“No creo que se necesiten más criptomonedas”: la pasión del cofundador de Cornershop, Daniel Undurraga, por el Bitcoin

Daniel Undurraga, cofundador de Cornershop.

En una conversación que se extendió por una hora con el CEO y fundador de Buda.com, Guillermo Torrealba, el cofundador de Cornershop develó que suele utilizar la compra de Bitcoins para el envío de dinero desde Estados Unidos a Chile, cuestionando al sistema bancario tradicional. Relató que llegó a comprar tras la recomendación de Wenceslao Casares, y que Cornershop realizó una prueba fallida en 2016 para utilizarlo. Asimismo, Undurraga explicó los problemas que tuvieron con la aplicación al inicio de la pandemia. “Fue bastante terrible por un tiempo”, acotó.




El cofundador de Cornershop, Daniel Undurraga, que vive en San Francisco, Estados Unidos, tuvo anoche una extensa conversación con el CEO de Buda.com, Guillermo Torrealba, transmitida a través de Facebook.

Aquí, Undurraga por primera vez habló públicamente y en detalle de su fanatismo por las criptomonedas, en especial por el Bitcoin. A comienzos de febrero, ésta presentó un explosivo aumento, llegando a US$59.000. Entre los factores detrás del alza está que no hay un suministro ilimitado y que existe una fuerte demanda. El Bitcoin ha sido durante mucho tiempo la criptomoneda de reserva del mundo, porque es la más fácil de usar, la más extendida, la primera que compra la mayoría de los nuevos usuarios. Sin embargo, la semana pasada, la divisa virtual presentó una caída en su valor de hasta 17%.

Anoche, Undurraga dijo ser un activo usuario del sistema de criptomonedas y relató que regularmente utiliza esta vía para enviar dinero a Chile, cuestionando al sistema bancario tradicional.

“Es una tortura mandar plata a Chile. Tengo que pedirle a mi banco en Estados Unidos que mande la plata. La plata llega en dólares y después tengo que firmar unos formularios, porque mi cuenta está en pesos. Entonces se pasa de dólares a pesos y me cobran comisiones. Todo esto se demora entre tres a cuatro días”, explicó.

Undurraga con un filtro que hace alusión a la criptomoneda.

¿La operación requiere el pago de impuestos? A su parecer no. “Los impuestos que pagan este tipo de cosas en general se aplican a la ganancia de capital y no a la transacción”, respondió. Igualmente hizo la distinción en que actualmente es residente fiscal de Estados Unidos y su visión está vinculada a esta realidad, admitiendo que desconoce cómo funciona esto en Chile.

A su parecer, Bitcoin es la primera tecnología que permite a cualquier persona, sin importar el lugar en el que esté, que cuente solo con un teléfono android, estar “bancarizado”.

“No creo que se necesiten más criptomonedas que Bitcoin. Sí creo que hay espacio para otros blockchain (registros únicos y consensuados de transacciones) con otras aplicaciones como Ethereum, que es mucho más completo y que puede hacer aplicaciones más sofisticadas”, añadió .

Undurraga explicó que en 2013 comenzó a “tomar en serio” las criptomonedas. “La primera vez que escuché del Bitcoin me pareció una idea un poco absurda. Si ya tenemos dólares y pesos, para qué queremos más monedas. Posteriormente, como ingeniero de software comenzó a interesarse en esta moneda, debido a que los problemas de software se solucionaban con el Bitcoin y con la blockchain.

“Con Bitcoin, también se pueden hacer contratos inteligentes y aplicaciones que corren sobre el blockchain. Yo creo que la dificultad de entender Bitcoin es que uno no sabe con qué relacionarlo, porque no es sólo una moneda como el dólar. No es solamente una red donde uno puede mandar dinero o transferir valor como PayPal. Tampoco es solo una política monetaria con un banco central ni un protocolo como HTTP, sino que todas esas cosas al mismo tiempo. Y eso yo creo que es lo que tomó un tiempo entender bien”, explicó.

En la conversación, Undurraga develó también que en 2013 sostuvo una conversación en Silicon Valley con Wenceslao Casares, emprendedor y uno de los pioneros en el mundo Fintech en Estados Unidos y Europa. Entre sus emprendimientos figura Patagon, la principal agencia de corretaje en línea de América Latina, que se vendió al Banco Santander por US$750 millones.

