Edmundo Pérez Yoma: "Tengo pocos derechos de agua y de un río que no corre"

EDMUNDO-PEREZ-YOMA(23760452)

Foto: Patricio Fuentes

El ex ministro del Interior manifestó su aprobación a la entrega de derechos de agua a perpetuidad, como busca mantener el gobierno.




Haciendo las maletas y ad portas de emprender rumbo fuera de Santiago. Edmundo Pérez Yoma –ex ministro del Interior y hoy empresario agrícola– se alista para salir de vacaciones. Pero antes de partir, se dio unos minutos para conversar sobre los cambios que busca concretar la administración Piñera al proyecto de ley que busca modificar el Código de Aguas.

Desde 2014 a 2017, el ex secretario de Estado se vio envuelto en una polémica judicial con la Dirección General de Aguas (DGA). La Corte Suprema puso fin al conflicto fallando a favor de la Dirección General de Aguas al revocar los derechos de agua provisionales otorgados a Agrícola Cóndor y Agrícola Los Graneros, propiedad de Edmundo Pérez Yoma y Osvaldo Junemann, respectivamente.

El gobierno de Michelle Bachelet propuso en su proyecto de reforma al Código de Aguas terminar con la entrega de derechos de agua a perpetuidad, estableciendo un límite de 30 años. Sin embargo, la actual administración es contrario a esta idea asegurando que se vulnera el derecho de propiedad privada, afectando la certeza jurídica para la agricultura.

Así lo dijo el ministro de Obras Públicas, Juan Andrés Fontaine, en PULSO Domingo: "es un error quitarles certeza jurídica a los derechos de agua" al ser consultado sobre el proyecto del gobierno anterior que eliminaba el carácter de perpetuo los derechos de agua.

Hoy, Pérez Yoma respaldó el ajuste del gobierno, siempre y cuando se garantice el acceso al agua para consumo humano. Más aún dijo que el derecho de propiedad privada no se contrapone con el acceso al agua para la población.

A fin de cuenta el proyecto de ley cede derechos a perpetuidad y el ministro Fontaine dijo que los nuevos derechos se entregarán por licitación y remate en el lugar gratuitamente como lo indica la ley actual. La medida incluye también un incremento en las tasas de patentes por no uso para evitar el acaparamiento. ¿Qué le parecen los cambios anunciados al proyecto?

Eso es bueno. La ley antigua también tenía eso.

Por medio de esta iniciativa se busca ceder derechos a perpetuidad.

Muy en teoría. Los agricultores tienen derechos de acuerdo a la cantidad de tierra que mantienen. Esa es una cosa usual en el mundo, pero este es un tema complicado. Hay gente que compra derechos de agua para especulación. Hay que ver también el aumento de las patentes. Eso es súper necesario.

¿Hoy existe acaparamiento en derechos de agua?

Hubo mucho, por Endesa, como era una empresa estatal, tuvo una cantidad enorme de derechos de agua, pero entiendo que esto se remedió en parte o totalmente, no sé. La verdad es que no soy para nada experto en este tema, pero se remedió con el pago de patentes de no uso de derechos de agua otorgados. Es decir, la persona que tenía derecho y no usaba esto, tenía unas multas bastante cuantiosas. O sea, no se sacaba nada con tener derechos de agua sólo por tenerlos. O lo usabas o no lo usabas.

¿Está de acuerdo con que existan derechos de agua a perpetuidad para los agricultores?

Para los agricultores de acuerdo al tamaño del predio, sí. En principio, sí. Por ejemplo: No sé si la ley lo contempla o no, pero lo que haría es que los agricultores no puedan vender derechos de agua a las mineras.

En los pequeños valles en el norte, los agricultores tienen derechos de agua. Eso les alcanza apenas para regar sus parcelitas chicas. Llega una minera y les compra los derechos de agua a un precio irresistible. Los tipos se quedan sin agua. ¿Harán se de seguir con la agricultura? No, siguen sacando agua tal cual.

La otra cosa que también me parece de toda lógica es que los derechos de agua que se otorguen tengan que ver con el tamaño del predio de los agricultores.

¿Cómo así?

Un predio de 100 hectáreas necesita 50 litros por segundo. Eso es todo lo que debiera tener. Antes, la tierra se vendía con agua. Después con Pinochet los derechos de agua se independizaron de la tierra y pasaron a ser una mercadería. En parte en esto había razón, porque habían tierras con mucha agua y no la usaban y otras con poca y la necesitaban. Sobre todo con la revolución con el riego por goteo.

Es bien complicado el tema del agua, pero no me causa repulsión que una tierra tenga agua a permanente siempre que esté de acuerdo a las proporciones de la propiedad.

¿Se contrapone el derecho de la propiedad al de acceso al agua para consumo humano?

No. No se contraponen. Lo primero que hay que hacer es asegurar el derecho al agua a toda la población. El acceso al agua de la población no puede estar en duda. No se contraponen ambos derechos siempre que esté garantizado el acceso al agua de la población

En Petorca hubo un problema judicial que escaló a la Corte Suprema y que justamente lo afectó a usted por derechos de agua.

El problema que hubo en Petorca es que se nos dijo que estábamos sacando agua ilegalmente. Se nos acusó. Eso lo hizo un señor Mundaca. Nosotros lo demandamos por injurias y entrega de falsas informaciones. Se ganó el juicio y se le condenó a seis meses de prisión remitida. Y todo lo que tuvimos que hacer fue pagar una multa en el juzgado de policía local por haber cruzado con una cañería el río, -porque le estamos comprando agua al vecino que estaba al otro lado del río- y debimos haber pedido permiso.

Ese fue un hecho muy publicitado, pero de poca importancia real. Fue más sensacionalista que real.

Cuando se habla de empresarios con muchos de agua, se habla de Isidoro Quiroga y de usted. ¿Qué opinión tiene de esto? Esa es una mentira completa. Tengo pocos derechos de agua y de un río que no corre. Al interior de mi campo hay algunas vertientes, y estamos empezando a aprovecharlas. Pero los derechos de agua que tengo son justo lo que necesito para regar lo que tengo plantado, que inclusive tuve que reducir el tamaño para poder abastecerlo bien.

Son 50 hectáreas de paltos y 20 de limones. Siempre me dicen: pareciera que tuviera 1.000 hectáreas de paltas y 200 de limones. El agua que tengo apenas me alcanza para regar mis hectáreas plantadas y tiene que ser muy eficiente el riego. Y además tuve que achicar el campo. Dejé de regar casi 30 hectáreas de paltos.

El campo es enorme, pero es puro cerro. Otra cosa que alegan es que los agricultores modernos plantan en los cerros, yo afortunadamente no tengo ninguna plantación en cerro, todo plano.

Comenta