“Gemelos digitales”: Por qué revolucionan las industrias y la medicina en el mundo

Ilustración: Patricia Holmqvist.

La tecnología digital twins de última generación permite crear réplicas virtuales de órganos del cuerpo humano, ciudades, tareas y procesos propios de una disciplina, simulando su comportamiento y evaluando su reacción ante algún cambio. En el caso de la salud, podría ayudar a personalizar la medicina y dar a los pacientes el tratamiento adecuado. ¿Cuáles son los casos de éxito? ¿Falta mucho para su arribo a Chile?



Quizás el término no suena familiar. Se trata de los denominados “gemelos digitales” o digital twins en inglés, un enfoque tecnológico que se volverá parte del futuro de todas las industrias. El concepto es preciso, al definirlo como un doble virtual de un objeto que existe en el mundo real; es decir, una copia que permitirá analizar en perspectiva cualquier situación y poder prevenir o predecir ciertos comportamientos.

La idea nació en 2002 como una forma de ver la vida útil de productos como cohetes espaciales o motores a reacción, y actualmente se aplica a diversas disciplinas. En Chile, los ejemplos están concentrados principalmente en la minería y la arquitectura. Mientras que supervisores de faenas mineras se pueden conectar de forma simultánea y online para seguir el avance de una excavación en la Patagonia, la Cámara Chilena de la Construcción desarrolló un “gemelo digital” de la ciudad Punta Arenas, un visor territorial que ayuda a la toma de decisiones en planificación urbana.

Los gemelos digitales surgen como un salto exponencial para quienes desean innovar sin correr grandes riesgos y manteniendo todo bajo control. Pensando que hubo un aumento explosivo de tecnología durante la pandemia, explorando diferentes soluciones para poder impulsar el trabajo a distancia de las industrias, no es extraño que el gemelo digital se aplique en la Medicina, abriendo oportunidades únicas para el bienestar de la población.

El cambio hacia esta tecnología ya está en proceso. Gartner Inc, consultora estadounidense en innovación tecnológica, espera que para 2025, el 25% de las organizaciones de prestación de servicios sanitarios incluirán iniciativas formalizadas de gemelos digitales dentro de su estrategia de transformación digital. El enfoque estará en tres áreas: ocupación de camas, utilización de dispositivos médicos y simulaciones de pacientes.

Casos de éxito

René Castillo Ibaceta, académico de la Escuela de Diseño Digital e Industrias Creativas de la Universidad San Sebastián (USS), explica cómo esta tecnología es utilizada hoy en países desarrollados, como Singapur, para el cuidado de la salud de pacientes que pueden recibir su diagnóstico en la comodidad de su casa, monitoreando la recuperación de su enfermedad y sus signos vitales desde su propio gemelo digital.

René Castillo Ibaceta, académico de la Escuela de Diseño Digital e Industrias Creativas USS.

Castillo explica que “a través de un gemelo digital es posible hacer seguimiento al tratamiento de pacientes, disminuyendo su estadía intrahospitalaria, reduciendo los costos de atención y la productividad en general. Además, permite involucrar a las propias personas con su autocuidado. Con esto nace una nueva versión de un “hospital sin camas”. Es decir, se puede escalar la atención a miles de pacientes sin la necesidad que asistan a un hospital. En conclusión, la digitalización tiende a mejorar el acceso a la salud”.

Funcionan anclados a otros avances, como la telefonía móvil 5G, el Internet de las Cosas o el Big Data, lo que moviliza a la herramienta a ser un espacio inteligente para especialistas médicos, permitiéndoles revisar el caso completo de pacientes, con su expediente histórico, recargar radiografías en alta calidad, todo en tiempo real.

A mediados de año, Siemens generó un gemelo digital del corazón de un hombre con problemas cardíacos. La copia actúa con las mismas capacidades del paciente. Desde ahí se ven los riesgos, y el corazón gemelo es tratado con Inteligencia Artificial, para determinar los resultados previsibles a corto y largo plazo.

