Bajas, retiros y una comisión: La reforma policial con la que Perú busca dejar atrás las protestas

Agentes de la Policía Nacional de Perú (PNP) disuelve manifestaciones frente al Congreso.

Una semana después de las manifestaciones que dejaron dos fallecidos y más de 100 heridos, el Presidente Francisco Sagasti anunció un nuevo mando policial, una comisión de modernización, agentes públicos para la transparencia de la institución y una supervisión de Contraloría.




Hace una semana, el congresista Francisco Sagasti juró como nuevo Presidente de Perú tras varios días de masivas protestas que le costaron el cargo a Manuel Merino, quien había asumido en reemplazo del destituido Martín Vizcarra. En su primer mensaje a la nación, el mandatario pidió perdón “por los abusos del Estado” a las familias de Bryan Pintado e Inti Sotelo, dos jóvenes de 25 años que fallecieron en medio de las manifestaciones, marcadas por la represión policial según denunciaron diversos organismos de DD.HH.

Después de una semana en silencio, Sagasti informó la salida del alto mando de la Policía Nacional de Perú (PNP) y la formación de una comisión especial, que estará a cargo de “modernizar y fortalecer” la institución para la defensa de los derechos ciudadanos.

“No podemos devolver la vida a estos jóvenes, pero sí podemos evitar que vuelva a suceder. Podemos, además, apoyar decididamente a los heridos, algunos de ellos de gravedad. En nuestro del Estado, les pido perdón a sus familiares, a ellos y a todos los jóvenes que marcharon por defender la democracia”.

Francisco Sagasti, Presidente de Perú.
Un hombre cubre su cuerpo con la bandera de Perú, mientras observa un mural en honor a Inti Sotelo y Bryan Pintado.

La reforma busca convertirse en un símbolo de un nuevo comienzo para un país sacudido por las crisis políticas. En una de las primeras acciones relacionadas al alto mando, el mandatario designó al general César Cervantes Cárdenas como nuevo comandante general de la Policía Nacional, que sustituirá al general Orlando Velazco, que se reincorporó el sábado en sus funciones después de contagiarse de coronavirus.

En esa línea, el gobierno interino enfatizó en que Velazco no estuvo al mando de la actuación de los agentes en las últimas semanas y que la responsabilidad recae en el subcomandante Jorge Lam. A su vez, el ministro del Interior, Rubén Vargas, anunció que 18 generales de la policía “van a pasar a situación de retiro y afrontarán investigaciones desde esa posición”.

“Quiero reiterar mi profundo pesar por los hechos ocurridos en las movilizaciones ciudadanas, en las cuales dos jóvenes perdieron la vida, otros ciudadanos resultaron heridos, algunos de ellos de gravedad y otros fueron afectados en su dignidad durante su detención”.

Francisco Sagasti, Presidente de Perú

Desde el Palacio de Gobierno, Sagasti informó que se instalará una comisión integrada por el ministro del Interior, miembros de la sociedad civil y de la policía, que entregará en un plazo de 60 días una lista de recomendaciones con el objetivo de “modernizar y fortalecer la policía en defensa de los derechos ciudadanos, el orden interno y la seguridad ciudadana”.

Enfrentamientos entre la policía y manifestantes en las afueras del Congreso.

Otro de los cambios para enfrentar nuevas protestas es que la Unidad de Inteligencia Táctica Operativa Urbana de la Policía Nacional, también conocido como Grupo Terna, no estará involucrado en el control de manifestantes, ya que “tienen tareas específicas” que no corresponden a situaciones multitudinarias y que se “debe castigar a quien haya dado la orden”.

Además, en un intento por “conectar a la policía con la ciudadanía”, Sagasti fortalecerá el sistema de protección a las familias de los dos jóvenes fallecidos y a los brigadistas que colaboraron en las manifestaciones, lo que será amparado por organizaciones de DD.HH., ya que habían denunciado una persecución en los días previos.

Sin embargo, los cambios al interior de la PNP irán más allá de remociones de altos cargos. Sagasti dio cuenta de “graves irregularidades” en la administración de recursos que habrían ocasionado una serie de decesos de agentes policiales que colaboraron para combatir la pandemia. Por esto, desde ahora funcionarios administrativos asumirán ciertas labores y la Contraloría estará encargada de controles periódicos en la institución.

El Presidente de Perú, Francisco Sagasti en una cadena nacional ayer desde el Palacio de Gobierno.

En esa línea el nuevo Ejecutivo peruano ordenó que gerentes públicos de la Autoridad Nacional del Servicio Civil (Servir) -personal profesional que ganó un concurso tras un proceso de evaluación- estarán a cargo de los sistemas administrativos y presupuestales de la PNP para “mejorar su capacidad de gestión y cambios en la administración pública” en base a la transparencia.

Según la agencia Andina, entre 50 y 500 funcionarios de Servir llegarían a trabajar en 15 unidades de la Policía. De esta manera, los gerentes asignados tendrán un equipo de tres o cuatro personas que serán ubicados por perfil en los grupos.

Una manifestante en medio de una protesta contra el gobierno en Lima.

No obstante, el jefe de Estado quiso también dar un espaldarazo a los agentes policiales y en paralelo impulsar una estrategia contra el crimen organizado. “A los miembros de nuestra Policía Nacional del Perú, quiero decirles que nuestra institución policial es fundamental para garantizar la defensa de la democracia. Por ello, es urgente renovar el compromiso de brindar seguridad y protección a los peruanos y peruanas”.

Durante la jornada de hoy, Sagasti encabezó la primera sesión del Consejo de Estado durante su gestión. De acuerdo con el diario El Comercio, en el encuentro el mandatario busca “formar un consenso en beneficio de la ciudadanía y el desarrollo del país” para evitar un nuevo estallido social antes de las elecciones de julio 2021.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.