mielina. Aparentemente, es esta habilidad 'señalizadora' que se ve disminuida (como si la células madres perdieran la capacidad de 'conversar' con células vecinas) con el avance de la edad y por ende podría afectar su capacidad terapéutica", explica.

Además de la edad, algunos estudios afirman que las células madres mesenquimáticas obtenidas de los pacientes con EM presentan deficiencias si se comparan con células obtenidas a partir de pacientes sanos. "Todo lo anterior sugiere que el trasplante autólogo tiene sus limitaciones y posiblemente habrá que considerar alternativas", sugiere Rivera.

Comenta