Las gestiones del gobierno para neutralizar la acusación a Siches, nueva prueba de la disciplina oficialista

La ministra del Interior, Izkia Siches.

Aunque en La Moneda pronostican que la acusación no tendrá los votos cuando se discuta este martes en la Sala de la Cámara, no están completamente confiados. El ministro Jackson, en la reunión del comité político de hoy, pidió a los partidos oficialistas extremar la disciplina. En la coalición de gobierno están conscientes de que la asistencia y el completo alineamiento son clave para que el libelo se rechace.


El pasado 4 de julio, algunas risas se escucharon en la comisión que está analizando la acusación constitucional contra la ministra del Interior, Izkia Siches -presentada por la bancada del Partido Republicano-, cuando la diputada comunista María Candelaria Acevedo pidió que se invitara a exponer como abogado experto al penalista Jaime Winter Etcheberry.

La convocatoria al jurista -que es hermano del diputado y jefe de bancada del Frente Amplio, Gonzalo Winter Etcheberry- parecía ser una acción coordinada por el mismo parlamentario, que concurrió ese día como oyente a la sesión. De ahí las risas.

Sin embargo, en realidad era una jugada de emergencia del equipo de Siches en vista de que algunos invitados que tenía en mente la defensa de la ministra se habían bajado por razones de agenda.

Hasta ese minuto, el cuadro dentro de la comisión -donde la derecha por sorteo accedió a cuatro de los cinco cupos de la instancia- ya estaba desequilibrado.

Adicionalmente la bancada de diputados del Partido Republicano había concurrido en masa a alegar en contra de la secretaria de Estado y los expertos invitados por los acusadores sí habían llegado a exponer a la comisión. A esas alturas, la defensa de Siches -que encabeza la abogada DC Elisa Walker- estaba claramente en minoría.

Esa fue la razón por la que desde el Ministerio del Interior se le pidió al diputado Winter que se apersonara en la comisión con el fin de tratar de equilibrar las fuerzas.

Ese día, Winter tuvo dos intervenciones para ir en ayuda de la ministra.

Primero, se opuso tenazmente a un acuerdo de la comisión, que limitaba la participación de diputados que no fueran parte de la instancia. De hecho, se le negó usar la palabra al independiente republicano Gonzalo de la Carrera.

“Todos los diputados tienen el derecho a participar”, alegó el jefe de bancada del Frente Amplio. Aunque sus palabras parecían una expresión de solidaridad con De la Carrera, en realidad tenían un fin estratégico. En el oficialismo explican que buscaba ganar un espacio para intervenir en la comisión en favor de Siches, en refuerzo de la diputada Acevedo, quien en su calidad de legisladora debutante aún no se maneja con todos los aspectos reglamentarios.

Luego, en segundo lugar, cuestionó en redes sociales la negativa de la comisión a concederle la palabra a Walker, la abogada de la ministra. El argumento de la comisión era que por reglamento y acuerdos internos, el abogado defensor siempre interviene una vez que llega el escrito del acusado.

El problema es que los acusadores, representados por el jefe de bancada de los republicanos, Cristóbal Urruticoechea, ya estaban ejerciendo su derecho a fundamentar sobre el libelo.

La presión de Winter de ese 4 de julio al menos sirvió para que a la sesión siguiente a Walker se le permitiera hablar y contestar algunas alusiones de los acusadores.

En las sesiones siguientes la misma bancada del Frente Amplio, a petición de La Moneda, se encargó de tener siempre a un diputado interviniendo en la instancia. La diputada RD Maite Orsini asistió el 5 de julio y, en la última reunión, del 7 de julio, acudió otra legisladora RD, María Francisca Bello.

A la cuarta sesión, sin embargo, ya se sumaron más diputados oficialistas como Vladio Mirosevic (PL) y los socialistas Jaime Naranjo y Tomás de Rementería, además de la independiente Ana María Gazmuri.

Llamado al orden

Aunque en La Moneda pronostican que la acusación no tendrá los votos suficientes (mayoría simple de los presentes) cuando se discuta este martes en la Sala de la Cámara, no están completamente confiados.

Esta mañana, el ministro secretario general de la Presidencia, Giorgio Jackson, en la reunión del comité político pidió a los partidos oficialistas extremar la disciplina.

Un parlamentario oficialista sostiene que están conscientes de que la asistencia y el completo alineamiento son clave para que el libelo se rechace.

Si bien las bancadas de Chile Vamos han dado señales contrarias a la acusación, se dio libertad de acción a sus diputados, por lo que desde el gobierno están claros que la asistencia oficialista a la sesión de este martes es fundamental, al igual que las conversaciones que se hagan con grupos no oficialistas como la DC y el Partido de la Gente.

En esa línea, en la reunión de este lunes en La Moneda, el ministro Jackson pidió a los representantes de los partidos oficialistas dialogar con estos grupos de forma inteligente.

“Respecto de la acusación constitucional hemos conversado que es importante mantener una coordinación. El gobierno está sosteniendo diálogos”, dijo Patricio Morales, presidente del Partido Liberal, a la salida del encuento en La Moneda.

Para la jornada del martes, el gobierno tiene previsto que Siches llegue acompañada por todo su equipo asesor y otros ministros. Uno de ellos será el titular de la Secretaría General de la Presidencia.

La proyección que se hacía en la sede de gobierno es que la acusación se rechazaría en la cuestión previa, aspecto legal que puede invocar la acusada para que el libelo no se dé por presentado y se deseche por errores de forma. En ese caso, la votación es al revés: quienes voten a favor quiere decir que están de acuerdo con la postura de la ministra.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Los “desaparecidos no localizados” se dispararon de 265 a 10.366en 2021, acumulando un total de 108 mil casos desde 1964.