Flavio Salazar, nuevo ministro de Ciencia y su opinión sobre la gestión de Couve: “Faltó impulso para poner a la ciencia realmente en el lugar que le corresponde”

El biólogo y nuevo ministro de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación de Chile, dice que su visión no tiene que ver con algo personal, pero que el objetivo principal es ubicar a la ciencia como un pilar del modelo de desarrollo, algo que a su juicio, faltó en la administración saliente.


Dice que aunque tenía una sospecha, por el perfil político de su trabajo en la U. de Chile, igual se sorprendió con su nominación como el nuevo ministro de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación de Chile, cargo que asumirá en 45 días.

“La primera persona que me contactó fue Camila Vallejo. Me llamó un domingo”, rememora. “Estaba descansando, viendo tele y me preguntó si estaba en la carrera para rector, me dice que tenían una misión, que quería conversar respecto a eso y que estaba en las primeras líneas para asumir el ministerio. No fue una confirmación, fue un sondeo serio. Ahí empecé a pensar en esa posibilidad como algo real, estaba nervioso. El día martes recibí un whatsapp del presidente, me llamó y conversamos y me dijo oficialmente y me entregó las expectativas que tenía el gobierno respecto a eso. Agradeció mi disponibilidad y se transformó en algo real… fue una alegría con válvula apretada porque no podía decir nada. No tuve ninguna duda en aceptar”, dice el biólogo Flavio Salazar (56), investigador del Instituto de Ciencias Biomédicas (ICBM) y vicerrector de Investigación y Desarrollo de la Universidad de Chile, nuevo ministro de Ciencia de la administración Boric.

Reconoce que estos últimos días han sido una avalancha de sentimientos. “Es un cambio importante y radical de lo que venía haciendo y no solo para mi, para mi familia, mis amigos”, detalla.

- ¿Se imaginó alguna vez como ministro de Ciencia?

Alguna vez, probablemente lo pensé. Por la experiencia que tengo desde la vicerrectoría, por el involucramiento que tengo con los temas de políticas de ciencia, uno siempre piensa que puede proyectarse a una tarea de este tipo pero nunca lo tuve como un objetivo específico. Antes que me nominaran, estaba incluso como precandidato a rector de la Universidad de Chile.

Primeras tareas

Salazar está consciente de que existe mucho trabajo, pero señala que antes de todo es necesario sentarse a conversar con todos los actores de lo que el llama el “ecosistema de la ciencia y tecnología, un grupo de personas acotado y que en general, son todos conocidos, por lo que espera no sea difícil lograr avances”

- ¿Cuál es la tarea más urgente a realizar en el Ministerio? ¿Dónde estarán los primeros esfuerzos?

Lo primero es conversar con quienes trabajan en el Ministerio, con quienes trabajan en la ANID porque un elemento clave es establecer confianza con las personas, entonces para poder asumir los grandes desafíos, lo primero que hay que tener es un equipo. Tengo una historia con la Vicerrectoría de Extensión y Desarrollo y es que se construye a partir de proyectos colectivos, no es que yo tengo un plan diseñado en el cajón. Lo primero que hay que hacer es establecer las confianzas y luego que tenga una confianza interna, con los equipos del ministerio, con las direcciones, etcétera, comenzar a trabajar en las primeras semanas en conversar con las universidades. Ese será el primer trabajo y luego con todo el ecosistema de las ciencias y la tecnología. A partir de una síntesis de todo lo que conversemos, vamos a establecer los objetivos: el principal es poner a la ciencia como un pilar del modelo de desarrollo y eso se hará mejorando los temas de género y mejorando en el corto plazo, las condiciones de los jóvenes que están trabajando en ciencia para poder incentivar que la carrera científica sea atractiva.

- Siempre hay críticas contra el sistema de Becas: que solo algunos se las ganan, que después no hay trabajo para los becados ¿Qué se hará en esta materia?

Aquí hay que tener una mirada bien amplia. Una mirada reduccionista, que ve cada programa por separado, que ve el programa de formación, separado de las humanidades, ciencias sociales, de desarrollos tecnológicos, hace que se estanquen las cosas. Tenemos mirar bien el ecosistema y brindar oportunidades mayores, y para eso lo primero es un aumento presupuestario que vaya en el camino de grandes proyectos de interés nacional, energías verdes, vacunas, fortalecimiento de la investigación clínica y a partir de allí ir generando programas que sean funcionales a esto y que incluyan las becas.

Según el nuevo ministro de Ciencia, hoy es necesario tener un equilibrio entre los doctorados y becas que se realizan fuera del país y aquellas que se realizan acá. ¿La razón? Es que ya existe un nivel de desarrollo en Chile que es importante mantener fortalecido. “No podemos desnudar nuestros laboratorios y no permitirle que la gente se forme ahí”, señala.

Además, también reconoce que todavía es necesario contar con las universidades internacionales, una de las materias que trabajarán con los centros de estudios chilenos, sociedades científicas, investigadores, agrupaciones gremiales de estudiantes y doctorados. “En esta etapa el presidente nos pidió escuchar mucho, qué están pesando todos los actores” y eso es precisamente lo que dice que hará.

