Guerra en Ucrania: la alianza entre las embajadas de Chile y Colombia que permitió levantar dos casas de acogida en Polonia

Las personas que huyen de la invasión rusa de Ucrania llegan a un cruce fronterizo en Vysne Nemecke, Eslovaquia, el 1 de marzo de 2022. Foto: Lukasz Glowala / Reuters.

Los ucranianos que huyen de la invasión rusa de Ucrania llegan a un cruce fronterizo en Vysne Nemecke, Eslovaquia, el 1 de marzo de 2022. Foto: Lukasz Glowala / Reuters.

La Cancillería cerró un acuerdo de colaboración junto a la embajada de Colombia en Varsovia para crear dos centros para nacionales de ambos países y sus familias. En esos lugares hay funcionarios de ambos consulados disponibles para atender a los chilenos que lleguen al lugar. Diego Valcarce (43), es uno de ellos, quien logró cruzar la frontera de Ucrania el viernes, apoyado por las autoridades de Chile y también gracias al apoyo de los diplomáticos colombianos.




Las gestiones de la Cancillería para socorrer a los chilenos que están en Ucrania se han ido acrecentando con el correr de las horas. Al no tener representación diplomática, el enlace más cercano para Chile es la embajada en Polonia. Desde ahí el Ministerio de Relaciones Exteriores ha estado monitoreando la situación para así darles respuesta a los chilenos que se quedaron atrapados en Ucrania en medio de la invasión de las fuerzas Rusas.

Los registros de la Cancillería, a la fecha, dan cuenta de que el Consulado de Chile en Varsovia tiene registrados a 53 chilenos que están en Ucrania. Esta cifra refleja las personas que se han acercado al consulado para notificarse.

Hasta el momento, 20 de ellos lograron escapar e irse de Ucrania. Diez lo hicieron hacia Chile y los otros 10 consiguieron salir de la zona para llegar a países de Europa como Polonia, Hungría, España y Eslovaquia.

El trabajo de la Cancillería, durante estos últimos días, incluyó un convenio con otras naciones para reforzar la ayuda. Ese es el caso del acuerdo de colaboración que cerró la embajada de Chile en Polonia junto a su par de Colombia. El convenio consistió en levantar dos centros de acogida para nacionales de ambos países y sus familias que lleguen a Polonia.

Voluntarios ordenan sacos de dormir y donaciones en un centro de distribución en Lviv. Foto: AFP

Se trata de dos casas. Una es de Chile y está en Varsovia, cerca de la frontera en Hrebenne. El segundo lugar, que está disponible gracias a la colaboración con Colombia, está ubicada cerca de la ciudad Przemyśl. En esos lugares hay funcionarios del consulado disponibles para atender a los chilenos que llegan al lugar y también para apoyar la coordinación de transporte hacia otras ciudades, brindar alojamiento temporal, la gestión de trámites en los puestos de control de fronteras y la emisión de documentos.

El chileno que escapó de la guerra

Diego Valcarce (43) estaba en Yaremche, una ciudad de Ucrania que tiene un centro de esquí. Llegó hasta allá interesado en ese deporte y estuvo dos meses en Kiev. Estaba en eso cuando sus planes se vieron interrumpidos luego de que estallara el conflicto con Ucrania. Su primera reacción fue llegar a la estación de tren para intentar devolverse.

Diego Valcarce en Ucrania antes de lograr salir rumbo a Varsovia.

“Yo tenía un pasaje que era el de Yaremche de vuelta a Kiev. Llegué a Lviv y ahí estuve mucho rato viendo qué hacer porque me quedé solo esperando un bus para irme a la frontera, pero en realidad eso no se dio, ni siquiera un taxi, porque había tacos de muchas horas. De repente unos ucranianos con los que estaba hablando en la estación me trataron de ayudar y me dijeron que siguiera a una mujer que iba con sus dos niñas. La seguí y terminé cruzando la frontera con ellas, tuve mucha suerte, porque el tren llegó a las tres de la tarde, y yo a las 19.20 ya estaba en Polonia”, señaló Valcarce.

Evacuados frente a carpas de la Cruz Roja, en las afueras de la estación de trenes de la Lviv, en el oeste de Ucrania. Foto: AFP

El chileno cuenta que en ese momento no sabía de las casas de acogida, pero que de todas formas un familiar suyo lo ayudó con la Cancillería, que de inmediato se puso en contacto con él para ofrecerle ayuda: “Fue mi primo el que se coordinó con Cancillería, el que hizo todos los contactos. Él me ayudó. Ese mismo día la Cancillería me llamó y empezamos a coordinar cuáles iban a ser mis pasos a seguir. Después, cruzando la frontera, ellos me coordinaron con la embajada de Colombia, quienes me dieron albergue durante una noche y luego el consulado me pagó el pasaje para irme a Varsovia”.

Su caso es uno de los casi 10 chilenos que se han visto beneficiados de la coordinación de la embajada de Chile y la de Colombia.

“Cuando estalló el conflicto la semana pasada tuve mucha incertidumbre y preocupación, porque ciertos puntos se habían cumplido y de manera muy directa, principalmente el ataque a Kiev, y eso era una bandera muy roja con la cual había que escapar. Eso sumado al llamado a los hombres a enrolarse, algo que no había pasado antes y que sucedió de manera repentina. Fue muy brutal la situación. Todos estábamos en shock. Dejé todo en Kiev, vengo solo con una mochila, menos mal me traje el computador, los cargadores y un poco de ropa. Mi mayor preocupación ahora son mis amigos que se quedaron allá, gente que conocí en Ucrania y una chica con la que estaba saliendo. Eso hasta el día de hoy me tiene súper preocupado”, relata Valcarce.

Ahora el chileno está viajando desde Varsovia hacia Viena y su objetivo es llegar a Roma, donde tiene unos familiares. Desde ahí esperará hasta el 17 de marzo, fecha en la cual tiene su pasaje de vuelta, el cual tenía como destino de llegada Nueva York.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.