¿Le ha costado recordar las cosas durante la pandemia? Esto es lo que le pasa a tu cerebro

Foto: Reuters

Muchas personas han informado que se volvieron más olvidadizas a lo largo del día durante los períodos de confinamiento.


Sin duda, estamos viviendo un período históricamente significativo. El inicio de la pandemia de Covid-19 afectó gravemente a la economía mundial, impuso una tensión extrema en los sistemas de atención de la salud y precipitó un cambio repentino y dramático en nuestra vida cotidiana.

Intuitivamente, parece lógico que la magnitud de la disrupción provocada por la pandemia genere muchos momentos memorables de esta época de nuestras vidas. Sin embargo, muchas personas informan anecdóticamente que su memoria de la vida bajo encierro es pobre. Y muchos de nosotros experimentamos un aumento en el olvido durante los meses de aislamiento social.

Foto: AP

No está muy claro qué causa exactamente estos problemas de memoria, pero las teorías bien establecidas de la psicología cognitiva pueden explicar el fenómeno.

Sentido de sí mismo

La memoria autobiográfica se refiere a nuestros recuerdos de los eventos y conocimientos generales que constituyen nuestro sentido del yo. Curiosamente, la investigación sobre la memoria autobiográfica muestra que los adultos mayores de 30 años recuerdan una cantidad desproporcionadamente alta de eventos de la adolescencia tardía y la edad adulta temprana . Este fuerte efecto se conoce como la protuberancia de la reminiscencia.

La teoría de la transición sugiere que el efecto ocurre porque la adultez temprana es un período de transición durante el cual experimentamos nuevos eventos, encontramos nuevas personas y visitamos nuevos lugares. La novedad de estas experiencias las hace destacar en la memoria.

Por el contrario, durante los períodos de estabilidad (por ejemplo, trabajando durante muchos años en el mismo trabajo), nuestras actividades tienden a ser menos variadas y menos distintivas. Como resultado, es más probable que los eventos diarios se almacenen en la memoria como representaciones genéricas en lugar de recuerdos individuales para eventos específicos.

Esta teoría está respaldada por el hallazgo de que las transiciones importantes de la vida, como la inmigración o los cambios importantes de carrera, provocan un aumento similar en la cantidad de recuerdos que podemos recuperar de ese período de vida.

Estabilidad extrema

Las cuarentenas del Covid-19 forzó cambios en nuestros patrones de comportamiento consistentes con un período de transición. De repente dejamos de interactuar con muchos de nuestros conocidos, de ir al trabajo o a la escuela y de participar en actividades sociales. La teoría de la transición predice que deberíamos tener recuerdos de eventos más específicos de la época en que se impusieron por primera vez las medidas de salud pública.

Sin embargo, a diferencia de una transición de vida típica, durante el encierro, un conjunto de actividades regulares no fue reemplazado por otro. En cambio, nuestras actividades cotidianas se volvieron significativamente menos variadas y participamos en muchas menos actividades novedosas. Muchos de nosotros hicimos la transición de un período de relativa estabilidad a un período de extrema estabilidad. En consecuencia, la teoría de la transición predice que deberíamos tener menos eventos y recuerdos específicos del período de encierro.

Para probar estas predicciones, los psicólogos Norman Brown y Eamin Heanoy de la Universidad de Alberta realizaron un estudio de investigación en el que pidieron a los participantes que recordaran “eventos memorables, interesantes o importantes” que ocurrieron entre septiembre de 2020 y agosto de 2021. Sus resultados mostraron que los participantes recordaron más eventos desde el primer mes del confinamiento por Covid-19 (marzo de 2020) en relación con los meses inmediatamente anteriores y posteriores a la imposición de las restricciones de salud pública.

Sus hallazgos muestran que la cuarentena provocó un aumento inicial en la cantidad de recuerdos de eventos específicos que las personas podían recordar. Sin embargo, como persistió el encierro, este beneficio de memoria no se mantuvo. La falta de eventos de vida distintivos durante las cuarentenas nos dificultó recuperar recuerdos pandémicos episódicos.