Faltó impulso

Aclara que no es amigo del actual ministro de Ciencia Andrés Couve, pero que se conocen, han trabajado juntos y respetan la trayectoria de cada uno. Sobre su trabajo, Salazar, antes de cualquier comentario valora la instalación del Ministerio pero también critica la falta de impulso en ubicar a la ciencia en el lugar que le corresponde.

- ¿Cómo evalúa el trabajo realizado por el ministro Andrés Couve? ¿Han podido hablar en estos días?

A Andrés Couve lo conozco porque somos colegas del Instituto de Ciencias Biomédicas (ICBM) de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile, estábamos en distintos departamentos pero en la misma localidad. Conversábamos mucho también, durante la época en que se hablaba sobre la posibilidad de hacer un ministerio. Mi visión no tiene que ver con algo personal. Lo primero que valoro es la instalación del Ministerio, fue un deseo colectivo de hacerlo y se hizo. Implementarlo, en la práctica se generaron las seremias, una estructura que permite sostener los planes, pero yo creo que faltó, no sé hasta qué punto es resorte del ministro, pero faltó este impulso de poner a la ciencia realmente en el lugar que le corresponde dentro de un modelo de desarrollo. No hubo eso, solo tímidos acercamientos hacia los privados, pero yo creo que de manera insuficiente.

La misión ahora, será partir de lo que ya se ha construido, “plantear nuevos proyectos más ambiciosos que yo creo que son los que el país necesita”, agrega.

- ¿Ha tenido algún tipo de comunicación con las actuales autoridades del Ministerio de Ciencia?

Sí. Tanto el ministro como la subsecretaria me llamaron el mismo día del nombramiento, tuvimos una conversación muy amable. Haremos un traspaso muy ordenado, me dijo el ministro que estaban preparados para poder juntarnos, yo creo que será en los próximos días, con nuestros asesores y los asesores de ellos.

Juventud y experiencia

- A muchas personas les llamó la atención su militancia en el Partido Comunista...

Desde hace muchos años que soy PC, lo que pasa es que nunca he sido un dirigente nacional. Siempre he tenido una militancia en la base, con compañeros de mi universidad. Entre a las juventudes comunistas cuando estaba en Suecia y desde ahí he estado siempre militando en los lugares que me corresponden. Quienes me conocen lo saben, es una parte de todos mis aspectos personales. Algunos me conocen por ser innovador, otros por ser inventor de una vacuna, otros por ser vocero en materias de información científicas, otros como vicerrector. Mi militancia, es una de mis facetas, que es un compromiso social que he tenido siempre por convicción y que hoy en un gobierno multipartidista, con muchas culturas, con muchas formas, tengo la oportunidad de contribuir desde mi mundo a un gobierno futuro. Eso me hace estar muy contento.

Gabinete Boric
El presidente electo presentó ayer un gabinete con 14 mujeres y 10 hombres y con un promedio de edad de 49 años. Además, incluyó a ocho independientes. Foto: Mario Tellez / La Tercera.

- De este nuevo gabinete, se ha destacado las competencias técnicas de cada uno, la juventud de algunos ministros. ¿Cómo ve usted la conformación de este grupo?

A mi me parece muy positivo por la diversidad que existe, la diversidad de historias. Todos nosotros nos construimos en base a nuestras propias historias. Nadie decide ser como es sino que va acumulando experiencia y generando un pensamiento en torno a esa experiencia. Yo veo mucha diversidad en la experiencia de las personas, pensamientos, distintas visiones políticas, edades, identidad sexual. Eso constituye una riqueza porque en el fondo lo que nos une es un proyecto colectivo de cambio, en el que estamos todos de acuerdo y al que todos vamos a aportar

Apoyo familiar

Casado y padre de tres hijos (dos hijas de 32 y 28 y un hijo de 25), Salazar dice que ha recibido el apoyo de toda su familia, amigos y cercanos.

¿A quién le contó primero de su nombramiento?

Estaba con mi señora cuando me llamó el Presidente. Ella sabía que me había escrito. Me quedaba solo 2% de carga en el celular cuando me escribió, corrí, busqué el cargador, lo conecté pero me llamó como a los 10 minutos. En ese rato, nos mirábamos con mi esposa… hasta que llamó. Los primeros que supieron fueron mi señora, mis hijos y mis papás.

Las dos hijas mayores viven en Noruega y están de vacaciones en Chile, así que también pudieron compartir la noticia en persona. “Estaban emocionadísimos, ha tenido también un impacto para ellos, sus amigos, contactos, los felicitan. Ellos saben que esto es un reconocimiento para mi, para mi carrera para la forma en que he trabajado. A mis papás les conté, estaban muy emocionados. Mi papá es técnico industrial, mi mamá dueña de casa, ellos no se lo imaginaban nunca, tener un hijo ministro. Mi mamá decía que me veía muy lindo en la tele”, recureda entre risas acerca de los momentos vividos la semana pasada.

Tras la ceremonia el realizada el viernes pasado en la Quinta Normal, Salazar y su esposa se fueron caminando a su laboratorio que está ubicado en el mismo recinto, oportunidad en la que pudo compartir con sus alumnos. Una de las primeras despedidas que tuvo antes de asumir en su nuevo cargo.

Lea más en Qué Pasa

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

El análisis se basa en 489 estudios de poblaciones de hormigas que abarcan todos los continentes donde habitan estos insectos.