María Teresa Ruiz, una de las científicas elegidas para el impresionante vuelo que seguirá el eclipse

Ruiz

La astrónoma y Premio Nacional de Ciencias, seguirá el evento astronómico en un vuelo de National Geographic a 39 mil pies de altura, junto a otros 62 pasajeros.




El próximo 2 de julio Chile será testigo de un evento astronómico histórico: un eclipse solar total. A las 16.38 horas, el cielo quedará en absoluta oscuridad en las regiones de Coquimbo y Atacama. Las posibilidades de visualizarlo son varias, desde observatorios y puntos habilitados por las diferentes localidades en la zona.

Poero hay una opción diferente: National Geographic sobrevolará el eclipse con un grupo de científicos y académicos, en un viaje bautizado "Into the Dark, viaje al eclipse".

La lista de invitados científicos está encabezada por María Teresa Ruiz, astrónoma y académica de la Universidad de Chile y Premio Nacional de Ciencias Exactas 1997, Gabriel León, bioquímico de la Universidad Católica y Doctor en Biología Celular y Molecular, además de otras personalidades como el cantante Gepe.

El vuelo contará con 62 pasajeros más la tripulación correspondiente, que encabezará el piloto, candidato a astronauta e integrante de la Comisión Científica y Tecnológica del Comité de Ministros para el Desarrollo Espacial, Klaus von Storch. El avión seleccionado es un Airbus 320 Neo y se posicionará a 39 mil pies de altura.

[caption id="attachment_667591" align="alignnone" width="7559"]

El avión Airbus 320 sobrevolará el eclipse durante el próximo 2 de julio.[/caption]

"Lo primero que tengo es la certeza de que voy a poder ver el eclipse total ya que el avión de Nat Geo volará a 39 mil pies, que es la altura máxima autorizada para vuelos de este tipo, por lo que no deberíamos tener nada que nos impida ver ese espectáculo", dice la astrónoma.

La científica tiene grandes expectactivas sobre esta particular manera de ver el eclipse. "Creo que la experiencia será emocionante, pero como nunca antes tuve la oportunidad de experimentarla, aún no puedo contar como fue".

Chile: foco de atención mundial 

Para muchos el eclipse solar total del próximo 2 de julio es catalogado como el evento astronómico del año. "Los eclipses de Sol totales no son muy frecuentes, y ocurrirá en la Región de  Coquimbo, reconocida mundialmente por tener los cielos más claros para la observación astronómica. Estas dos condiciones hacen que este eclipse atraiga visitantes de todo el mundo", señala Ruiz.

"A los numerosos visitantes extranjeros debemos sumar una gran cantidad de compatriotas que hoy ya saben más sobre el universo gracias a la actividad astronómica que se difunde por los medios de comunicación, y que irán a ver el eclipse. Chile será foco de atención mundial", añade.

[caption id="attachment_716295" align="alignnone" width="2210"]

El plan de vuelo del avión de National Geograhic.[/caption]

Científica y astronómicamente hablando, "observaremos como la Luna se interpone entre la Tierra y el Sol, fenómeno que se verá, en mayor o menor medida, en todo el territorio nacional. Entre el sur de Vallenar por el norte y Guanaqueros por el sur, la luna cubrirá totalmente la luz del sol, y el día se volverá noche por aproximadamente 2 minutos. También se verán las estrellas y el Sol se apreciará con un círculo negro rodeado por llamas anaranjadas", explica Ruiz.

"En el resto del territorio el eclipse será parcial, por ejemplo en Santiago el disco del Sol quedará 92% cubierto, al mirarlo con los anteojos especiales se verá con la forma de una luna nueva, sin embargo ese casi 10% de luz solar que no será cubierta por la luna hará que en Santiago el día no se vuelva noche oscura y sólo parezca un atardecer, lo mismo ocurrirá en el resto del territorio nacional", dice la astrónoma.

Chile tiene los mejores cielos del mundo. "Sí por razones geográficas, la corriente fría de Humboldt que hace que el mar chileno sea muy frío lo que promueve la formación de nubes sobre el océano y no en el continente, y la presencia de la cordillera de los Andes que actúa como un biombo deteniendo el aire húmedo que proviene del Atlántico. Gracias a esto, entre las regiones de Tarapacá y Coquimbo se dan condiciones extraordinarias para la observación astronómica, con muchas noches sin nubes y una atmósfera muy estable", establece la académica de la Universidad de Chile.

Comenta