“Gracias a los gemelos digitales los médicos podrán simular distintos escenarios antes de una intervención quirúrgica compleja. A través del diseño de interfaces digitales podrán contar con una representación virtual del estado de salud de su paciente, su historial médico, o una versión digital exacta de su corazón con la cual podrán medir riesgos, realizar diagnósticos o tratamientos sin necesidad de asistir a un hospital”, destaca el académico USS.

Otro caso de éxito reciente es el de la empresa Allegheny Health Network, perteneciente a la Universidad de Pittsburgh (Estados Unidos), la que comenzó la aplicación de gemelos digitales para pronosticar la respuesta de un paciente a ciertos medicamentos contra el cáncer, con el objetivo de crear planes de atención personalizados, lo que grafica el uso de la innovación para distintos desafíos.

Tecnología en la medicina chilena

Marlova Silva Brauer es directora general de Simulación e Innovación en Salud de la USS, y si bien considera incipiente la inclusión de los gemelos virtuales en la salud de Chile y Latinoamérica, ve en ello un avance para bajar el impacto de los eventos adversos asociados a salud.

Marlova Silva Brauer, directora general de Simulación e Innovación en Salud de la USS.

“Se habla que el gasto extraordinario por eventos adversos en la medicación asciende a 42 billones de dólares al año”, indica la especialista USS, quien agrega que éstos se pueden disminuir con la inclusión de herramientas tecnológicas.

Silva afirma que en la última década ha existido un importante avance en la informatización de la salud, pero falta mayor innovación tecnológica en todos los niveles, y pone el ejemplo de la atención primaria: “Todavía tenemos un sistema que funciona con fichas y horas que deben ser solicitadas presencialmente, pero algo hemos avanzado. Aún no desarrollamos proyectos que estén orientados a este nivel de tecnología (gemelos virtuales) en donde modelen información para crear innovaciones”.

Silva sostiene que “si uno habla de transformación digital, los gemelos virtuales serán un paso final luego de optimizar servicios básicos como fichas clínicas electrónicas, la mejora del servicio y generar una atención mucho más eficiente”.

En su caso, la tecnologización de la salud la ha visto principalmente desde la simulación clínica para mejorar la prevención y la especialización del equipo de salud. En el caso de la USS, cuenta en sus cuatro sedes con Hospitales de Simulación Clínica, con un nivel de recursos técnicos superior a otros proyectos universitarios, tanto por su infraestructura como por los procesos que se pueden realizar, que son parte de lo que tiene que aprender un estudiante en el pregrado, postgrado y formación continua.

Por su parte, René Castillo plantea que los próximos desafíos para avanzar en el acceso a la salud de una población en creciente aumento, recae en el trabajo interdisciplinario de profesionales de la salud, las ingenierías y las industrias creativas. “El diseño de interfaces y nuevas formas de interacciones humanas han evolucionado e integrado nuevas tecnologías como la inteligencia artificial o el big data que permiten modelar información y transferirla de manera precisa a médicos y otros profesionales de la salud ubicados en cualquier parte del mundo que requieren tomar decisiones complejas”, sintetiza.

Así, el diseño, la animación y la ingeniería aplicada pasan a ser herramientas importantes para el arribo definitivo al país de los gemelos digitales. No es solo un acompañamiento, sino la implementación de una plataforma amigable que sea de utilidad para la rutina de cada especialista médico. Un avance vinculado a la cuarta revolución industrial digital que vive el planeta a pasos de gigantes.

“Los profesionales que formamos hoy en la Escuela de Diseño Digital e Industrias Creativas de la USS serán actores relevantes en este proceso de transformación digital y a través de su profesión agregarán valor a la sociedad”, concluye Castillo.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Poner en práctica un ritmo pausado a la hora de comer, ayuda al cerebro a asimilar la ingesta de alimento y calmar el apetito.