María Luisa Cordero (Ind-UDI): “Me cargan las discriminaciones positivas”

"Si nosotros comenzamos a darles privilegios a grupos, a las etnias de los llamados pueblos originarios, vamos a crear una discriminación positiva que es muy odiosa y conflictiva", comenta la doctora que es candidata independiente a la convención por el distrito 12.




La doctora María Luisa Cordero es médica cirujana y psiquiatra de la Universidad Católica de Chile. Sin embargo, para muchas personas es conocida fuera de ese rubro por su participación en programas de radio y televisión en las cuales ha llamado la atención por sus polémicas declaraciones.

Cordero es candidata independiente a la convención constitucional (con cupo UDI) por el distrito 12 (Puente Alto - La Florida) y señala que entre sus prioridades están “que se modere el uso del agua”, dado el impacto de la sequía y que “haya un programa de vivienda digno, decente, oportuno y humano” ya que opina, “las cajas que hace el Serviu son verdaderas jaulas inhumanas”.

¿Cómo profesional de la Salud, cuál sería su propuesta?

Soy partidaria de un plan universal de salud bien provisto, bien oportuno, distribuido a lo largo de todo Chile. Y que, en aquel lugar en el que no haya un especialista que se haga, como se hace hace décadas en países desarrollados, y que lo hemos experimentado con la pandemia, por Zoom. Esto se traduce en que un especialista se junta con el general practitioner de los médicos generales de provincia, se reúne con el paciente, se hace la historia, y el médico especialista, desde la capital de la provincia en que se encuentre, le hace el diagnóstico y le hace la sugerencia terapéutica.

Usted tiene una carrera en la salud, pero muchos la conocen por salir en televisión. Incluso en notas su nombre se asocia con famosos que quieren ir a la convención, ¿con esto hay una crítica de la gente a los políticos tradicionales?

¿Tradicionales llama usted a esos mediocres apitutados políticos que se perpetúan en el poder? Imagínese el papelón de las personas que nombraron al ministro del Trabajo. Se niega a ser destetado. ¡Eso es impresentable en la ética nacional! Y que tantos pedigríes se autodenominan en las élites, una manga de mediocres e ignorantes. Es la gran mayoría. La excepción es la gente un poco mejor formada y que entienden un poco mejor las cosas. Yo me gané los porotos en la farándula porque nunca en mi vida había ganado tanta plata. Y la gente como yo, que trabajó en el servicio público y que nunca fue empleada de Isapres ni de asociaciones privadas de salud, andaba al tres y al cuatro (…) No me considero famosa. Famosa es la Raquel Argandoña, la Tonka Tomicic. Yo soy conocida porque yo soy médico cirujano. Tengo una estupenda formación académica, sé hablar de corrido y no digo las típicas frases de la farándula. Entonces la gente lo ha valorado. No me asigno a los grupos de los (Bastián) Bodenhöfer, de la señora Maca Venegas. No. Tengo una estupenda formación académica, y lo diré con todas sus letras: Chile se ha perdido a la doctora Cordero en política.

Uno de los temas es si cambiar o no el actual sistema presidencial, ¿cree que hay que pasar a un semipresidencialismo o semiparlamentarismo?

Por sus obras los conoceréis. Por ningún motivo con los payasos que tenemos de parlamentarios, un régimen parlamentario. Los declararía interdictos a un psiquiatra. Me inclino por un régimen semipresidencial, con alguna estructura que no necesariamente tienen que ser los apitutados del Tribunal Constitucional sino que se logre abrir un diálogo cuando nos toque un Presidente como el que tenemos actualmente, por el cual voté.

Respecto a las políticas de Estado ¿mantendría el Estado Unitario o propondría avanzar hacia un Estado Plurinacional?

Para ser transparente y franca, el tema me huele a manipulación política, el deconstructivismo de izquierda. Nación viene de la palabra nacer, salir a la vida. La nación no tiene nada que ver con la estructura administrativa y política del Estado. Nosotros somos parte de una pluralismo nacional (…) Lo que pasa es que la burocracia y los apitutados políticos no hacen realidad la letra, porque Chile tiene elementos jurídicos para que se respete, y tengamos una paridad en términos de accesibilidad a la salud, a la educación, al transporte, etc. Soy hija de inmigrantes, descendiente de un español. Hay descendientes alemanes, franceses, chinos, japoneses, coreanos, etc. Entonces, si nosotros comenzamos a darles privilegios a grupos, a las etnias de los llamados pueblos originarios, vamos a crear una discriminación positiva que es muy odiosa y conflictiva.

Usted nombra la palabra paridad, ¿cree que la paridad de género debiera expandirse y estar en la elecciones de parlamentarios o el nombramiento de autoridades?

Creo en mi propia historia. Fui dirigenta del Colegio Médico junto con la doctora Venturini. Fuimos las únicas mujeres en 1982, en plena dictadura. Fui fundadora de la Sociedad Chilena de Salud Mental, fui presidenta de esa sociedad. Siempre he participado junto con los hombres. Creo que nuestras diferencias parten en los genitales, todo lo demás es idéntico. Nos merecemos estar donde quiera que nosotras hagamos bien las cosas. Me cargan las discriminaciones positivas. No me gustaría que porque una es mujer va a ocupar un cupo.

Sin embargo, si sale electa estará en una convención que determinó la paridad.

Sí, si es que me elijen.

Usted va independiente pero con el cupo de la UDI, ¿comparte parte de las propuestas del ese partido para la nueva Constitución?

No he leído los estatutos de la UDI. El único vínculo que tengo con la UDI es que fuimos compañeros de trabajo con Francisco de la Maza y él me ofreció que yo fuera de candidata.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.