¿Existe la transexualidad en la naturaleza? Brigitte Luis Guillermo Baptiste, la primera científica trans de Colombia

Entró a la universidad como Luis Guillermo, pero hoy se llama Brigitte. Asegura que en la naturaleza existen casos de transexualidad, por lo menos, en el 20% de las especies.


“Claro que sí”, adelanta Brigitte Luis Guillermo Baptiste (55). La transexualidad no es propia de la especie humana y se encuentra en varios casos del reino animal y vegetal. A partir de ahí, la bióloga y directora del Instituto de Investigación de Recursos Biológicos Alexander von Humboldt, en Colombia, se aferra para disfrutar y promover la diferencia.

Entró a trabajar allí en 1995, como Luis Guillermo, y tres años después rompió su propio molde para convertirse en Brigitte.

Colombia es el segundo país con mayor biodiversidad en el mundo, y Brigitte la estudia y aprende de ella. La transexualidad en la naturaleza se expresa “no solo en el comportamiento reproductivo, sino que en los roles dentro de una comunidad biológica a la que pertenece”, explica en conversación con Qué Pasa.

Gracias a un estudio de la Universidad de California, se sabe que cuando un cardumen de al menos 14 tipos de peces de arrecife, pierde su macho, la hembra más grande comienza a actuar como macho en un par de horas, y luego de 10 días comienza a formar espermatozoides. En Colombia se descubrió que su árbol nacional, la palma de cera, presenta casos en que especies de machos pasan a ser hembras. “Y les aseguro que no tuve nada que ver con ello”, bromeó Brigitte en una charla realizada en Argentina, en diciembre pasado.

Otros casos de transexualidad en la naturaleza han sido registrados en hienas moteadas y dragones barbudos, o pogonas. Estos últimos pueden cambiar su género, incluso, dentro del huevo. Y no se trata sólo de cambios biológicos, sino también sociales. Baptiste asegura que en la naturaleza existen casos de transexualidad, por lo menos, en el 20% de las especies. Estadísticamente no aparecen en cantidades predominantes, “pero son indudablemente un elemento de la evolución importante”, destaca.

Hiena moteada.

Hacia la “Ecología Queer”

“En la ecología tenemos la necesidad de dudar de la identidad y de los roles de las especies”, sostiene Brigitte, quien se aventura a ensamblar esta disciplina con la “literatura queer” para deconstruir y poner en crisis las normas de comportamiento e identidad de género que existen en la naturaleza. “Hablar de ‘Ecología Queer’ es hacer un llamado a reconocer la variabilidad extrema que existe en todas las entidades biológicas, y cómo esta variabilidad se deriva en las maneras en que nos relacionamos”, agrega.

Es una discusión que no está zanjada. La transexualidad en la naturaleza aparece, según Baptiste, a través de “mecanismos mediante el cual las especies garantizan su reproducción y cuidado de las nuevas generaciones; garantizan la propiedad y el comportamiento colectivo para la crianza”.  De manera que no se justifica que existan, o puedan existir, casos de rechazo a la identidad de género trans en la naturaleza.  “Habría que pensar que es un comportamiento exclusivo de la especie humana” concluye.

Este miércoles 16 de enero, Brigitte Baptiste se presentará en el Congreso Futuro 2019, para dar su enfoque a los desafíos que debe plantearse la sociedad ante una biodiversidad que se enfrenta a un escenario de cambio climático.



Seguir leyendo