“Aquí en Silicon Valley la persona que más impulsó el Bitcoin fue Wences Casares, que es inversionista ángel de Cornershop, y bueno, también a todas las startups hero, casi. Y él me habló de Bitcoin por primera vez, digamos, de una manera seria en la que dije wow. Quizás acá hay algo interesante y me puse a a investigar. Eso fue el 2013, él siempre ha estado en Fintech y tecnologías de método de pago. Entonces cuando lo dice alguien así, que tiene mucha experiencia, es distinto a cuando uno lo lee en un foro de Reddit donde uno cree que la persona que te está escribiendo quiere aprovecharse de ti”, concluyó.

¿Podrían Cornershop o Uber adoptar Bitcoins a su operación? “Nosotros hace cuatro años hicimos una implementación en modo de prueba en 2016 y nunca lo lanzamos. Pero a mí siempre me ha interesado como método de pago, pero lo que pasa un poco con el Bitcoin es que la gente invierte porque cree que subirá de precio. Entonces, después tampoco lo quiere gastar. Lo que tiene que pasar para que sea una moneda que uno quiera gastar es que el incremento anual del precio del Bitcoin esté en línea con el alza de la inflación, cuando esas dos variables se junten, tendrá más sentido que ahora”, remató.

Cornershop: “Fue bastante terrible por un tiempo” la pandemia

Consultado por la periodista Javiera Quiroga -fundadora de Economina, plataforma de información económica y finanzas- por los efectos que generó la pandemia en la operación Cornershop, Undurraga respondió que “para nosotros lo de la pandemia fue muy loco, porque pasaron dos fenómenos en paralelo muy rápido”.

“La gente quería pedir al supermercado ya sea porque había cuarentena obligatoria o porque le daba miedo el virus. En esa época la gente estaba acumulando papel confort y cosas por el estilo de manera bastante irracional. Entonces nos pasó, por un lado, que los clientes querían comprar mucho más, porque había más demanda y al mismo tiempo los shoppers querían trabajar menos, porque tampoco se querían arriesgar. Tampoco estaba muy claro en esa época qué tan peligroso era esto para la gente más joven. Había mucho miedo y poca información. Eso nos produjo una explosión de demanda y al mismo tiempo se nos desinflaron la cantidad de shoppers disponibles y obviamente eso no produjo un colapso total del cual pudimos salir después de un par de semanas. No recuerdo por cuánto tiempo exacto, pero fue bastante terrible por un tiempo”, agregó.

Fue todo muy complicado, porque los supermercados también dejaron de atender gente. Dejaban entrar sólo de a 20 personas cada media hora y obviamente eso también aplica para nuestros shoppers. Había todo tipo de restricciones. No se podía salir a la calle y los shoppers necesitaban un salvoconducto”, acotó.

A su juicio, Facebook y Amazon pueden soportar crecimientos del 100% en sus demandas, porque pueden implementar servidores más eficientes en su cadena logística. En cambio, Cornershop -dijo Undurraga- “trabaja con cosas reales y requiere encontrar shoppers y entrenarlos, lo cual tampoco es tan fácil en estas circunstancias”.

La apuesta por California

Undurraga también abordó el futuro de la aplicación Cornershop en su plan de expansión y cómo ha sido la integración con Uber. Sobre este último punto, dijo: “Para nosotros ha sido súper bueno, porque ahora estamos dentro de Uber y Uber Eats y eso obviamente nos abre un mercado enorme de gente que usa estas aplicaciones y que no conoce Cornershop. Entonces, por ese lado súper bien y en general todo bien. Pura buena onda con Uber”.

El último país al que arribó Cornershop fue Canadá y su cofundador explicó que también en paralelo han continuado su crecimiento en otros estados de Estados Unidos. A la fecha están presentes en Florida, Texas, Nueva York, Nueva Jersey y siguen abriendo más ciudades. “Eventualmente vamos a lanzar California y un par de lugares más. En Canadá estamos en casi todas las ciudades grandes. Estamos en Vancouver, Montreal, Toronto y Ottawa. Es un mercado muy competitivo, pero estamos llegando un poco más tarde en otros mercados, pero en general nos está yendo bastante bien”, acotó.

La idea es aprovechar la experiencia para mejorar el producto en América Latina.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.