Francisco Brugnoli y el proyecto para el nuevo Museo de Arte Contemporáneo: “A mí me gusta como arquitectura y creo que ganan todos”

Diseño de Gonzalo Mardones para el nuevo Museo de Arte Contemporáneo.

El diseño del arquitecto Gonzalo Mardones, de un museo soterrado frente al Bellas Artes, es discutido al interior de la Universidad de Chile y se espera el visto bueno del rector para que ingrese al MOP durante las próximas semanas. El actual director del MAC dice que “si esto lograra quedar iniciado o al menos aprobado, yo quedaría más que satisfecho de mi gestión”.




El traslado completo a la Quinta Normal, la utilización de la Torre Villavicencio o la compra del edificio de TVN. Son algunos de los proyectos que se han barajado durante los últimos años para solucionar el histórico problema del Museo de Arte Contemporáneo: la falta de infraestructura para una colección que alberga más de 2.800 obras.

El más reciente -y el que más fuerza ha tomado en las últimas semanas- es el proyecto del arquitecto Gonzalo Mardones. La idea es construir un edificio soterrado de 5 pisos en forma de cubo en medio del Parque Forestal, justo al frente del Museo Nacional de Bellas Artes, en el sector que antiguamente ocupaba la laguna del Forestal. Con el objetivo de no perder áreas verdes, el diseño incluye la ampliación del parque hasta el río, entre Plaza Baquedano y la Estación Mapocho.

“Queremos rescatar esa perspectiva que creó Dubois en 1910, con el diseño de la laguna justo enfrente del palacio, y meter esta enorme pieza del nuevo museo, de 7 mil metros cuadrados, bajo tierra, como es el Louvre y muchos grandes museos en el mundo”, explicó Mardones en entrevista con Radio Pauta.

La iniciativa de Mardones se ha estado desarrollando durante el último año con un grupo conformado por el coleccionista y paisajista Álvaro Covacevich, la museóloga Soledad del Río, el coleccionista Carlos Cruz, y los empresarios Roberto Durán, Jorge Errázuriz y Pedro Buttazzoni. La semana pasada el proyecto fue presentado al presidente Sebastián Piñera y actualmente está en discusión dentro de un comité liderado por la prorrectoría de la Universidad de Chile.

“Hay una comisión presidida por el prorrector con asistencia del rector que está estudiando este proyecto. Tuvimos una dificultad con la reunión de la semana pasada y ahora el viernes es feriado. Entonces, vamos dos reuniones saltadas. Creo que la mayoría de esa comisión de rectoría están de acuerdo con que es un proyecto muy bueno. El rector es el que tiene que decidir”, explica el director del MAC, Francisco Brugnoli, sobre el estado actual de la discusión.

Francisco Brugnoli es una de las personas que participó de la reunión que se realizó antes de que Mardones llevara el proyecto a La Moneda. En esa ocasión se reunieron el ministro de Obras Públicas, Alfredo Moreno; el prorrector de la U. de Chile, Alejandro Jofré; el decano de la Facultad de Artes de la U. de Chile, Fernando Carrasco, y el equipo que desarrolla la idea del nuevo Museo de Arte Contemporáneo.

“En la reunión fue clave la intervención de Roberto Durán, a mi juicio, porque dio tanta seguridad de lo que sería el aspecto financiero, de lo estudiado que está. Habló con bastante solvencia, lo que realmente yo encuentro admirable. El ministro Moreno también mostró un entusiasmo inmediato”, cuenta Brugnoli sobre la reunión. “Me han dicho también que el presidente Piñera también estaría entusiasmado. Es un proyecto del que sería bien noble que se entusiasmara porque él lo va a iniciar, pero no lo va a terminar porque por lo menos son cuatro años más”, añade.

Desde la Universidad de Chile aclaran que “La venta del MAC nunca ha estado sobre la mesa. Este es un proyecto más de los que han sido presentados por diversas iniciativas. Cualquier impulso que decidamos darle al MAC será discutido primero con la Facultad de Artes y con la comunidad universitaria”.

Brugnoli reconoce que "el proyecto gusta bastante en la universidad. Eso yo lo puedo decir. El proyecto es bueno y es apto. Aquí en este caso lo viable es que hay un grupo de empresarios que están vinculados a esto por la modificación del parque, la creación de estacionamientos y otros servicios”, agrega el director sobre el modo de financiamiento.

El nuevo Museo de Arte Contemporáneo tendría un costo de 30 millones de dólares, aproximadamente. Su financiamiento se dividiría en tres partes: la Universidad de Chile, el Estado y concesiones empresariales de estacionamientos y otros servicios que incluye el diseño, como cafeterías, restaurantes y un teatro para 450 personas.

Como director del MAC y conociendo las necesidades que tienen para exhibir de manera adecuada su colección, Brugnoli aprueba el proyecto. “A mí me gusta el proyecto como arquitectura y creo que ganan todos: el Museo de Bellas Artes con una buena vista y nosotros con un proyecto atractivo instalado en un lugar público muy bonito. Espero que salgamos adelante. Yo no lo voy a alcanzar a ver porque ya no tengo edad, pero si esto lograra quedar iniciado o al menos aprobado, yo quedaría más que satisfecho con mi gestión”.

Comenta