Mayor olvido

Si bien la teoría de la transición puede explicar nuestra falta de recuerdos específicos sobre la vida bajo encierro, el efecto de la pandemia en la memoria parece extenderse más allá de nuestra capacidad para recordar información autobiográficamente relevante. Muchas personas han informado que se volvieron más olvidadizas a lo largo del día durante los períodos de confinamiento.

De hecho, otro estudio encontró que los participantes tendían a cometer más errores en una tarea de memoria simple a medida que aumentaba la duración del aislamiento social. Los investigadores evaluaron la capacidad de los participantes para recordar listas de palabras después de un breve intervalo de retención. En las primeras semanas de aislamiento social, la memoria de los participantes mejoró. Sin embargo, a medida que pasaba más tiempo, los participantes experimentaron un empeoramiento constante de la memoria.

De manera similar, un estudio italiano encontró que las estudiantes universitarias experimentaron déficits en su capacidad para retener información relevante para la tarea en la memoria durante la pandemia. Los mismos estudiantes también reportaron déficits en la memoria prospectiva: eran más propensos a olvidar tareas que habían planeado completar más adelante.

De manera similar, un estudio brasileño encontró que aproximadamente un tercio de sus participantes informaron haber experimentado peor memoria durante la pandemia.

Más allá de la pandemia

El olvido relacionado con la pandemia parece de naturaleza bastante diferente del déficit observado en la memoria autobiográfica. Sin embargo, el carácter distintivo puede volver a ser el culpable.

Un hombre caminando en la estacio de trenes de Los Angeles, California. Foto: Reuters

La mayoría de los psicólogos cognitivos están de acuerdo en que la memoria se basa en señales. Para recuperar información de la memoria, nos basamos en señales específicas que están asociadas con la información de destino. Una señal puede ser verbal, como el nombre de una persona, o no verbal, como una ubicación, una imagen o una emoción. Sin embargo, cuando una señal se asocia con demasiados rastros de memoria, ya no puede admitir la recuperación de información específica.

Por ejemplo, si ocurrieron tres eventos en tres habitaciones separadas, cada habitación debería indicar efectivamente una memoria de un solo evento. Sin embargo, si los tres eventos ocurrieron en la misma habitación, se produce competencia entre las tres memorias de eventos y la habitación se convierte en una pista de memoria menos eficiente.

Durante las cuarentenas, nuestra vida diaria se volvió significativamente menos variable. Como resultado, todos los recuerdos que formamos estaban asociados con un conjunto relativamente limitado de señales ambientales. Por lo tanto, cuando intentamos recuperar información de la memoria, experimentamos más interferencias entre los rastros de memoria que compiten entre sí y una peor memoria en general.

Variedad, la especia de la vida

Aunque experimentar problemas de memoria relacionados con la cuarentena puede haber sido alarmante, estos problemas probablemente fueron consecuencia de procesos de memoria normales en circunstancias anormales.

Foto: AP

Los últimos años nos han demostrado que participar en eventos únicos y distintivos es esencial para la memoria, el aprendizaje y el bienestar mental en general. Sin embargo, para ciertos grupos demográficos, el confinamiento no cambió significativamente la vida diaria.

Muchas personas que viven en instituciones como prisiones u hogares residenciales pueden continuar experimentando variaciones limitadas en su vida diaria más allá de la pandemia. Dada la evidencia empírica y nuestras experiencias subjetivas durante los últimos tres años, parece que vale la pena considerar si tenemos el deber de cuidado de introducir variación y distinción en la vida diaria de estas personas.

*Molly MacMillan, estudiante de doctorado, Psicología, Memorial University of Newfoundland

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

La agencia espacial está realizando los preparativos finales para estrellar un aparato espacial contra una roca interestelar, en lo que será la primera prueba de defensa planetaria del mundo.