Estudio advierte que mil millones de jóvenes pueden quedar sordos por usar audífonos a todo volumen

Investigación incluyó 33 estudios revisados por pares publicados entre 2000 y 2021, en los que participaron más de 19.000 personas de entre 12 y 34 años.


La música es una parte integral de la vida humana. Está a nuestro alrededor, como la luz del sol, levantando nuestro estado de ánimo. Lo disfrutamos tanto que muchos de nosotros lo llevamos a todas partes en nuestros teléfonos o pasamos los fines de semana yendo al club, a los lugares de música en vivo o a los conciertos.

Mientras tanto, muchos de nosotros nos sentimos molestos por el sonido fuerte de los lugares de música o comentamos el sonido que emana de los auriculares de otra persona. Probablemente seamos conscientes de que debemos evitar la pérdida de audición por ruidos industriales fuertes en el trabajo o por el uso de herramientas eléctricas en el hogar.

Una revisión sistemática publicada en BMJ Global Health informa que las prácticas de escucha inseguras en adolescentes y adultos jóvenes al usar dispositivos personales (como teléfonos o reproductores de música digital) y asistir a clubes y conciertos ruidosos son comunes y podrían ser un factor importante que contribuye a pérdida de la audición.

De hecho, los autores estiman que las melodías podrían poner hasta 1.350 millones de jóvenes en riesgo de pérdida de audición en todo el mundo.

Qué analizó el estudio

El análisis sistemático implica mirar a través de múltiples estudios para identificar hallazgos consistentes. En este estudio, los autores incluyeron 33 estudios revisados por pares publicados entre 2000 y 2021, en los que participaron más de 19.000 personas de entre 12 y 34 años.

En el estudio, la audición insegura se identificó como escuchar a niveles superiores a los 80 decibelios durante más de 40 horas a la semana. Por contexto, este es el nivel por encima del cual la mayoría de los estados australianos requieren que la industria implemente procesos de protección contra el ruido, como el uso de protectores auditivos.

El estudio confirma que la tasa de prácticas de escucha inseguras es alta en adolescentes y adultos jóvenes: el 23,81 % de ellos escuchaba música en dispositivos personales a niveles inseguros y el 48,2 % en lugares de entretenimiento ruidosos (aunque esta tasa es menos cierta). Según las estimaciones mundiales de la población, esto se traduce en hasta 1350 millones de jóvenes en riesgo de pérdida auditiva en todo el mundo. La Organización Mundial de la Salud estima que más de 430 millones de personas en todo el mundo ya tienen una pérdida auditiva discapacitante y la prevalencia podría duplicarse si no se prioriza la prevención de la pérdida auditiva.

Los resultados coinciden con nuestros estudios previos realizados por los Laboratorios Nacionales de Acústica y el Centro de Investigación Cooperativa HEARing de Australia.

Hace más de una década informamos un alto potencial de pérdida de audición por la asistencia a clubes nocturnos, pubs y conciertos en vivo en jóvenes australianos de entre 18 y 35 años.

En ese entonces, descubrimos que el 13 % de los jóvenes australianos (entre 18 y 35 años) recibían una dosis anual de ruido de clubes nocturnos, conciertos y actividades deportivas que excedía la dosis máxima aceptable en la industria. En 2015, la OMS lanzó la iniciativa Make listening Safe para alentar a los jóvenes a proteger su audición.

Por qué es malo para tu audición

Entonces, ¿cuál es el problema con la música alta? Al igual que la luz del sol, la sobreexposición puede provocar daños.

El ruido fuerte, incluida la música, puede destruir las células ciliadas y las membranas del oído interno (la cóclea). Una vez que se pierde la audición, es posible que una persona no pueda escuchar o comprender el habla o los sonidos a su alrededor.

Las investigaciones muestran que la pérdida auditiva es el resultado de una combinación de sonido demasiado alto (y no tiene que ser doloroso para causar daño auditivo), escuchar un sonido alto durante demasiado tiempo (y cuanto más alto sea el sonido, menos tiempo podrá escuchar antes de que su la audición está en riesgo) y con qué frecuencia está expuesto (y el daño auditivo es acumulativo con el tiempo).

Una buena “regla del oído” es que si escucha un zumbido en sus oídos durante o después de escuchar, corre el riesgo de dañar su audición. Este tipo de pérdida auditiva es permanente y puede requerir el uso de audífonos o implantes cocleares.

Espera, ¿entonces no hay música a todo volumen? Entonces, ¿qué podemos hacer, aparte de tirar nuestros auriculares y evitar las discotecas y la música en vivo?

Primero, al igual que con el sol y la piel, debemos ser conscientes de los riesgos para nuestra audición y tomar las medidas necesarias para protegernos. Necesitamos ser conscientes de qué tan fuerte es el sonido a nuestro alrededor y cómo mantener nuestra exposición dentro de niveles seguros. Podemos hacer esto mediante el uso de protección auditiva personal en los clubes (como orejeras o tapones para los oídos que sean adecuados para el propósito), o limitando la frecuencia con la que visitamos lugares de música ruidosos o el tiempo que permanecemos en los muy ruidosos.

En Australia, las personas pueden acceder a una calculadora de riesgo de ruido gratuita para calcular su riesgo personal utilizando un medidor de nivel de sonido en línea y explorar cómo los cambios en el estilo de vida podrían proteger su audición y al mismo tiempo permitirles disfrutar de la música.

La mayoría de los teléfonos ahora vienen con un software que puede monitorear niveles de escucha seguros y limitar la exposición.

Foto: AP

La protección auditiva a nivel del lugar es más desafiante y puede requerir enfoques regulatorios y basados en la industria. Nuestra investigación de 2020 identificó controles de peligro para lugares de entretenimiento, como alternar el volumen entre niveles más altos y más bajos, rotar al personal, proporcionar salas silenciosas y elevar las ubicaciones de los altavoces por encima de la altura de la cabeza. También mostramos que los DJ y los lugares estaban abiertos a iniciativas destinadas a reducir el riesgo de pérdida auditiva para sus clientes y personal.

Los compromisos son posibles y podrían permitir disfrutar de la música en lugares de música en vivo, al tiempo que protegen la audición. De esa manera todos podrán seguir disfrutando de la música por más tiempo.

*Roberto Cowan, investigador de cátedra, Audiología y Patología del Habla, Universidad de Melbourne

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

La iniciativa permite a cientos de niños ir al colegio en bicicleta, con la finalidad de generar consciencia a través de la entretención y la sustentabilidad.